Up in the Air – La peli.

¿Es mejor la vida de soltero? No depender de nadie, no tener ataduras… poder viajar y viajar sin descanso… hacer el amor cada día con una pareja distinta, sin complejos, sin remordimientos…

O en cambio ¿No será mejor sentirte querido, tener alguien que te abrace? Un sitio dónde ir todos los días, donde te van a recibir con los brazos abiertos, con una sonrisa, que te van a entender. Tener alguien al que contarle las historietas de la juventud y que las va a hacer suyas, y sentirlas…

Pues de esta disyuntiva va la peli “Up in de air”.

¡Ah! ¿Pensabais que iba de un hombre que se dedicaba a despedir a gente de sus trabajos? Bueno, sí, pero George Clooney podría haber sido mismamente un vendedor de reactores atómicos. Vale, es más… más… impactante que George sea “despedidor ofcial de América”. Pero no es el tema.

Ahora que lo pienso, puede que el tema sea la fidelidad a una compañía aérea. Porque de ahí viene el título… de que este chico se pasa la vida volando y acumulando millas, para pasar a ser uno de los pocos que lleguen a tener 1 millón de millas, lo que le da derecho a una tarjeta de supercliente de lo más exclusivo.

O a lo mejor el tema podría ser el acumular cuantas más tarjetas de clientes posibles. Porque ya se sabe que es de lo más in. Y eso te sirve para colarte en las colas, y así. No, no vale la tarjeta de VIP’S. Las que usa George son mucho más in. Y no, tampoco está a este nivel la de Carrefour.

Pues ahí estamos. En esa tesitura. ¿soltero o casado? ¿libre y acumulando millas o de la mano con alguien y sintiendo ese gustirrinín en el espinazo cuando apoyas tu cabeza en su pierna? Esa persona amada a la que le enseñas tu escuela, de cuando eras peque.

La conclusión,… vais a verla y ya me diréis.

Aunque, sabéis, casi id a ver otra peli, porque esto no tiene mucho que rascar. Puede que tenga alguna lectura a la que no he llegado… pero es que paso de darle vueltas a la cabeza.

Y no, no es que sea una mala peli, ni que te aburra soberanamente. Pero quizás haya otras cosas que ver por ahí. Una retahíla de despidos, de caras de despedidos, de reacciones, que luego no van a ningún sitio… porque solo es para situar al personaje. Hay algunas escena que llama la atención, como a esa empresa a la que van a despedir, y se encuentra un local medio vacío, porque ya han pasado antes, y se cargaron a la mitad. O esa escena situada en una especie de almacén de sillas de oficina, con sus ruedas y eso, como una metáfora de todos a los que han dado voleta en el día. O la idea que tiene una chica joven y espabilada, de, para ahorrar costes, en lugar de viajar para despedir a la gente, despedirles por video conferencia. Una chica lista que, claro está, al final acabará aprendiendo de George, que es el más listo. La pobre, con un futuro prometedor después de acabar la carrera, lo deja todo por seguir a su novio. Y luego, el novio, a los pocos meses, le da la patada. Y en lugar de trabajar en un prometedor puesto en uno de los mejores bufetes, acaba trabajado para una empresa que se dedica a despedir gente. Pero cuando aprenderemos a no movernos por un amor a primera vista. En fin.

En cuanto a los actores, George Clooney, es George. Los demás son correctos, aunque quisiera destacar a  Vera Farmiga. Esta mujer me ha encandilado. Naturalidad a raudales, mirada luminosa, se come a Clooney cada vez que están juntos.

Y mira, que no da para más.

Porque es que la moraleja de la peli… pues me parece tramposa, y nada acorde con el resto de la historia.

Venga, va, el trailer.