Divaguemos un rato: Navidad gay.

 

Hoy me ha dado por pensar en un tema indispensable en nuestras vidas. ¿Hay una Navidad gay?

Veo que os he dejado helados de estupefacción.

Yo no soy muy de hacer categorías, ni clasificar con denuedo, ni de adjudicar a un colectivo como el nuestro características unificadoras. Pero… es un tema que quizás haya que debatir, vamos digo, y si no hay que debatirlo, pues da igual, porque me apetece debatirlo.

Algunos dicen que hay una forma de vestir gay. A esta forma de vestir que le dan el apelativo de gay, otros lo llaman extravagantes. Da igual, solo se atienen a ese modelo el 1% de los gays conocidos, imagínate el tanto por ciento si incluimos a los desconocidos. Si llevas una pulsera malva en la muñeca, algunos dicen que es muy gay. Quizás otros digan solo que es hortera, sobre todo si no pega con la camisa, o los zapatos, que ya se sabe que hay que combinar bien los colores.

Pelis gays. Esto es más fácil, claro. Los gays ven pelis que hablen de gays. ¿No? ¿Qué me decís, que muchos de vosotros no habéis visto una peli que hable de gays? ¿Ni la de los vaqueros aquellos? Pero bueno… ¿Qué clase de gays sois vosotros?

Venga, va, pero seguro que os gustan las pelis en las que se llora mucho, en los que la chica… porque los gays nos identificamos con la chica, claro. Y sufrimos con ella, por lo malo e insensible que son los hombres. Porque los gays somos muy sensibles. Claro. No hacemos sufrir a nadie, ni nada de eso. Somos buenos, buenos. Todos esos gays con “ex” malísimos, y que les han dejado en la cuneta, por uno más guapo o alto, o con menos pelo, o con más… todo eso es falso. Somos la leche de sensibles, generosos, y nos preocupamos por los que son como nosotros. Sísisisisisi.

¿Que a ti “Memorias de África” te dejó dormido en el sofá? Vaya… me dejas sin palabras. ¿Que a ti te gusta “Rambo”, tirando de metralleta y matando hasta al apuntador? Flaseado… me he quedado de piedra.

Vale, vale, no intento hablar de libros “gays”.

Navidades.

Creo que si repasáramos los post que los blogueros gays han escrito estos días, una mayoría no les gusta nada, nada estas fiestas. Una mayoría dicen lo de que son falsas, consumistas… pero todos las viven. Solo hace falta mirar las visitas que los gays del mundo han hecho esos días a los blogs gays del mundo. Todos estaban comiendo turrón con la abuela, o hablando de fútbol con el cuñado. Quizás es que nos dejamos llevar por la corriente… Pero, por otro lado, si somos más sensibles que la media, quizás debiéramos disfrutar y vivir estos días con dedicación. Porque es un poco lo que parece que son estos días: una excusa para dar cariño, o para ver a esas personas importantes en nuestra vida que no vemos con habitualidad el resto del año. Sin olvidar, claro, a los que queremos de verdad aunque les vemos a menudo. Así pues, deducimos de todo esto, que las navidades debería ser fiesta entre el gremio gay. Quizás debiéramos pensar en cambiar el orgullo, por la Navidad. Y a papá Noel, le ponemos un traje arco iris estupendo. Por capas, además, para que pueda servir para Noruega, y para Argentina, que se ponga capas o se quite según el día que haga en cada sitio.

Se me ocurre, de todas formas, que habría que distinguir un poco entre los que tienen una cierta edad, y los jóvenes. Los jóvenes, tienen todavía a sus padres, que suelen hacer de enganche en estos días del resto de la familia. Pero cuando estos desaparecen, ese nexo se rompe, y hasta ahora, no se ha sustituido por los nuevos, por una familia nueva, con hijos, que sustituya a la familia paterna.

Una posibilidad es hacer una Nochebuena con amigos. Sí. Creando una “familia” nueva, con las personas que te encuentras y que te caen bien. Pero eso no funciona, porque aunque despotriquemos de la familia y tal, al final, que casi todos despotricamos, siempre tiramos hacia ella. Aunque sea de una forma falsa, basada en los silencios, o directamente en las mentiras. Sobre todo cuando pateamos a los que se han acercado a nosotros, y pensamos que, los que llevan nuestra sangre, aunque nos hayan despreciado, y lo sigan haciendo, aunque callen, son lo único que tenemos; aunque tengamos que bajar la cabeza, que orgullosa levantamos en otros ambientes, juzgando y despreciando a diestro y siniestro.

