De médicos…

Ufffff… hoy es uno de esos días. De esos en que acabas derrengado, y la cabeza gira y gira… los pensamientos se pierden por mil vericuetos…

Hoy he ido de médicos.

Oncología.

Con mi padre.

Es uno de esos sitios a los que es mejor no tener que ir en la vida. Lamentablemente llevo ya casi 4 años visitando distintas secciones… quimio, radioterapia, radiología y estas cosas…

Visitando estos departamentos, se te ocurren muchas cosas de las que hablar, en las que pensar. Casi ninguna es agradable, para que negarlo. O no, quizás haya muchas cosas buenas, aunque en algunas tengas que retorcer muchos los razonamientos para encontrarlas.

Con mi padre he pasado dos operaciones, una de mama, y otra de riñón. He pasado dos post-operatorios. Una tanda de radioterapia. Como 6 u 8 escáner, ya perdí la cuenta. He pasado revisiones en las que todo iba bien, a revisiones en las que empezaba a torcerse algo… y volver a medicar con algo que no se llama quimioterapia y que se toma en pastillas, pero que tiene unos efectos secundarios que se parecen mucho a la quimio.

Hoy tocaron análisis a las 9, y consulta a las 2,30. Cuando ya llevas unas cuantas visitas, se te van quedando caras, de coincidir con ellas semana tras semana. Y ves los progresos… los cambios. El otro día… recuerdo a un señor. Me fijé en él por su hijo, al que conocí vagamente en otra época. El hombre este era vital… se tomaba las cosas con alegría, bromeaba… y le quedaban por delante un porrón de horas con una agujita pinchada en el brazo, con esa cosa que llaman quimioterapia. Para echar la tarde, como decía en broma a su mujer, en lugar de leer el periódico en el salón, pues allí… con las enfermeras guapas dando vueltas y tal… su mujer se indignaba por los comentarios pero de esa forma en que lo hacen las mujeres que saben que sus maridos bromean con esas cosas, pero que son incapaces ni de siquiera mirar unas piernas de mujer que no sean las suyas. Y claro, se preparaba para pasar la tarde esperando en el pasillo. Dos semanas más tarde, me encontré al hombre éste en otro pasillo. En una cama. Había entrado por urgencias. Le subían a planta. No bromeaba.

Hoy, me fijé en una mujer. Venía en silla de ruedas. Con sombrero, encima de pañuelo. La recuerdo de verla venir a los análisis por la mañana. Vital, venía sola… fuerte… segura. La recuerdo poco después con el pañuelo… ya no se quedaba de pie haciendo la cola para los análisis… ya se sentaba en las sillas hasta que le llegaba el turno… luego venía con acompañante… hoy en silla con dos acompañantes. Casualidades, uno de ellos, me imagino que su hijo, conocido mío…

También ves lo contrario. Personas que van recuperando el color… que sonríen de nuevo… que la vida les vuelve a los ojos… el pelo a la cabeza… Ves a personas que afrontan todo esto solas… es triste ver solo a un hombre o a una mujer en esas historias… Un día vi a una madre… con sus hijos de unos 10 años… me imagino que no tenía con quien dejarlos… recuerdo la mirada de uno de ellos hacia su madre, cuando ella no le miraba… podía decir tantas cosas esa mirada… miedo, amor, no sé… no era la mirada de un chaval de 10 años.

Es curioso… muchas veces las consultas van con mucho retraso. Pero, después de que la gente está esperando horas, escuchan su nombre y salen corriendo… como para que el médico no tenga que esperar 2 minutos… contra dos horas de retraso que llevan…

Y ves a los médicos. Alegres, dando ánimos… a las enfermeras lo mismo… Yo paso dos horas allí, y necesito una semana para recuperarme. Si tuviera que pasar 8 horas todos los días…

Te puedes imaginar mil historias observando a todas esas personas que pasan por allí… quizás algún día, escriba alguna de esas historias imaginarias. O a lo mejor, la que escriba, no es tan imaginaria.

Pero eso… eso será otro día.

Sip.

 

14 pensamientos en “De médicos…

  1. Nunca me ha gustado ir a los hospitales y una de las razones es que salgo con los animos por los suelos. No podría trabajar allí, me resultaría ciertamente imposible.

    Un beso cielo

  2. Realmente duro. Las veces que me he tenido que mover por los hospitales uno se da cuenta de lo poco que somos, y de que la vida se va en un plis. Siempre me cuesta recuperarme.

    Solamente una vez tuve un sobrino (con 18 años y leucemia) en oncología fue casi un año. Lo iba a ver como poco una vez por semana. El chaval se ha recuperado muy bien (dentro de lo que es posible recuperarse de estas cosas).

    Pero la vida sigue y creo que tenemos la obligación de vivirla intensamente mientras estemos bien.

    Un abrazo.

    • kla vida sigue PFE, es cierto.
      me alegra que tu sobrino saliera con bien.
      Esos casos, de gente tan joven… esos son los que me ponen a veces triste. y fíjate, alguna vez, a pesar de que creo que lo pasaría mal, he pensado en si sería posible acompañar, ayudar a esos chicos de alguna forma… no sé.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  3. Yo he tenido un finde también de hospitales. A mi madre la operaron de la vejiga, yo fui por una supuesta alergia que tengo desde enero y mi tia ha sufrido una embolia fuerte… Yo también odio los hospitales, me pongo malo nada más entrar pero se supone que es para curarnos y poder seguir adelante. Mucho ánimo.
    Un besazo

    • Frannao, pero todo eso en un finde?
      ya lo siento…
      Espero que tu madre y tu tía se recuperen con bien.
      y por supuesto tu alergia, o lo que sea… ains.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

    • Sergio, no es plato de gusto, no.
      Yo la verdad es que estoy de médicos hasta el cogote. para mí, no voy a ver a uno, aunque me sté muriendo… jijijijiji.

      besos.
      ,muchos.
      envueltos.

  4. Es muy duro y hay que tener mucha fuerza, Tato. Veo que tú la tienes -aunque nunca se es suficientemente fuerte para ver como un familiar tan cercano sufre- por ello, te felicito. Yo me pongo malo de ver a alguien querido que está enfermo. Y, sobre todo, muchos ánimos. Hay que vencer a la enfermedad. Con mucho amor.

    Besos Tato, de corazón.
    Se te quiere!!!

    jahhy

    • jahhy, ains, muchas gracias… de verdad.
      Pues sabes, en lo de fuerte… no te creas… me cuesta mucho… sería difícil de explicar, pero creo que no lo estoy haciendo del todo bien… ains. me siento desbordado.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s