divagando… que es gerundio…

(qué ganas tenía de poner en un título lo del gerundio… jijijiji)

Cada vez me siento mucho más extraño entre todos. Llevo muchos días en que no me apetece hablar mucho. Me cuesta. No me apetece cambiar impresiones… no me veo capaz. Porque no me siento de acuerdo con casi nada, ni con casi nadie. Me siento raro. En un estado a-social.

¿Será el calor? ¿Será el verano? ¿Será que me sienta mal escribir, porque me hace pensar demasiado? ¿Pensar es bueno? No… no debe serlo… a mí no me sienta nada bien… nada.

Voy a ver una peli, e intento sacarle punta. Escucho en la radio una discusión sobre estos chicos que han violado a esas chicas… y no me encuentro en ningún bando. Hablo de gays… y tampoco suelo compartir casi ninguna tendencia.

Quizás, estoy pensando ahora, es que estoy rodeado de gente que suelta sentencias a diestro y siniestro, como si fueran el Dios supremo. Y quizás es que esté hasta los pepinos de escuchar a Dios, de todas las ideologías, estratos sociales, género… que me pongo nervioso si escucho aseverar opiniones, como si fueran la verdad absoluta. Cuando en general, nunca hay verdades absolutas, sino verdades personales. Porque creo que en general, pocas cosas se pueden afirmar con rotundidad. Cuidado, que a veces la rotundidad se esconde detrás de la ironía, detrás del sarcasmo. Y no todo el mundo es sensible a estas dos formas de expresarse.

El caso de estas 2 niñas violadas por otra serie de chicos, algunos igual de niños, lleva a hablar mucho de sexo. Podría llevar a hablar de educación, a hablar del modelo de sociedad, donde los padres no quieren que los profesores eduquen, porque es potestad de los padres, pero los padres no tienen tiempo de hacerlo. Hoy escuchaba que estas violaciones son debidas a que los niños ven pelis pornos desde pequeños. No sé si esto es cierto… pero quizás el problema no es de ver sexo, sino de enseñar a ver el sexo. El mal no es el sexo en sí, es el mal uso de él. No se trata de denostar la libertad sexual, sino la falta de respeto hacia la libertad sexual de los demás. Yo creo que ahí está el problema. Pero… unos dicen que hay que volver a denostar el sexo, y otros que hay que castigar a los niños que lo hacen mal, con la cárcel. O que no hay que hacer nada…

Desde luego, algo estamos haciendo mal. No suelo compartir la idea de que las generaciones nuevas, tienen más respeto por la mujer, o por los gays, por ejemplo. Es una opinión que tampoco es generalizables. Creo que hay muchos grupos de jóvenes distintos. Pero sí que creo que, en muchos de esos grupos, no se acaba de conseguir que comprendan que, la vida en sociedad se basa en unos pilares básicos:

–         Todos somos iguales.

–         Todos somos libres, pero para que lo seamos todos, debemos respetar la libertad de los demás.

–         Las relaciones sociales se basan en el respeto hacia los demás.

–         Y las cosas… cuestan. Hay que trabajar… hay que luchar… lo que hará además que apreciemos mucho más el valor de lo que conseguimos.

Y con estos cuatro puntos sencillos, todo irá de maravilla. No tiene ningún lugar en el mundo,  el machismo, ni la homofobia, ni cualquier otra fobia. No tiene razón de ser la violencia, ni el vandalismo. Ni la mentira o el engaño… porque eso es no respetar al de enfrente.

La cárcel, creo que en general, no educa a nadie.  Pero también está claro que, alguna medida hay que arbitrar. Por muy niños que sean, no pueden tener la sensación de que si hacen mal las cosas, y hacen daño a alguien, van a salir sin ningún rasguño. Pero sería de agradecer que el rasguño sirviera para que no volvieran a repetir semejante acción.
Pero quizás  predomina en gran parte de la gente, el orgullo. El “no dejarte pisar”… cuando a veces signifique que, como castigo por no darte un cigarrillo, te machaquen la cabeza, y te maten. O cuando no se sabe aceptar un NO como respuesta. A veces pienso que no está, esta situación muy lejos de la selva, y su orden basado en la preponderancia del más fuerte.

Me gustaría tener una ideología clara. Así siempre pensaría que la razón la tienen los míos. Y los demás están equivocados. Pero tuve un profesor, maldito él, que nos enseñó a leer los periódicos, a ver la televisión, el cine,  con 14 años. Que nos inculcó que antes de dar por sentado algo de lo que leíamos y veíamos, había que buscar cual era su ideología, o los intereses de sus dueños, para aprender a separar lo que era información de lo que era opinión. Porque todos en general, sentenciamos y opinamos desde nuestra ideología. Es muy difícil exponer una información sin que se deje traslucir la opinión del que escribe. O quien le da de comer… y lo que le interesa al que le da de comer que se diga u opine. Y es jodido no poder quedarte con nada, porque en todo ves… en todos ves, que traducen la realidad con su velo de opinión.

El País, tiene una ideología, y una empresa detrás, con unos intereses económicos. Una empresa que, por cierto, necesita urgentemente apoyo económico. ABC, tiene su ideología, y tiene también una empresa que lo edita… unos dueños… que tienen también unos intereses. Pero los lectores del uno, y los del otro, generalmente, toman como dogma de fe, todo lo que sale en sus páginas.

Es como cuando ponen esos que odian a los gays, que nos quisieran ver en los psiquiátricos de nuevo, a psiquiatras y psicólogos o catedráticos de universidad, como ejemplo de “opinión científica”, cuando todos ellos, están marcados por su ideología religiosa. Y ves por otro lado a algunos gays que, intentan clasificar a los gays como buenos gays… y malos gays, según su forma de comportarse.

O ves a los partidos políticos, mentir… y mentir… a todos. El poder en los partidos políticos lo tienen, los jefes de prensa, o los de marketing. Que aunque parezcan profesiones distintas, al final, son casi como que iguales.

Estoy cansado… me voy a escuchar a Luar na Lubre.

Aclaraciones:

Me he dado cuenta que, hablo de temas de actualidad en España, y para algunos de fuera de aquí, puede ser difícil entenderlo.

Hablo de el caso de dos niñas violadas. en estos días atrás, dosn niñas de 13 años, han sido violadas por un grupo de chicos, de entre 13 y 18 años, más o menos. Según la ley del menor en España, los menores de 14 años, no pueden ser inculpados por ningún delito, así que en principio, quedarían en su casa, como si no hubieran hecho nada.

El Pais es un periódico con una línea editorial cercana a la izquierda. Si esta línea no contradice a los intereses de su empresa editora, Prisa.

ABC, es un periódico con uan líena editorial de derechas. Por supuesto, si esta línea no contradice a los intereses de su empresa editora, Vocento.