¡¡Vaya Semanita!!

¡¡Vaya semanita!!

 Definamos semanita… primero. Pues semanita… van a ser 6, 7 u 8 días seguidos, elegidos como me parezca. Sí. Esto de lunes a domingo es muy aburrido. Por ejemplo… de martes a lunes. ¡¡Vaya Semanita!!

 Y es que, desde que me quedé solo en la oficina, por esto de la crisis (ja ja ja ja), no sé en que día vivo. No. Yo tenía cita, según mi mente, para el Viernes 25, para reconocimiento médico. Sí eso que vas a un sitio con un botecito de orina en la mano, y que te van tocando por todos lados, sin lascivia de por medio. Claro, en un momento de lucidez, el martes fui consciente de que el 25, no era viernes. Así que… susto… y claro… en realidad ¿Cuando tenía la cita? ¿el 25? ¿O el viernes?

 Va a ser que fue el 25. Sal pitando a comprar botecito para el pissssssssssssss… para poder ir todo orgulloso a la mañana siguiente con el botecito en la manita.

 Y en fin… llego al reconocimiento, y una amable recepcionista me pide el carnet para tomarme los datos. ¡¡que bien!!

 Al cabo de un rato, una enfermera, sale y llama a un tal  Jaime Noséqué Nosecuantos. Miré alrededor… pues no,  estoy yo solo… será a mí… menos mal que le di el carnet… no acertó ni una al escribir los apellidos. Ains.

 En fin.

 Y después de hacer el ridi soplando… esto de fumar y tener unos kilitos de más hace estragos… y pasar por otras dos enfermeras… llegamos al señor doctor. Que majo él. Todo bromas… era majete. Y al escuchar mis pulmones con el aparatejo ese que llevan los médicos colgando… ejem, del cuello, por lo del ridi al soplar en la maquinita esa… oye… pues que me dio una palmadita en la pierna… así como que no quiere la cosa…¡¡cachis!! Y no le conocía de nada… No sé ni como se llama… Pero me sonó a gesto … no sé… no sé…

 Pero luego, por si acaso… una bromita de maricas… jijijijiji. Sobre lo de soplar y parecer un mariquita… en fin.

 Bueno bueno… el jueves. Sí… el jueves… el jueves me dieron una leche en la cartera… Pues fui a la óptica. Sí. Porque en el reconocimiento médico quedó patente lo que yo ya sabía, pero o por pereza, o por… yo que sé, no arrancaba para arreglar. Y es que he perdido vista a marchas forzadas en los últimos meses. Y sobre todo, de cerca. Así que… a la óptica que me fui.

 Raquel me mira la vista… De lejos, de cerca, ojo derecho, ojo izquierdo… Raquel me mira la mácula, el fondo… y la superficie… Raquel sentencia… ¡¡progresivos!! ¡¡olé!!

 Ya iba preparado para eso. Así que… a elegir montura y esas cosas. Que ésta no… ésta puede… aquella no sé… la aparto… otra mirada a ésta… no ésta… huy ésta que ligera… y ese color… y parece irrompible… ¡¡¡si parece chicle!! ¡¡huy!! Y ese azulito… ese toque azulito en el puente… ¡¡Y no pesa nada!! Y que bien le va a los cristales que me tengo que poner… total… 350,00 €.

Se me abren los ojos. Como platos. No, no son Armani. Ni Paco Rabanne… .son 350,00 €.

Bueno, venga… va… pues hala… un exceso… total, me lo he ahorrado estos meses en teléfono…

Cristales…

 – Mira, Jaime – habla Raquel – tenemos estas posibilidades de cristal. Estos, no te los recomiendo, porque ves… el área de visión es pequeña. Y éstos de aquí, pues son los mejores. Están trabajados por las dos caras, y ves… el área de visión… es estupenda.

– Nada, nada, los mejores. Si me voy a gastar una pasta en la montura… no voy a ahorrar en los cristales.

¡¡¡ 340,00 €!!! Más.

¡¡¡¡¡Cada cristal!!!!

Por cierto, esta montura es estupenda… y tiene un accesorio para convertirla en gafas de sol… + 75,00 €.

Y todo esto, encima, 15 días de espera.

¿Cara de bobo? Y de tonto… de las dos  se me quedó algo…

Raquel me llama el viernes.

