Desparrame… ¡¡Ombliguito!!

Queridos y queridas… llorad conmigo:

Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Estoy triste, afligido.

Llorad un poco más… acompañadme, por favor…

Buaaaaaaaaaaaaaaaa

sniff

El finde por antonomasia en España, el de la final, ombliguito y yo rompimos. Sip. Fue durante el partido de España, precisamente. Unos tan contentos y nosotros ahí, rompiendo una bonita relación que… que… que podría haber acabado en boda.

Mientras Casillas hacía paradones, los holandeses pegaban patadas, Iniesta marcaba un gol, y todos los españoles tenían orgasmos sin apenas tocarse… ombliguito me dejaba. Sip. Pero le dolió mucho… lloraba… yo también lloraba… supliqué… le acaricié detrás de las rodillas, que sé que le pone mucho… para que reconsiderara su actitud… tomé su miembro entre mis manos… lo besé suavemente, como si fuera un bebé… pero no… se apartó bruscamente de mis intentos… Ombliguito decidió que lo nuestro no tenía futuro.

Tengo que pensar en lo que me dijo. No sé… creo que está equivocado… pero no sé… dice que sigo teniendo a Saiz en mi cabeza. Que no he podido superar que me dejara. Que parece que le amo con todas mis fuerzas, que me cambia la mirada si hablamos de él… Saiz… con la bonita boda que había imaginado para nosotros… me abandonó… y ahora quizás por su recuerdo, he perdido a ombliguito.

Saiz… ¡Oh Saiz!

Digo… ombliguito, ¡Oh ombliguito!

¿No os ha pasado nunca? ¿Que el recuerdo de un amor anterior, os impida amar a otro?  ¿Entregaros al 100% en los brazos de otro chico maravilloso? Yo creía que lo había superado. Que lo nuestro había quedado en un bonito recuerdo, en una fuerte amistad. Pero parece que… no. Ombliguito me dice que no puede competir con él. Que es más guapo, más estupendo… en fin.

Yo creía que… jo, es que me repito. Iba a decir que creía haberlo superado. Jo. Saiz. Ombliguito. En fin.

¿Con quien me voy a escapar ahora los fines de semana? ¿Quién va a apoyar su cabeza en mi pecho? ¿Quién me va a dejar recorrer su cuerpo con mis dedos, con mi lengua? ¿Quién me va a besar hasta que los labios se revelen y pidan un descanso? ¿Quién se va a reír con mis tonterías? ¿Quién va a recorrer mi…? Bueno, venga va, que tampoco os voy a contar mis… que luego… na. A callar.

Jo Saiz… no me dejes… si lees esto… vuelve…

Jo…

Acompañadme por favor, en otro llanto…

Buaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Otra vez solo.

Creo que me meteré a monje de clausura. O a ermitaño… solo en una montaña, en una cueva… sisisisisi. Yo creo que va a ser la solución. Está visto que mi destino es permanecer solo. Sip.

Glups. Esto que cuando decía que volviera… ¡¡Ombliguito!! Perdóname… era a ti a quien suplicaba… ¡¡¡Ombliguitooooooooooo!!!!

PD. Tengo que recapacitar. Si aún escribiendo estas líneas cuando digo ombliguito quiero decir Saiz…  pero no, Saiz no me quiso… ¡¡¡Ombliguito!!! ¡¡¡Perdóname!!!! ¡¡Te necesito!!!!

PD1: definitivamente, en próximos días me recluiré en una montaña perdida, solo. Porque es mi destino. Vivir solo. Estar solo. Nadie me quiere, a nadie gusto. Dejadme llorar otro rato…

Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

PD2: ya os avisaré de cuando dejaré los blogs. Creo que en esa montaña, en esa cueva, no habrá Internet. No.