Ayer, fui de procesión… sip.

En Burgos, también hay Semana Santa.

¿A qué no os lo imaginabais?

Pues sí.

No es tan famosa como las de Valladolid, o la de Zamora, o la de León… pero ahí estamos.

Como casi todo en esta ciudad, se perdió todo. Hace unos años, las procesiones de aquí, daban pena. No había cofrades casi, no había ni bandas de música. Aquí, el ejército decidió que, como era aconfesional, no participaría en los actos de la Semana Santa. Me entra un poco la risa cuando veo por la tele la salida de la iglesia del Cristo en brazos de los legionarios. O en Valladolid, el martes santo… algo parecido. O en Valladolid también, a la  Guardia Civil a caballo en uniforme de gala, abriendo la procesión general del Viernes Santo, y esos representantes de distintos cuerpos del ejército, custodiando diversos pasos…

Pero en Burgos, somos así de gilis… somos un poco esos a los que se nos da patadas, se nos quitan las pocas cosas que tenemos… y todavía parece que tenemos que dar las gracias. Me desvío.

Vuelvo.

Hace unos años, me imagino que, con la llegada de alguno con ganas e ilusión por mejorar la  decrépita Semana Santa de Burgos, poco a poco fue levantando cabeza. Se recuperaron algunos pasos que hacía tiempo que no salían, empezó a haber música, con la creación de algunas bandas de cornetas y tambores. Se recuperaron algunas procesiones que se había perdido. Incluso, el número de cofrades en algunas de ellas, creció de manera importante.

cimg4577

Una de las procesiones que más aprecio tiene la gente, es la del encuentro. Es el Jueves Santo. La Cofradía del Jesús con la Cruz a Cuestas, decidió hace unos años, sacar el paso, el Jueves Santo, en hombros. No fue la primera que tomó esta decisión. El Sábado Santo, la Cofradía de la Soledad, el año anterior, fue si no recuerdo mal, la primera que tomó esa iniciativa.

Recuerdo esas primeras procesiones con los pasos a hombros. Las dos cofradías pagaron la inocentada y la falta de experiencia. El primer año, fue un suplicio para ellos. Tardaron el doble en hacer el recorrido, de lo que lo hacen ahora, por ejemplo. Tuvieron que ir buscando sustitutos para los portadores que no podían seguir. Llegar a sus respectivas parroquias, fue, indudablemente, cuestión de arrestos.

Ayer fue otra vez la Procesión del Encuentro.

cimg4602

El Cristo con la Cruz a Cuestas, llegó a tiempo de encontrarse con su Madre. Y volvió sin percances a su Casa.

Me gusta la Semana Santa. Me gustan las procesiones… que le voy a hacer.

Sip.

Actualización:

En un comentario, “La mujer de un costalero” (a la que agradezco su comentario) del Cristo con la Cruz a Cuestas, ha hecho la precisión de que, el primer año que salió su paso a hombros de costaleros, aunque les costó llegar de vuelta a la Parroquia, lo hicieron los mismos costaleros que salieron. Dejo aquí constancia de esta apreciación, que al juntar la experiencia de esa cofradía, y la de la Virgen de la Soledad, ha quedado un poco confuso en mi texto.