Es hora de que salgas del armario…

Sip.

No, no vale decir que “tengo miedo”. “La gente me va a mirar raro”. “Mis amigos me vana rechazar”. “Va a ser una decepción para mi madre”.

Confiesa.

Sal del armario.

Yo te dejo el espacio de los comentarios para que lo hagas. Sip.

Lánzate.

Cuéntanos dónde y con quien has visto la final del mundial.

¡¡Confiesa que la has visto!!

¡¡Vamos!!

¡¡Sal del armario futbolístico, y grítalo a los cuatro vientos.!!

Grita:

¡¡¡¡He visto la final del mundial!!! ¡¡¡Y he llorado cuando Iniesta ha marcado el gol!!!!!

No te preocupes: seguro que tus amigos lo entenderán. Y si no lo entienden… es que no valen como amigos. No merecen la pena.

Cuéntame… ¡¡vamos!!