Locura pre-finde, o ayúdame a encontrar el tornillo.

Bueno… hoy toca… dejar que los dedos vuelen sobre el teclado. Quiere decir que no tengo ni idea de como empezará, ni por dónde seguirá, ni mucho menos como acabará. Es lo que se llama desparrame, divagar, pensamientos hilvanados, o “el autor está pallá”. O tornillito, tornillito… ¿Dónde te has metido?

Como estamos en plena vorágine del chico este Bin Laden, quiero empezar con mi deseo de propugnar la ejecución inmediata, sin juicio ni nada, del director de publicidad de “El Corte Inglés”. E iniciar al mismo tiempo una campaña de boicot de esta firma, mientras no retire los anuncios que tiene esta temporada. No, ni aunque deje de poner las canciones del chico este Dann, o Damn, o Giorgio, O George, o lo que sea, es posible la conmutación de la pena de muerte a los publicitarios. Es más, no solo el jefe de publicidad, sino también a todos los creativos que han participado en esta campaña. Todos merecen ir al paredón. Y como decía la canción… “La hoguera, la hoguera”. Y quiero que se transmita como la muerte del chico este, Bin Laden. Y yo ocupando el sitio del chico este, Obama. Prometo poner la misma cara que él. Y nada, sin publicar las fotos de la ejecución.

¿Ha quedado claro que no soporto esos anuncios? Es que apago la radio cada vez que suenan. No, no, Carlos, no rebajo la sentencia, ni el modo de ejecución. Que no Pepe, que no. Los soldados esos preparadísimos… ¡¡A por ellos!! Nada de inyecciones letales, ni nada de esto.

No.

¡¡He dicho que no!! La hoguera, la hoguera, la hoguera es lo mejor.

 

Relajemos un poco la tensión. Respiramos hondo, despacio… ¡Joder otra vez suena!

¡¡La hoguera, la hoguera!!

Necesito relajarme. Está claro. Creo que me voy a ir de finde. ¿Madrid? Bien, Madrid. Se aceptan invitaciones para tomar un café. Mi mail está en el lateral. ¿Eres guapo? Mándame un mail. ¿Eres interesante? Mándame un mail. ¿No te gustas pero eres divertido? Mándame un mail. ¿Te pirras por mis escritos? Mándame un mail. ¿Te pirras por mis huesitos? Vete a mirártelo, pero mándame un mail también. ¿Te sobran unos duros para pagarte un café? Venga, va, mándame un mail. ¿Eres guapo, joven, interesante, rico, divertido y quieres casarte conmigo? No te cortes, mándame un mail.

Sí, necesito relajarme un poco. Porque mira, estoy estresado. Papá me estresa. El trabajo me estresa. La televisión me estresa. Preparar el viaje, me estresa. Mis jefes me estresan. Las obras en la A-1, me estresan. Qué no me toque la primitiva, me estresa. Qué no me quiera pagar un café Simon Nessman, me estresa. Que no me pague un café Mario Casas, me estresa. O Pablo Rivero, tampoco me quiere pagar un café. ¡Estoy estresado! Y que no me quieres pagar tú un café, eso ya me pone literalmente al borde de un ataque de nervios.

Creo que habrá que ponerse un poco serios ¿no? Y respirar hondo.

Respira conmigo.

Inspira.

Expira.

Inspira.

… (estamos serios)

Expira hombre… que ya estás casi morado…

Vale, ya hemos estado serios mucho tiempo. Y no podemos seguir así, en estos tiempos de campaña electoral. Nada de seriedad o moriremos ipso facto ¿Que no has notado que estamos en campaña? ¿Qué llevamos desde el 1978 en campaña? Que no hombre, que eso nos parece el resto del año, pero estos días son para que comprobemos que, todavía puede ser peor que hace 6 meses. Y ¿Alguien sabe lo que proponen nuestros candidatos a alcalde, o a presidente de comunidad? Sabemos lo que han hecho mal los que han estado antes, o lo que han hecho bien, dependiendo de quien dé el mitin. Sabemos lo que hicieron mal los anteriores, y los anteriores de los anteriores, o lo bien que lo hicieron. También depende del punto de vista del que esté en el cartel. Sabemos las excelencias del fotógrafo encargado de las fotos de campaña. Sabemos el ángulo mejor de cada uno de los candidatos, el cual ha elegido el director de campaña, uno que no se presenta pero que en realidad es el que manda. Sabemos sus sintonías, por lo menos las de dos partidos. Porque chicas, chicos, las de los partidos minoritarios, no las sabemos. ¡Ja! Porque ahora, los chicos esos que vigilan a las elecciones, esa Junta Electoral Central, ha dicho que las televisiones privadas deben dar información electoral con cronómetro en mano, dependiendo de los resultados de las elecciones anteriores. Así que, si quieres saber lo que piensan los otros, pues ¡Búscate la vida! ¡Que nadie te dijo que esto fuera fácil! Algún mal follado, pensará que esto es una idea de los partidos predominantes para que ningún recién llegado les quite el cocido, que ya se sabe que estamos en crisis. Pero va, eso es porque está mal follao. Porque además, ya se sabe, que el poder judicial es completamente independiente del poder legislativo y ejecutivo. Que los jueces, no se dejan llevar por su ideología a la hora de tomar decisiones. ¿O no te habías enterado?

Creo que voy a hacer… se me acaba de ocurrir, unas elecciones particulares. Sip. Van a ser… tchan tchahnnnnnnnn

las elecciones del Rincón”.

5 chicos. 5 modelos.

O actores.

Guapos, estupendos. Por lo menos nos alegraremos la vista.

Podéis hacer vuestras propuestas. Si no las hacéis, elijo yo, que ya me se eso de que os cuesta mojaros y comentar. Y al que gane, le proclamamos alcalde de algo, o presidente de alguna comunidad.

Las elecciones del Rincón

Próximamente en esta misma pantalla.

Así que preparaos para votar.

Y colorín colorado, este post se ha acabado. Han quedado muchas cosas en el tintero, aunque la mayoría ya se me han olvidado. Hoy os he dado trabajo, muchas cosas por las que escribir un mail, o que comentar. No seas cutre, y hazlo. Yo, cuando leas esto, si es 7 u 8 de mayo, estaré fuera. Pero os tendré en mi cabeza y en mi corazón.

Lucas… ¿No te lo crees? ¿Qué no te crees que os tendré en mi mente? Como eres desde luego… en fin.

PD. Pero Gonzalo. Manuel… ¿De verdad que no habéis oído a Georgie Dann  en la publicidad de “El Corte Inglés”? La hoguera, la hoguera, la hoguera.