Gracias a la vida…

Dale al play…

Gracias a la vida… que me ha dado tanto…

Hoy estaba viendo en el periódico la noticia del entierro de Víctor Jara, el cantautor chileno que no gustaba a estos chicos que hicieron el golpe de estado en su país… y al que mataron a palos, según ha demostrado la autopsia que le han hecho ahora. Pues… como decía, estaba leyendo esa crónica, y se me coló esta canción… “Gracias a la vida”, de Violeta Parra, chilena también.

Mira que es bonita esa canción…

…Que me ha dado tanto…

Pero quizás no es a lo que nos ha dado a lo que queremos cantar… sino que queremos gritar lo que no nos ha dado.

Yo… yo el primero.

Soy un desagradecido. A la vida.

Porque no me alegro de lo que tengo, de lo bueno que tengo. Me quejo de lo que no llegó, o de lo que se me escapó entre los dedos.

Me quejo de que me duele la rodilla estos días… pero no me alegro de la salud de hierro que tengo. Que salvo la úlcera a los 18, y que fue por una aspirina mal tomada, yo creo, no me ha dado ningún susto. Ni he estado con escayolas, ni recuerdo la última vez que he estado en cama… sería la úlcera posíblemente…

Me quejo de que querría tener más amigos, quizás. Pero tengo los mejores que se pueden tener… a mis Ricardos, que son dos, a mi Borja, a mis Carlos, que  también son dos, a mi Olga, a mi Helena… a mi Javi… y alguno más que ahora no me viene a la cabeza, seguro. Y algunos otros no tan cercanos… pero que están ahí.

Me quejo de mi trabajo. Y es cierto que me quejo con razón. Me va a dar algún disgusto en esta salud de hierro que tengo. Me causa ansiedad. Me da muchos dolores de cabeza. Mucha inseguridad. Pero… tengo trabajo.

Me quejo de mí. De mi forma de ser…. Sip. De mi timidez enfermiza. De mi falta de arranque para muchas cosas. De mi gilipollez galopante.  De mis ganas de agradar a la gente. Característica esta que me causa muchos dolores de cabeza. Suelo llegar a un punto y dar un golpe sobre la mesa… aunque lo suelo dar a destiempo. Pero en esto me estoy corrigiendo… Y espero corregir esta sensibilidad que tengo a flor de piel…

Pero… también tengo otras virtudes. Me gusta escuchar… y no lo hago mal. No soy tonto… No escribo mal, tengo una imaginación grande, y abrazo muy bien. Me falta solo un par de empujones para lanzarme a crear una aventura propia. Huy… aventura he escrito… quería decir empresa. Una editorial, o un negocio de hostelería… o las dos cosas… o una editorial mezclado con una empresa de diseño gráfico, de imagen…

Ahora que lo pienso, no sé si antes de publicar mi libro, debería  crear mi editorial para hacerlo… jajajajajaja.

Me quejo de mi familia. De su poco espíritu. Pero anda que… viendo lo que hay por ahí… debería dar gracias a Dios por la familia que me ha tocado. Eso sí… me da que el día que muera mi padre… no sé si veré a mi familia mucho. Poco espíritu familiar…

Gracias a la vida… que me ha dado tanto…

Me podría quejar de la poca gente que lee mis blogs. De que no tengo más de 10 personas las que me comentan. O que tenga constancia de que me leen con asiduidad. A veces tienes la sensación de ir por la calle hablando solo. Aunque al final… lo mismo que voy por la calle hablando solo, jijijiji, pues me paseo por el internete hablando solo… jijijijji. No… pero no tengo razones para quejarme. Tengo los mejores compañeros de viaje que se pueden tener. Me leen, me escriben, y se quedan con detalles… tendré pocos… pero tengo los mejores. Alimatou, sonia, Alex, Josep, Jacobo, Reikjavik, Labrado, Mafer, Anto… y algunos otros que me dejan sus huellas más esporádicamente. Y tú, que siento tu respiración, pero que no quieres abrazarme, ni darme un beso…

Gracias a la vida, gracias a todos los que estáis a mi lado. Porque podría tener a otros. A más. Podría ser más lanzado. Podría no dolerme la cabeza tan a menudo. O no tener ansiedad. Ser menos tímido. Escribir mejor, o no haber dejado la música. O el deporte. O haber estudiado otra carrera. Podría tener mucho más dinero… Podría ser el más famoso del lugar… pero… soy yo… y mi gente… buena gente… no es cuestión de lo que pudo ser, o de cómo podría haber sido, o de que el vecino es así, o asá… Es cuestión de dar gracias a la vida… porque nos ha dado tanto… porque nos ha dado unas grandes virtudes, aunque a veces solo veamos los defectos, porque nos ha rodeado de gente que nos quiere, aun que a veces no sepamos sentirlas… que nos ha dado la vida misma… aunque a veces creamos que su fin es el camino más sencillo…

Gracias a la vida… que nos hará vivir seguro momentos maravillosos. Disfrutar de ellos. Conocer gente maravillosa. Hacer cosas estupendas. Sip.

Y si veis al chico que el destino me tiene guardado, por favor, dadle mi teléfono… que ya le vale el retraso… ains.

Venga, va… canta…

“Gracias a la vida…”