Apuntes de sábado.

Apuntes de sábado.

Tomé un café con alimatou. Me mandó un mail por la mañana cuando salía de Salamanca, y por suerte miré el correo antes de salir de casa y mira… unas horas después, llegaba su autobús a la estación. Y yo ahí, esperándolo. Un chico genial. Una lástima que solo fuera media hora. Esperemos que esto se repita… sip.

Pero veis, hay gente que me invita a café y todo. No como otros. Y no miro a nadie ¿eh? Y no pasa nada… en fin. Y no lo digo por nada ¿eh? Y encima el café lo tomamos en Burgos. No tuve que ir a Madrid, ni a Badajoz, ni a Murcia para tomarlo. Fue en Burgos. Café Bou, para más señas.

 

Hablé con un chico bajo la ducha. Pero solo un momento. Enseguida salió, se secó, y se vistió el tío capullo. Y encima no se ha liado con nadie, ni nada… no sé para que le llamé entonces. NO, no fue para felicitarle las Navidades. ¿Sería porque un día me llamó y no pude hablar con él? No sé… pero vamos, si llego a saber que no tiene cotilleos, y que se iba a vestir a la primera oportunidad, pues ni me molesto. Tío capullo este… en fin.

 

Me quedé sin aire un par de veces. Esto de estar pendiente de cada ruido que hay en casa, por si mi padre se cae, o le pasa algo… ¡oye! Que es que me llevo cada susto… Tengo que dar una solución a este tema… no me parece que yo pueda seguir así mucho tiempo.

 

Un poco de música. Dedicada a Alimantou.

PD. Estoy tan tonto que me acabo de quemar en la cocina… de la forma más tonta… es que estoy un poco tonto últimamente. Vale, vale, es de siempre, pero tampoco hace falta que os pongáis así… vamos digo.