Estos días, escuchaba en la radio a dos gays con una edad, que suele por cierto juzgar y despotricar sobre los demás, responder a la pregunta de cómo iban a vivir esos días. Y su la respuesta tenía un tono melancólico. Porque no había familia, no había amigos libres… la respuesta era salir esa noche a buscar almas solitarias como ellos. Vivían en Madrid, eso sí. Uno de ellos hablaba de bellos efebos recogidos de cualquier bar, y bailando en pelota picada en su salón… aunque me da que esto es como lo de los cazadores y pescadores que juegan al parchís, ya sabéis… lo de como una, y me cuento 20.

Resumamos pues: Navidad gay, sería, ir bien vestidos, con colores estridentes, y un toque de cuero, con pulseras y abalorios varios; con lágrima fácil, por lo de la sensibilidad y tal. Huy, espera, que se me olvida el tema sexual… con lo activos en esa materia que somos los gays… así que hay que mojar… sip. ¡Ya está! Una orgía en la que lo demos todo, con mucha sensibilidad, eso sí, y dando las gracias y soltando una lagrimita “sensible” de vez en cuando, por la felicidad que nos produce el placer recibido y el dado, que ya se sabe que los gays somos muy generosos. Con un Papá Noel vestido con sedas arcoiris, repartiendo regalos a diestro y siniestro, caros eso sí, que como todos conocéis porque lo vivís, lo palpáis entre vuestros amantes, amigos y siempre compañeros, los gays estamos montados en el Euro.

Y para terminar la juerga, nos ponemos la peli de los vaqueros, para verla todos juntos, tirados sobre el salón, todos juntos y desnudos, rozándonos, mientras nos vamos quedando dormidos, eso sí, llorando por la bella historia de los vaqueros y las montañas y tal y cual.

Navidad gay.

Un lujo, vamos.

Uff.

 

PD. Nada, que ya esto de la navidad se acaba. Ya solo queda el cuento de navidad de este año, lleno de azúcar, hechos imposibles, y gente super buena y maravillosa. Vamos, como la vida misma. Si sois diabéticos y tal, yo os recomendaría que no lo leyerais.

 

20 pensamientos en “Divaguemos un rato: Navidad gay.

    • PFE, quizás la búsqueda de una familia nueva, o artificial como la llamas, yo no la calificaría así, pueda tener mucho sentido cuando la que te viene dada, y que muchas veces si la podemos llamar artificial, porque no está basada muchas veces más que en la sangre, no satisface tu necesidad de estar acompañado.
      no sé.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

      • Puede que tengas razón, aunque a mi me parece que la familia real, la de la sangre, aunque que le cueste, en la mayoría de casos acaba aceptando lo que cada uno es. Al menos eso es lo que veo a mi alrededor con mis amigos que tienen hijos o hermanos homosexuales.

        Cuentan que en Brasil se suele considerar más familia a los vecinos que los que lo son por la sangre, eso para mí, por muy natural que sea en aquella tierra, no deja de ser una familia “artificial”, más fundada en una relación tribal que familiar… No digo que sea mejor ni peor, sino distinto.

        El caso de Brasil al ser algo que forma parte de su cultura lo veo natural, en cambio crear un mundo gay dentro de nuestra sociedad como una etnia a parte con otros usos y costumbres no sé si es tan aceptable y me inclino a pensar que forma parte de esa automarginación a la que los gays tienen tendencia, que creo que no nos favorece en absoluto y contra la que creo que debemos luchar.

        Un abrazo.

