De finde…

Buenas noches. O buenos días. O buenas tardes.

Os voy a decir una cosa. Escuchadme atentamente: Me voy de finde.

Vale, ya sé que os gustaría que estuviera aquí, a pie del cañón. Pero… hay que descansar de vez en cuando.

¿Me entendéis?

Voy a perderme en mis pensamientos. A tumbarme sin pensar en nada. O en historias imaginarias. Voy a olvidarme de todo y de todos. De mi trabajo, de mi padre. Hasta de vosotros, hijos del viento.

Voy a quedar con unos amigos.

Me imagino que comeremos. Y charlaremos alrededor de unos buenos manjares.

Quizás habrá un momento para tomar una copa.

¿Me echaréis de menos?

Como no me digáis que sí… hummmmmmmmm, no se que os hago… ains.

Y con esto y un bizcocho… ¡¡Hasta la semana que viene!!

¡¡¡Biennnnnnnnnnnnnnnnnnn!!!

Yo también os quiero.

Huy, se me olvidaba… espero que alguien me de un besito… ains.

PD. Si os portáis bien, y mis espías me confirma que me habéis dejado muchos cariñitos, y que me habéis echado mucho de menos, mañana os pondré otro capítulo de “Una buena mañana para correr”. Sip.