Manuel… Manuel…

jimmy230409-mira

Tengo que seguir.

No puedo parar ahora. Esta pena que llevo dentro… no puede vencerme. Si ahora me dejo, mis ojos se llenarán de lágrimas, mi espíritu se llenará de pesar…. y no podré seguir, no podré hacer lo que debo hacer.
Manuel… ¡¡Manuel!! Me has abandonado. Me has dejado solo. No has querido seguir luchando. Yo no pude luchar más por ti. Luché contra mi familia, luche contra la tuya, luché contra nuestros amigos.
Pero Manuel, amor mío, tú te fuiste. Me abandonaste. Me dejaste a los pies de la jauría. Noto ahora el aliento de tigre de tu padre, la mirada de hiena del mío. Contra los dos, no podían ni un ejército.
Manuel… ¿Por qué te fuiste?
Miro hacia delante. Miro el camino que tengo marcado. El que marcamos… Manuel, no sé si seré capaz de seguirlo… otra vez estoy a punto de que mis ojos se empañen…




… pero ayer, en tu entierro… no lloré. Estuve firme. En una esquina, pero firme. Porque sabes, todos me despreciaron. Todos iban a dar el pésame a tus padres. ¿A ellos? Yo creo que se les notaba hasta felices. De vez en cuando notaba la mirada despreciativa de tu madre… la condenada de ella, me tenía engañado… yo que te decía que era mejor que tu padre… Pero ayer, Manuel, me di cuenta que, tu madre es la que domina el cotarro… Nadie se acercó… nuestros amigos no se atrevieron a ir… los tuyos de antes, me evitaron como a una mierda de perro en la acera. Veía sin mirar… solo tenía la cabeza puesta en nuestros recuerdos, en la lucha contra ese cáncer maldito que nos ha destrozado nuestro futuro…
Porque tú, Manuel, te has ido… pero yo… es como si también hubiera muerto.
Sigo respirando, porque me obligaste… porque me obligaste a jurar que seguiría adelante. Porque tengo una misión que conseguir…
Ríete, Manuel. Los abogados de tu padre, han pedido al juzgado que me echen de casa.
¡¡pobrecitos!!
No saben que nos casamos.
No saben que, hiciste testamento.
No saben que… soy el dueño de su empresa… de la empresa de la familia.
No saben que… serán ellos los que tengan que abandonar su casa.
Pero les dejaré que se entretengan unos días. Que piensen unos días que nos han vencido.
Luego siempre les quedará el recurso de echar pestes a tu abuelo… por darte a ti la empresa en herencia.
Tengo que seguir Manuel. Tengo que mirar hacia delante… tengo que hacer nuestros planes realidad… pero antes, deja que llore un rato… te echo de menos, Manuel. Te amo… ¿sabes lo que me cuesta respirar sin ti?
Si supiera tu padre que, tu abuelo, su padre, era también gay…