El primer día del resto de tu vida – la peli

Hace ya unos días vi una peli francesa: “El primer día del resto de tu vida”. No, no vayáis a ver las carteleras que ya no la encontraréis. Es una película que se estrenó en España el año pasado. Lo que pasa es que la he visto en un ciclo que hacen los cines Van Golem en verano, que recuperan algunas pelis que a lo mejor no han llegado a Burgos, o que lo hicieron de forma rápida en el momento de su estreno, para poder disfrutarlas. Tiene la particularidad de que además, las pelis que traen lo hacen en versión original.

Es francesa la peli, pero… es algo curioso, pero el tipo de familia que representa, quizás me recordaba más al americano. ¿Será el calentamiento global? Qué digo calentamiento… “globalización”, es el concepto que buscaba… ¿será la globalización?

Por si alguno piensa que ha sido el subconsciente y que es que sales muy caliente del cine porque salen guapos chicos en pelotas, pues va a ser que no. Y no, tampoco salen chicas. Bueno, creo recordar que algún pecho si que sale… Pero hay un chico, que pudisteis ver en CRAZY, que sigue teniendo su punto. Aunque siempre vestido el jodido.

Pero… ¿Por que me desviáis del tema? Yo que quiero ser conciso, y al final, esto se va por las ramas, las ramitas… y todo porque me despistáis…

¿De que va?

Una familia. Papá, mamá, hijo mayor, el segundo, y la peque. Abuelo. Ahora que pienso, las dos últimas películas que he comentado aquí son de familias… interesante. Y de hecho son las últimas que he visto en el cine… tendré que meditar sobre esta coincidencia.

La peli se desarrolla en 5 días a lo largo de un período de unos 12. Cada día de esos, va a resultar decisivo en la vida de uno de ellos miembros de la familia. Aprovechamos claro, para contar las relaciones entre ellos, las peleas, las decisiones erróneas que se toman por la incomunicación, por el miedo a mostrarnos aunque sea a la familia… los rencores… los complejos enquistados a lo largo del tiempo…

Es fácil juzgar a esta familia, a sus miembros. Ves la película, y ves como actúa el hijo mayor, y dices… pero será bobo. A la hija pequeña… te dan ganas de darle una colleja. A la madre, lo mismo. Te dices… ¿pero como se puede equivocar tanto? Pero claro, luego llegamos, salimos del cine, y somos nosotros los que tomamos las decisiones. Y sin ser demasiado conscientes de ello, tomamos decisiones parecidas a las que unos minutos antes criticábamos en el cine. Porque esta película está llena de reacciones equivocadas, de silencios incomprensibles… de ilusiones muertas. Las situaciones que plantea el film, seguro que no nos han pasado a todos. O algunas sí. Pero creo que en muchas de las reacciones, si que podemos, si queremos, vernos como si fuera un espejo.

La dirige Remi Bezançon. Interpretan entre otros Jacques Gamblin (Robert), Zabou Breitman (Marie-Jeanne), Déborah François (Fleur), Marc-André Grondin (Raphäel) – es el de C.R.A.Z.Y. – , Pio Marmaï (Albert), Roger Dumas (Pierre), Cécile Cassel (Prune), Stanley Weber (Éric), Sarah Cohen-Hadria (Clara), Camille Pazzis (Moïra).

Esta película tiene sus puntos fuertes y los no tan poderosos. Es una película que ves muy bien. Y de ella que sales con buen cuerpo. Te ríes y lloras, por qué no.

Al ser días sueltos en la vida de los personajes, quizás las transiciones en los cambios que se producen en ellos, no son comprensibles. A veces incluso son cuando menos raros, por no decir increíbles. Pero eso es un poco el problema de plantear la historia en días con años de diferencia. Y la suerte, porque es una escusa muy buena, para ocultar errores en la escritura del guión.

Y bueno… están luego el tema que sale siempre en este tipo de películas, y es la finalidad moralizante, o ejemplarizante. La familia es… “La familia” y aunque llueva y truene, se degollen… al final la familia es la familia. Claro que a lo mejor, en mi subconsciente, por eso os he dicho antes que deja buen cuerpo… quizás sin esa moralina, no sería lo mismo… no sé.

Pues que os iba a decir, que si tenéis la posibilidad de verla, pues… yo creo que os gustará. Sip.

¿Os he dicho que Marc-André Grondin me gusta?

Os dejo con el traíler, que yo me voy a soñar un rato con él.