        • PFE, veamos… tengo la impresión de que he fallado estrepitosamente al escribir este post…
          Hombre, tú tienes un entorno determinado, en el que posiblemente, hasta el posicionamiento social y político sea parecido al tuyo. Recuerdo además que una vez comentaste que, unos amigos tuyos que tenían un hijo gay, y presumían de ser muy abiertos, notabas un cierto tono “raro” al hablar del tema de su hijo y de su condición sexual. Pero eso, es una parte de la sociedad. Pregúntale a Fernando de Apoyo, el caso de alguno de los chicos que le han escrito, sobre el trato que le da la familia. Y en algún informe de LGTB de Madrid, especificaban incluso los adolescentes que eran expulsados cada año de sus casas, al dar a conocer su condición sexual.
          Pero el sentirte cómodo con tu familia, no necesariamente pasa por ser aceptado en tu condición sexual. Te puedes sentir excluido, o poco cómodo en ella por multitud de causas. Anda que no hay familias que acaban tarifando por multitud de temas: dinero, herencias, envidias… Porque no te tienes por qué llevar bien con tu familia, porque no la has elegido tú, te viene dada. La sangre… ¿qué hacemos con los chicos adoptados? Ahí no hay sangre… los nexos de unión son otros…
          Culturalmente, en nuestra sociedad, sublimamos a la familia. es el centro de nuestra sociedad. Y una determinada forma de familia. Por eso muchos tienen esos reparos a aceptar otros tipos de familia, como la formada por dos hombres, por dos mujeres, un hombre y sus hijos, o una mujer y los suyos… Y eso no supone para nada, atacar a la familia tradicional. Es simplemente abrir el campo de la definición, e intentar conseguir que cada uno busque y encuentre su sitio.
          Por eso, si uno no está a gusto con su familia, tampoco está nada mal que se cree un grupo alrededor suyo que satisfaga sus necesidades afectivas, de comunicación, de cercanía y de apoyo. Y eso, creo, bajo mi punto de vista, no tiene nada que ver con un gueto gay, ni supone automarginación, ni nada de eso. Porque creo además, que el no estar a gusto con tu familia, no es patrimonio de los gays.
          Otra posibilidad es que, no tengas familia tradicional. Y encuentres el apoyo que necesitas en la gente con la que tienes afinidad y que vas encontrando en el camino.
          Al final acabaré escribiendo otro post sobre el tema… ains.

          besos.
          muchos.
          envueltos.

        • PFE, y que conste, que en las familias puede haber muchos lazos afectivos. y de hecho los hay en muchas.
          hummmmmmmmmm

          besos.
          muchos.
          envueltos.

    • A veces, ese es el problema Peace: que la familia “de verdad” lo es todo el tiempo…
      En nuestro entorno mayoritariamente católico, la familia es un artículo de culto intocable, lo que provoca que, en el más que importante porcentaje de familias disfuncionales, se soporte sostenidamente un sufrimiento evitable.
      No tengo nada en contra de la familia tradicional… cuando funciona. Pero los vínculos de sangre no implican necesariamente afinidad y cuando esta no se da, las relaciones familiares obligadas son un sumidero de energías emocionales…
      Afortunadamente, cada vez más, somos capaces de elegir nuestro entorno personal.

  1. Estuve mas de dos semanas sin entrar en la blogosfera, y de repente me encuentro hablando de Navidad despues del tema de Año Nuevo.-

    Yo tambien coincido en que hay tantas posibilidades de “navidad gay” como individuos tomemos por separado.- Los etiquetamientos son archi-convencionales.- Ya ves que hay quien se conforma con Poner LGBT.- Otros incluyen 6 letras.- Y hay quien no pone menos de 8.-

    En cierta ocasión, un travesti se puso furiosísimo simplemente porque le dije que para mí, ser travesti era una de las tantas formas de ser gay.-

    ¿Navidad gay? No.- Simplemente Navidad, y que cada uno la pase como pueda o como le venga.-

    Un abrazo fraternal

    • Edgard, es cierto, tienes razón, la navidad que cada uno la pase como quiera o pueda.
      Pero esto es simplemente un post para ironizar sobre la navidad y sobre los gays, sin un ánimo de estudio sesudo, más bien con intención de pasar un buen rato.
      Siento haberte metido otra vez en la navidad, tú que tenías ganas de perderla de vista… Es que aquí nos quedan los Reyes Magos, así que todavía estamos en navidad… ains.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Jajajaja, sutil ironía lo de la navidad gay. Como si no nos llegase con ser gays todo el año, que cuanto más leo sobre cómo debemos ser los gays, más me parece que soy asexual! XD

    • Anda Z, serás el único que se siente raro entre los raros… si en realidad somos más lo raros… jajajajajajaja.
      me alegra que hayas captado la ironía.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  3. Navidad gay, vestimenta gay, peliculas gay, barrio gay, estilo gay, ideología gay, fe gay, ummmmmm no nos estaremos discriminando nosotros mismos? digo yo.

    Un beso cielo

  4. Yo este mes de diciembre lo he pasao en Argentina y he conocido un hombre que me ha dejao huella … es esto una navidad gay…?
    Un besitoabrazo.

  5. Pingback: Votemos el post. « el rincón de tatojimmy v.2.0

  6. Pingback: Pareja por Navidad. Llega la Navidad. | el rincón de tatojimmy v.2.0

  7. Pingback: “All I Want For Christmas Is You” – Steve Grand | el rincón de tatojimmy v.2.0

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s