Juguetes Rotos: Tom Nicon

Pongámonos serios hoy.

Hablemos de la vida, y de la muerte. De la belleza. De lo que unos tienen y los demás envidian. De lo que para unos es un sueño, y para otros una carga.

Hablemos de los juguetes rotos.

El viernes 18 de junio, un chico de 22 años se cayó por una ventana. Un cuarto piso.

Se llamaba Tom. Un chico cualquiera, pensaréis.

Su apellido era Nicon. Lo dicho, un chico cualquiera.

Era francés. Pero murió en Milán.

Su profesión era… modelo.

22 años.

Un modelo de éxito. Llevaba dos años, si no me equivoco siendo la imagen de Burberry.

Ya, ya sé que su nombre no os dice nada, salvo que hayáis leído el periódico y hayáis visto la noticia.

La belleza es un atributo que produce envidia en los que no lo tenemos. Esa profesión, modelo, como la de actor, presentador de televisión, locutor de radio, o músico, es de las que todos quisiéramos tener cualidades para desarrollar. Pensamos… que es muy guay, que viajas, conoces mucha gente, ganas dinero posando para un fotógrafo, o paseando por una pasarela, recibes aplausos, halagos… rodeado siempre de gente, amigos… y seguro que pensamos también… “y follas casi chascando los dedos”, sean cual sean tu opción sexual.

Pero sabes, este año creo que es el cuarto modelo que ha perdido la vida, en extrañas circunstancias. Creo que actores jóvenes y exitosos, tenemos en mente unos cuantos. Chicos y chicas que nos han encandilado desde las pantallas, desde las revistas de moda, desde las marquesinas. Chicos y chicas que nos han conquistado, a las que amamos en sueños, con las que tomamos cafés, o charlamos, de las que somos amigos… siempre en sueños claro. A las que muchos quisieran parecerse.

Pero, a veces las cosas se ven distintas desde dentro.

Los modelos de moda, son personas. Ya, ya… parece obvio. Pero en realidad, a veces en realidad, son un trozo de carne, con las curvas puestas en el sitio adecuado, para producir las reacciones pertinentes en los que abren el dominical de “El Pais”, y los que van a coger el autobús, y en el panel publicitario se encuentran una foto enorme de Joan Pedrola, de Simon Nessman, de Alejandro Rodríguez, de River Viiperi o de Tom Nicon.

Pero de un modelo de moda, apenas conocemos ni el nombre. Los modelos que son conocidos son la mayor parte de las veces por razones fuera de trabajo. Y si son hombres, no te quiero ni contar. En España son conocidos Jon Kortajarena, y Andres Velencoso, y para de contar. Y lo son porque llevan ya unos años, y eran prácticamente los únicos modelos españoles que triunfaban fuera. Yo he conseguido que mis lectores fieles, y algunos amigos, ¿15? conozcan a Joan Pedrola… y sepan su nombre, o conozcan a River Viiperi, o a Simon Nessman. O a Ash Stymest. No está mal. Pero en general, estos chicos o chicas, son solo eso: carne sin nombre.

En la mayor parte de los editoriales que participan, o de los muestrarios o catálogos, no salen sus nombres. Ves los desfiles de moda, y no te dicen quienes salen. Recuerdo Cibeles, por ejemplo. Ni en chicas ni en chicos, decían en televisión quienes eran los modelos. Y salen los desfiles, siquiera en las páginas que se dedican a la moda, y tampoco salen sus nombres. Vas a las webs de las firmas que hacen los desfiles, y no cuentan quienes son los modelos que van a pasar sus ropas o complementos.

Son trozos de carne. Yo pongo fotos de un modelo, y muchos lo primero que piensan es si “es follable o no”. Yo debo ser tonto, porque por mucho que me guste físicamente, siempre me imagino conociéndole, charlando con él. No me imagino con él en la cama… vale, vale, alguna vez también, no soy de piedra, pero en general me imagino siendo su amigo. Hablando por teléfono mientras le maquillan en el backstage de la pasarela de NY, o mientras Biron limpia sus objetivos para sacar la siguiente sesión de fotos. Todos pensamos que esa gente tendrá miles de amigos. Pero posiblemente estén más solos que el que esté más solo de nosotros. Porque, con toda probabilidad, las personas que se acerquen a él, es para rozar siquiera un poquito de éxito, de belleza. Sus compañeros modelos, en realidad, vale, podrán ser amigos… pero en realidad son competidores. Todos quieren trabajar… todos compiten casi por los mismos trabajos. ¿en quien te apoyas si un día tienes bajón? ¿A quién le cuentas que tu novia te ha dado boleta? ¿Le vas acontar a tu compañero de piso, que no te han cogido para el desfile de Versace, que te hacía ilusión, o que era vital para ti por cualquier motivo, si es él quien va a desfilar en tu lugar? ¿Que esa chica a la que tu quieres, te ha dicho que no, cuando tienes 384759 chicas que quieran llevarte a la cama, pero a las que no te interesan lo más mínimo? ¿O a quien cuentas que eres gay, en un mundo aparentemente más liberal que los demás, pero que ya te ha avisado tu agencia que, limitará tus posibilidades de trabajo de saberse? ¿En que hombro te apoyas? Los que te rodean o quieren sacarte algo, o son tus competidores, y la gente de siempre, la dejaste en casa, a miles de kilómetros de dónde estás, y posiblemente, la relación haya cambiado, y se haya enfriado… has perdido a los tuyos de siempre, y no has logrado sustituirles por otros.

Un mundo en el que tú ganas dinero, aparentemente fácil, pero que viven de ti un montón de gente. La agencia madre, que te descubre, las agencias de NY, de Milán, de Madrid, de París, Londres, que te “venden” en esos mercados. Los directores de casting. Y seguro que alguno más, que por desconocimiento de ese mundo, no sé. Todos se llevan una tajada de lo que ganas con esas curvas tan bien puestas, a las que pocos ponen nombre, salvo los que viven de ellas.

Tom Nicon, tenía 22 años. Era guapo a rabiar. Seguro que ganaba bastante dinero. Lo poco que he leído, dicen todos de él, que era alegre, de fácil convivencia. Al día siguiente debía participar en un desfile de Burberry en Milán. El espectáculo debe continuar.

No sé… ese mundo que a todos, en mayor o menor medida nos seduce, parece que va dejando muchos juguetes rotos por el camino. Parece lo que muchos envidiamos, puede ser una pesadilla para los que lo tienen.

A veces me gustaría poder hacer algo por esa gente que no se da cuenta de lo maravillosos que son. Aunque no consigo hacerlo con la gente maravillosa que tengo cerca, como para conseguir algo con los que ni siquiera conozco.

No sé.

Blogroll:

http://www.isaaclikes.com/2010/06/1295-french-model-tom-nicon-found-dead.html ,