Sobre “y… vuelven mis dedos” y sobre “el rincón”, ambos por tatojimmy, que soy yo.

Buenos días.

Buenas tardes.

Buenas noches.

 

Curioso, no me había dado cuenta. ¿Por qué los días son masculino, y las tardes y las noches, femenino? Deberíamos reflexionar un día todos juntos sobre este hecho.

Música divertida, para amenizar.

Si le has dado al play, ya puedes seguir.

Pues me hallo aquí, en este momento de zozobra y abatimiento… no, va, no estoy así, y no quiero hablar de cosas tan serias. Ni que fuera uno de esos intelectuales a los que quiere exterminar Thiago. Aunque él intenta disimularlo, algo de intelectual tiene. Bastante de intelectual.

Pues el otro día, hablando con un bloguero, pues me decía que es que mucha gente no se daba cuenta, cuando visitaba uno de mis blogs, que tengo dos versiones del mismo: uno “y… vuelven mis dedos a volar sobre el teclado” con mucha alegría, mucho cuerpo desnudo, mucho miembro viril, y también con mis relatos, y mis post llorones y deprimentes, que conste… Y otro blog, “El rincón de tatojimmy”, en los que solo salen de vez en cuando fotos muy artísticas de modelos muy artísticos, y por no salir en las fotos, no sale ni un culo desnudo; quizás un poco menos dicharachero, porque claro, no tiene las coñas sobre las fotos de desnudos que hay en “Y… vuelven mis dedos a volar sobre el teclado”. Y eso sí, tiene algún texto que luego no he colgado en “Y… vuelven mis dedos a volar sobre el teclado”. Para compensar. Todos bajo la etiqueta de “solo para el rincón”.

Esto lo hice un buen día, en la etapa anterior, porque J, un antiguo lector y amigo, me comentó que no podía abrir el blog en la oficina, porque… bueno, porque no quedaba muy bien en una multinacional de la abogacía y las finanzas, que apareciera un pollón de 34 cm, en la pantalla del ordenador de uno de sus trabajadores, por muy interesante que fuera lo que había escrito debajo.

Yo la verdad en un principio no caí, porque yo estaba con la idea esa que todo el mundo decía de la revista Interviú, que todos los hombres se la compraban, no por los desnudos de bellas señoritas, que muchas veces no son ni casi desnudos, pero bueno, sino por los interesantes reportajes de investigación que suele tener la revista, cosa absolutamente cierta, sobre todo los de dos periodistas dedicados a la cosa de los crímenes, Marlasca y Rendueles, que son dos de las personas mejor enteradas de cualquier crimen que se produzca en España, y de los detalles de la investigación.

Entonces yo, basado en este pensamiento, que no se pierde prestigio ni visitas por combinar desnudos masculinos y relatos o textos, pues no hice mucho caso: yo cuento cosas muy guays, muy diver, y tal (todo esto dicho con mucha ironía, no vaya a ser que mañana diga alguien que soy un poco chulo y prepotente), pues eso puede ser perfecta disculpa para perdonar la foto de dos chico que se están comiendo… pues cualquier cosa, vaya.

Pero no. Hablando con otro bloguero y amigo, me hizo ver que una cosa era el mercado de la carne femenina destinada a los machos, y otra el de la carne masculina dedicada a… los maricones. Y que definitivamente no quedaba bien en una oficina de una multinacional, un pollón del 43.

 

Y se me ocurrió hacer dos blogs: Uno para el que quisiera disfrutar de todo en conjunto, y otro para el que prefiriera poder abrir el blog en cualquier sitio, sin tener que preocuparse de tapar la pantalla, dependiendo de la foto que se me hubiera ocurrido poner en ese día. (el rincón de tatojimmy)

Y luego está, claro, las personas que se sienten molestas por los desnudos, y por las fotos de parejas teniendo sexo. No a todo el mundo gusta de este tipo de fotos. O a las personas que no les dice nada. Y me parece una postura lógica y comprensible, y digna de todo respeto. Por eso tengo un blog en donde no salen desnudos.

A parte, he notado como a mucha gente, le produce rechazo no solo ya que tenga un blog con fotos de desnudos, y no entran a ese blog, sino que tampoco visitan el que no tiene fotos porno, porque es como si perdiera credibilidad lo que escribo, o que no fuera una persona digna de respeto porque tengo un blog con fotos de chicos en pelotas. Y he notado ese rechazo, no en personas anónimas, que también, sino en supuestos amigos. Aquí, claro está, no comparto esta posición. Y en parte me jode, aunque ya me estoy acostumbrando a ello. No, miento, no me acostumbro. Algunos me han insinuado que cierre “Y… vuelven mis dedos…” Pero creo que es un blog divertido, desenfadado, que lo he creado con unas metas, y que al menos, hasta que no las cumpla, a no ser que la vida me indique en un momento determinado otra cosa, debo intentar cumplir.

Otro tema es el de que mucha gente no se atreve a comentar en un blog en el que abundan los desnudos, por los mismos motivos explicados en el párrafo anterior; parece algo degradante a muchos. A todos ellos, les invitaría a pasarse al “blog recatado”.

Así que, os recuerdo a todos que, para leerme, hay dos posibilidades:

 

El rincón de tatojimmy. Sin desnudos.

Y… vuelven mis dedos a volar sobre el teclado. Con desnudos y sexo.

 

Por cierto, ya por no duplicar trabajos, quisiera deciros que, los relatos largos, están agrupados en “El rincón de tatojimmy-historias”. Allí les podéis ir leyendo seguidos, sin necesidad de pasar de post en post. No están todos todavía, pero espero ir acabando de poner los que faltan, o terminar los que están a medias.

Venga, va, nada más.

Solo recordar que, colecciono besos, por si alguien se anima. Que ya no lo digo muy a menudo, así que me tenéis desasistido. Vale, vale, me teníais desasistido también cuando os lo recordaba.

Sip.

 

PD. Me olvidaba recordar a los VIP que saco en mis blogs, que sigo esperando su llamada para que se paguen un café.

PD1. Sigo esperando que más fotógrafos o modelos me envíen directamente sus trabajos, para facilitarme el trabajo… aquí mucho “sácame en tu blog, porfi”, pero nada de ahorrarme buscar las fotos. Hummmmmmmm.

PD2. Vale, ya me callo.