 – Jaime, que si te da igual cambiar la montura el tono del azul Es que el que elegiste es de la colección antigua, y entonces el accesorio de las gafas de sol te lo tienen que hacer ex profeso, y costaría 70,00 € más…

– Nada, Raquel, cambiamos de azul… si… sisisisisisi… cambiamos…

No… no me lo digáis. No me digáis lo que suma. Yo lo estoy intentando olvidar… sip.

Y no. Mi cuenta de google, no ha aparecido. No. Sigue perdida.

 Y el domingo… el domingo me toman el pelo por MSN de una forma… Pero qué forma de tomarme el pelo. Todavía se me cae la cara de vergüenza de haber seguido el jueguecito. Tengo que mejorar mucho en esto. En el momento, creo en la buena onda con la gente. Y sigo la corriente. Me gusta la ironía… y creo que todos van así. Con alegría e ironía. Pero a veces hay personas que, aunque parezca una broma lo que están diciendo, y como se comportan… pues resulta que al final, ¡¡¡va en serio…!!!! Me tengo que curar de esta tendencia que tengo a apoyar y ayudar a la gente. Aunque no les conozca.

 Y  bueno, me di cuenta que, algunos me toman por un chico de 16 años o así. O que alguna de las fotos que cuelgo soy yo disimulando. O el chico de la cabecera… Pues…

¡¡¡NO!!!

Ni siquiera son mis amigos del Insti. ¡¡¡NO!!!!!!

 Y ya lo siento. Tengo algunos años  más. Me gusta la gente joven. Me estimula. Pero ya lo siento. Tengo algunos más. Y no puedo decir que lo oculte. Hay al menos 30 personas que provienen de blogs, que me conocen en persona. Si no son más. Sería una bobada aparentar, o hacer ver que tengo 20, cuando Ajostiernos, Robin, chiqui, canalla, Superman, Devaneos, Quijote, Manu, Sweet, Ramón, Shiquillo, Juana, Arrierita, Hugo, Sísifo, Kichiaya, Rubén, Luisma, Rebelde,  Melegrand, J, porvos, Salvita, Alex, Judah, Ekiots, Mugalari, PCJ, … entre otros, me conocen en persona.   Y podrían venir a desdecirme.

 Pero… a veces sin darnos cuenta, vemos lo que queremos ver…

Así que, sí… el domingo… resumiendo, me tomaron el pelo, como a un gilipollas.

 Y el lunes, para celebrarlo… amanezco con un catarro… La madre del cordero. ¡Que catarro! Y es que claro… el viernes a 22 grados, y el sábado a 5, con una aire… un aire de estos de Burgos que jode la perra…. y por la noche me fui al cine… y yo creo que la calefacción no estaba en su apogeo… y ahí, en los brazos de Almodóvar, creo que agarré este soberbio trancazo. Ya hablaré de la peli.. pero yo creo que podéis ir a verla… está bien. No es la que me ha gustado  más de Almodóvar… pero no está tan mal como dicen por ahí. Para nada.

 Y… para culminar esta semanita… lunes noche… llega Jaime a casa… y:

1º – Se deja el móvil en el coche.

2º.- Enciende el ordenador… ¡¡y no funciona el WI-FI!!

¡¡La madre que lo parió!!

 Si habéis pensado que este post es para conseguir mimos y adhesiones, estáis en lo cierto. Necesito mimos, cariños, y besos. Necesito solidaridad. Y una sonrisa.

 ¡¡Hombre!!

… Que uno también necesita a veces mimines.

Y besos.

 Me acabo de acordar… yo hacía colección de besos… a ver si me dais alguno para la cole… venga va…  que la tengo casi vacía…

 Resumen para LuisM:

– Sabes, Luis… hay días, semanas, que mejor quedarse en la cama.

– El otro día, LuisM, me tocó la pierna un médico. Pero no era mi tipo.

– El mismo médico, después para disimular, hizo una bromita sobre mariquitas. Pero no me la dio… fue para disimular la palmada. Sip.

– LuisM, el médico, no era mi tipo.

– Fui con el botecito del pis… al reconocimiento digo.

– Me he ido a graduar la vista, y cambiar de gafas. Tengo que prostituirme para pagarlas. Sip.

– El domingo, me tomaron el pelo en el MSN. Se me quedó una cara de bobo… ¿O sería la que me quedó del jueves de la óptica?

– Tengo catarro… Estoy malito… ¡¡Necesito mimos!!!

– LuisM… arréglame el WIFI…