Un poco de música. Para recordarle…

Hacía tiempo que no hablaba con él. Me robó el corazón. Me empujó, me protegió. Desde que le conocí, nada fue igual. Me hizo descubrir otro mundo. No me lo enseñó, pero me cogió de la mano. Y me dijo… ¡Ve!

Hace tiempo que no le veo. Hace tiempo que no escucho su voz, ni veo su sonrisa, ni su mirada picaruela.

No insisto. Él tiene ahora sus dolores de cabeza, y ha decidido solucionarlos solo, apartado. Y aunque me duele, lo respeto.

Se ríe mucho de mí. Me mandó esta canción. Pensó que como el chico es mono, me gustaría. Es cierto, el chico es mono. Y es cierto también, canta bien, y me gustó.

Y así al escucharla, me acordaré de él.