Mario y Daniel, se tiran los trastos…

 de febrero de 2009

12:52

 

Mario:

 

Hola, Dani
Estos últimos dias ando un poco ajetrado, entre la mudanza y el “asentamiento” me queda poco tiempo o mejor dicho, no tengo el tiempo suficiente para dedicartelo.
Sólo una cosa, no habrás encontrado por tu casa unos boxers de la marca “Under Armour” de color blanco, muy largos y unos calcetines con cuadraditos blancos y naranjas (aquellos un poco freakis) ?. Yo no los encuentro por ningún sitio. Igual me los descuidé algun dia en tu casa. No se. Dime algo.
Mario

 

9 de febrero de 2009

19:37

 

 

Daniel:

 

Hola Mario:

Cómo ves, yo también estoy un poco ocupado. Estoy intentando recuperar el tiempo perdido en este año contigo. Este finde, he tenido una pequeña reunión de amigos, de esas que no te gustaban. No, no he invitado a tus confidentes. Y sí, entre los invitados estuvieron Nacho y Ariel. Al final se apuntó. Tuvimos una pequeña charla muy enriquecedora. Ya sabes, después de un par de cubatas, Ariel habla por los codos. Acabamos a las mil. Lo pasamos genial. Ariel y Nacho se quedaron en casa a dormir.

Espero que tu “asentamiento” vaya estupendamente.
En cuanto a tu pregunta, no sé cómo decirte esto. Pero en fin, tampoco es tan grave. Los calzoncillos esos largos, los utilicé el sábado para limpiar cristales. Es que son de algodón, y ya sabes lo bien que se limpian los cristales con un trapo de algodón. Si quieres los meto en un poco de lejía. Puede que no queden tan mal. De hecho, ya les he metido. Luego les escurro, y te les empaqueto.

Y los calcetines, y algunas otras cosas que encontré por ahí, y que no eran mías, pues las he llevado a Cáritas. La verdad es que no pensé que las quisieras para nada. De todas formas, tampoco caí que fueran tuyas. Pensé que eran de Alfredo, o de Jaime. Debía haber caído que, ese gusto tan horrible para los complementos, solo podía ser tuyo. Pero consuélate, un necesitado estará tan agustito con ellos… Por cierto, ese pijama amarillo canario… ¿era tuyo también? Pues yo que tú, también me alegraría por el necesitado que se abrigará con él este duro invierno. También fue a Cáritas el sábado por la mañana.

Ariel va a ir a Madrid esta semana. Le he dado un paquetito con tu cepillo de dientes, y las zapatillas de estar en casa. Están tan zarrapastrosas que, me dio vergüenza llevarlas a Cáritas. Y unos pantalones de chándal rotos que no te decidías a tirar.. .esos que decías que te traían recuerdos. No sé que recuerdos serían… a lo mejor tenía algo que ver el agujero que tenían a la altura del culo… tú sabrás.

Voy ducharme, que en un rato viene Nacho.

Espero que tu asentamiento vaya genial. Ups… perdona, creo que ya te lo había dicho antes.

Daniel.

 

9 de febrero de 2009

21:08

 

Mario

 

Hola Dani
No sabes las distintas sensaciones que me iban sucediendo miestras leia tu nota.
Primero de excitación. Ariel y Nacho juntos, uf. Después de tranquilidad “… a dormir”. No sabes el peso que me has quitado de encima.

Me alegro mucho que halla crecido en ti …. ese nuevo valor de la caridad, pero creo que la caridad se ha de hacer con gusto y no con sed de venganza. Cuesta imagenarme que el odio te esté cegando (igual es la luz que ha conseguido pasar tus mugrientos cristales).

El pijama “amarillo canario” NO era mio. Sabes que de tu pasado, nunca quise saber nada, y ahora menos.
El comentario del chandal me duele. Me duele tanto como la primera vez que … Dejemoslo. Lo mio fue una bofetada, si, una gran putada, pero tu andas a hostias dia si y dia también. No creo que me merezaca tantas. No es justo.

Ariel, Ariel. Mejor que no le vea. Dudo estar preparado, o te piensas que mi cobardia es solo para ti.

Estoy solo. Solo con mis recuerdos. El otro dia te hice una “dedicada”. Lo siento, pero me gustó. Después seguia solo.

Mario

10 de febrero de 2009

22:05

 

 

Dani

Pero…

Hola Mario.

Yo… lo siento pero hoy me has sacado de quicio. Y mira que he intentado relajarme… he dejado pasar el día de hoy para ver si lo veía más tranquilo…
¡¡tienes una jeta que te la pisas!! ¡¡¡Capullo de mierda!!

¿Qué lo tuyo fue una bofetada? Ahora me dirás que llevar unos putos calcetines a Cáritas, y un par de vaqueros, o de camisetas, es comparable a tu “bofetada”. De cine. Y no paras de decirme que me echas de menos… y ya vamos… que te pajeas a mi salud… ¡¡ja!!

Sabes… ahora estaríamos follando si tu no me hubieras dado ese cachetito. Y amaneceríamos los dos juntos en la cama, abrazados… como echabas de menos hace unos días… ¿Y yo hago putadas?

Y mira… ya el colmo… el pijama ese, te lo regaló tu tía Maripuri. O sea que no reniegues de él. Y bien que te le ponías… pero yo creo que era para joderme, porque sabías que lo odiaba. Bueno da igual.

Ariel te recuerda con mucho… “cariño”.

¡¡Ah!! De fuentes bien informadas te diré que, Nacho, folla estupendamente.

Y por cierto… ¡¡Ja!! Esta mañana me he encontrado con Perlita. ¡¡Que maja esta chica!! Estuvo en Madrid este finde. Fíjate que me ha contado que eres un maleducado… porque no le saludaste el sábado, cuando te encontró en Vázquez de Mella. Aunque claro… ese chico que te estaba besando, te tenía muy absorbido… ¡¡¡¡Es que como me echas tanto de menos…!!! ¿Esa es la que me dedicaste? ¿No fue una paja… fue una mamadita?

Mañana irá Ariel. Seguro que te llama. A lo mejor podréis recordar esos momentos que pasasteis juntos, cuando me fui a Cádiz, hace dos meses… Por cierto… Ariel… ¿cómo folla?

Daniel.

PD. Mira, esos calzoncillos que querías… pues no han quedado muy bien después de la lejía. Sabes… es que después de limpiar mis mugrientos cristales… ni la lejía pudo con la mierda.

__________

  

Continuará… sip.

Relato original: un comienzo.

1ª parte correspondencia: Correspondencia entre Mario y Daniel

 PD. No puedo dejar de agradecer a Mariohasdisapear su imprescindible colaboración.