Esas casualidades…

… y esas citas a ciegas… no son citas a ciegas, sino encuentros casuales que luego se repiten.

El otro día vi “Nunca es tarde para enamorarse” esa película pequeña protagonizada por Dustin Hoffman, y Emma Thomson. Los dos protagonistas se encuentran un par de veces, hasta que entablan ya una relación de amistad. Y luego, aún así, quedan en un sitio público a una hora, para… jijijiji… concretar. No saben dónde viven, no saben sus teléfonos, solo conocen pequeños detalles de sus vidas., los detalles que les ha dado tiempo a conocer en apenas unas horas de conversación.

Es un recurso que han utilizado muchas veces en libros y en cine. Lo hemos visto con Tom Hanks de protagonista, con Meg Ryan, con James Steward, con tantos y tantos…

¿Habéis tenido encuentros así? De estas casualidades que al final parece hacerte pensar que, el destino te junta con una persona.

Estas cosas, de todas formas, creo que hacen un poco de daño a los soñadores, a los que creen en el destino. A veces, es cierto, la realidad supera a la ficción. Muchas veces me he sorprendido escribiendo algo que, me ha parecido casi increíble, y que al publicarlo alguien ha dicho algo así como: “Parece la historia de fulanito”. Pero quizás, estar esperando esos encuentros casuales… hace que algunos pierdan otras oportunidades más tangibles. O que se agobien esperando esa señal del destino, que no llega.

De todas formas, la verdad, es algo que creo que siempre gusta experimentar.

A mi me gustaría experimentarlo.

Veamos el destino… si es propicio… si estás leyendo esto, y vives en Burgos, y ves a un tío con muchos kilos de más, con gafas, bandolera, cuarenta y tantos años.  Que va en bus leyendo, en estos momentos una novela de Mary Higgins Clark, o en una cafetería, que me salude… y nos tomaremos un café a la salud del destino.

Fíajte si me encuentro a un joven maravilloso que se acerca a mí y me dice ¿eres tú tatojimmy?

¡Qué haríamos sin estos pequeños momentos de ensoñación… ¡¡ayyyyyyyy!!

Por cierto, la peli está bien, sin pretensiones. Esos pedazo de actores, son unos pedazo de actores… con algunos tics y amaneramientos… pero se los perdonamos. Aunque el mensaje… el mensaje tiene su aquél. Quizás algún día retomemos ese mensaje.