el viento que cambia de dirección…

Un día… uno cualquiera, te dicen te quiero, y te lo crees. Te dicen que te entienden, que te comprenden, y sientes que es verdad.

Un día, te dicen que puedes contar con él para cualquier cosa, y te sientes bien, te sientes más tranquilo… porque sabes que está él ahí. Que te ayudará, que te apoyará.

Te sientes seguro. Sientes que puedes afrontar cualquier problema, que todo saldrá bien. Y aunque no salga, sientes que él te dará la mano y conseguirás superarlo en un momento.

Y eso aunque esté lejos.

Un día, uno cualquiera, escuchas un te quiero, y te sientes indiferente. No sientes que sea así. Es como si oyeras llover, y estuvieras  dentro de la casa, junto al hogar.

Ese mismo día, te dicen que puedes contar con ese mismo “él” de ese otro día… y te sientes solo. Te dicen “cuídate”, y no sientes la necesidad de cuidarte. Suena a una fórmula de despedida, o de bienvenida. Sientes que el beso de despedida es… un emoticón sin vida, sin alma.

Ese día, ves que aunque el del tiempo dijo que haría sol, hay nubes negras.

Ese día te dice que “puedes contar con él” y te sientes solo y vacío. Y tienes miedo. Y sientes que, en la primera ráfaga de viento, caerás y no sabrás levantarte.

Rememoras… y no encuentras un momento preciso en el que las cosas cambiaron.

Y como siempre, acabas sintiéndote culpable por si hiciste algo mal…

Acabas sintiéndote culpable por sentirte como un lingote de hielo.

 

10 pensamientos en “el viento que cambia de dirección…

  1. Por suerte aún estoy en la primera parte, me siento querido y seguro…

    La primavera nos altera físicamente, hormonalmente, y hay muchos que se sienten lingotes de hielo y que desean dejar el mundo…

    Un abrazo,

    Josep

    • Josep, no te creas… este sentimiento, no se refiere específicamente a un amor. Se pude referir a un amigo íntimo, a un familiar, incluso a un jefe. En tu caso, espero que con L, nunca dejes ese estadio en el que te gusta todo, y que perdonas o no das importancia a las cosas que no te gustan.
      m,uérdele el culo d emi parte… a L digo… jajajajajaja

      ;P;P

      Besos.
      muchos.

      PD. qué digo una… muérdele dos veces o tres… si dices que está mejor que ese chico del otro blog… ;P… ¡¡¡Muérdele 5 veces d emi parte!! ¡¡Hala!!

      • Te voy a dedicar una serie entera de mordizcos en el culito de L.

        Gracias por tus aclaraciones, aunque más o menos ya lo había pillado, aunque puede que mi comentario estuviera personalizado y focalizado…

        Un abrazo,

        Josep

        • Bueno, bueno… estoy que no puedo con todo el gozo, ante semejante dedicatoria…

          ¡¡Por favor!!!

          Gracias Josep, por esos mordiscos que le darás en mi honor… sip.

          🙂

          Besos.
          Muchos.
          y envueltos.

  2. Una conjunción de factores me hicieron entrar en un estado leve de depresión. Estaba escuchando un solo de guitarra espectacular, de la banda argentina “Rata Blanca”, digno el solo como para leer un escrito como estos y derramar una de aquellas lagrimas que tenes guardadas y que intentaste evitar que tuvieran contacto con la luz, pero las emociones le ganan a las intenciones, y entonces algo de nostalgia te envarga.

    Salu2

    • Heyyyyyyyy.. jacobo… déjame enjuagar esa lagrima que se escapó…

      Pero sabes… lo bueno de todo, es que siempre llega un nuevo amigo, o una nueva pareja, o un nuevo “loquesea”, para hacerlos reir y saltar de alegría…

      besos.
      muchos.
      y envueltos.

  3. Las cosas se hacen no se dicen, pero siempre con quien debes contar primero es contigo mismo y si algo se tiene que ir, mejor dejarlo marchar ;).
    Un beso envuelto en un abrazo.

    • Sonia, es cierto que debemos contar primero con nosotros mismos. Pero… lo que quería decir, es que, a veces, en una relaciñon de cualquier tipo, llega un momento en que todo lo que nos parecía estupendo y maravilloso, nos empieza a parecer todo lo opuesto.

      Coincido contigo en que lo que debe partir… debe partir.

      besos.
      envueltos en abrazos.

  4. …hay momentos en que en las relaciones con el otro surge un click un resorte que hace cambiar el significado de todo, incluso el de las palabras y cómo las sientes,bss

    • sí maddriz, creo que suele pasar así. y luego además a veces, te quedas pensando en cuando sucedió lo del click.

      Besos.
      muchos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s