1 año de “Y… vuelven mis dedos a volar sobre el teclado”

Hace unos días publiqué este post en el otro blog. Quisiera compartirlo con vosotros aquí también, aunque esté más centrado en “Y… vuelven mis dedos a volar sobre el teclado“.

Chicos, un año. Parece mentira.

Hace un año que perdí todo: el mail, el reader, los blogs… hace un año que mafer y ajostiernos me insistieron en que volviera a abrir los blogs. Yo estaba un poco reticente. No me apetecía volver a empezar. Y la verdad, aún hoy en día, un año después, cada día dudo de si seguir o no.

Un año compartiendo con todos vosotros las fotos bonitas que he ido recopilando. Satisfaciendo los gustos de los que se han lanzado a hacer sus peticiones. Compartiendo con vosotros las historias que se me ocurren, y algunas de mis preocupaciones.

Algunos os conozco. Otros se de vuestra existencia porque me comentáis de vez en cuando. Los más os intuyo detrás de la pantalla. Me gustaría conoceros… pero no puedo hacer nada si vosotros no queréis. Me gustaría conocer vuestras historias, vuestras preocupaciones, quizás para luego yo vampirizarlas, quedármelas, y volcarlas en un relato, en una novela. Una novela… uno de mis sueños. Yo creo que 10 ejemplares ya vendería. Que salga ahí y escriba un comentario aquellos que comprarían un libro mío… jo… espero llegar a 10… jijijijiji. No, es broma. Ya he repetido ese juego varias veces para auto-convencerme, y no lo he conseguido. Borrad, lo anterior.

Un año.

Hoy estoy teniendo suerte. Llevo toda la semana intentando escribir un post sobre Un año de “y… vuelven mis dedos” y “El rincón de tatojimmy” y siempre me salían post tristísimos… ains.

No sé cuanto durará esto. Quizás cuando el marcador de arriba indique, por ejemplo 5.ooo.ooo de hits,  (en “y… vuelven mis dedos…”) sea un buen momento para echar el cierre. O el día que sople el aire del norte. O a lo mejor nunca, será el momento de cerrarlo, salvo que otros lo cierren. Quizás mientras sienta que hay gente ahí detrás que guste de leer las cosas que escribo, de disfrutar y reír con las fotos y bobadas que pongo, mientras haya alguien que se sienta un poco mejor cuando pasa por aquí, o que llore por lo que les pasa a los personajes que invento… porque siempre es mejor llorar por lo que les pasa a los demás que a uno mismo, porque sirve de liberación, quizás mientras sienta que hay alguien ahí, siga escribiendo, o subiendo fotos bonitas, o las fotos que os gustaría ver…

Hoy debo hacer un homenaje a dos personas que comentan contra viento y marea. Primero, Peace for ever. Creo que sin sus comentarios, posiblemente me hubiera rendido hace tiempo. Es imposible que nadie apoye más a un blog, o a un bloguero, como Josep ha apoyado los míos.

Alex. Es también un fiel seguidor. Un fiel comentarista. Una parcela grande de culpa en que siga con esto, la tiene él también.

Sonia, tú aunque eres más de “El rincón de tatojimmy” debes salir aquí también… sip. Gracias. ¡Culpable! 🙂

Debo agradecer también la complicidad de chevy. Él sabe por qué.

Por ahí están Reikjavik, Iago, Labrado, Montxo, Areko, Saiz, Luckitas, adrián, Robin, rem, alimantou, Bo tare, Brilli-Brilli, Tarn, Runagay, Luis… que me han demostrado con sus comentarios su cariño y su apoyo. Seguro me olvido de muchos… si es así espero sepan disculparme.

A algunos les echo de menos. Muchos abandonaron este mundo blogueril. Otros están en stand by.

Marcos, Iván, Alex, Valle, Néstor… toda esta panda y sus historias. Algún día espero saber la verdad. O por lo menos alguna de las verdades. Tantas horas, tantas preocupaciones, tantas líneas vertidas en todos mis blogs… merecen un por qué.

Chicos, chicas, no me enrollo más… muchas gracias por estar ahí.

Gracias

Gracias

Gracias.