Como en las pelis.

¿Os acordáis de “El día de mañana”? Es una peli de catástrofes de hace algunos años, en la que trabajaba vuestro vaquero favorito, Jake Gyllenhaal, (el mío era el otro) y Dennis Quaid y Austin Nichols. Si recordáis el principio de la película, y veis algunos días los telediarios, la verdad es que hay una cierta semejanza.

En una de las primeras escenas, se van sucediendo cortes de los informativos de distintas partes del mundo, en los que en cada uno de ellos se informa de un desastre natural. El clima está cambiando, y todo se encamina a una debacle de dimensiones extraordinarias.

Si resumimos las noticias que han abierto los telediarios en los últimos tiempos, vemos:

Australia, inundada. Y menudas inundaciones.

Colombia también, con las mayores inundaciones de su historia. Una situación terrible además para un país que no tiene grandes infraestructuras. El otro día su presidente, decía que lo peor estaba aún por llegar.

El terremoto de Haití.

Japón… qué decir de Japón. Que estamos aún todos pendientes de las centrales nucleares, pero que el maremoto posterior al terremoto, uno de los más potentes de la historia, ha dejado en el camino 20.000 vidas, en el país que mejor está preparado para estas contingencias. Creo que de hecho, el terremoto no mató a casi nadie. El maremoto fue el que destruyó todo a su paso. Y siguen sucediéndose día sí, y día también, terremotos de magnitudes superiores a 6, que en otras partes del mundo serían devastadores.

En Italia, una montaña se corrió entera, debido a las condiciones meteorológicas. Era impresionante verlo.

Las inundaciones del norte de Europa este año. Y esas nevadas en USA, como casi nunca se han visto.

El volcán ese que paró el tráfico aéreo hace unos meses.

Las inundaciones en el sur de España. ¿Cual es ese pueblo que este año se ha inundado 5 veces en un par de meses?

Las convulsiones que tienen lugar en muchos países ahora, Libia, Siria, Egipto, Irán, fíjate como vamos en Afganistán… Cuidado con Argelia…

Y llega Lorca. Y se mueve la tierra. Se caen torres de iglesias que llevan siglos ahí, desafiando a la falla que es la culpable de esos movimientos de tierra. Miles de personas durmiendo al raso, gracias a Dios, las pérdidas humanas no han sido elevadas, aunque cada una de esas muertes, llevan implícitas, una tragedia personal y terrible para un montón de personas que les querían.

Yo creo que con una semana de informativos de ahora, podríamos hacer las primeras escenas de la continuación de esa película.

Algo está pasando, queridos todos. Quizás el fin del mundo se aproxima. Quizás los mayas tuvieran razón, y nos quede 4 telediarios, y encima lleno de terremotos, volcanes en erupción, hielos, tsunamis, inundaciones, sequías, guerras…

Podríamos hacer una historia con estos mimbres. Una de supervivientes. Una pequeña comunidad, que sobrevive, y que debe levantar un nuevo mundo. Sería interesante comprobar en esa historia, lo que los protagonistas elegirían para que perdurara… ¿Sería Belén Esteban? ¿O el chico este Punset?

A lo mejor repetirían en sus videos, una y otra vez el último programa de Sálvame. O “Pan Negro”, la película. O “La legión del Águila”. Que dices, que sería ¿Torrente? O a lo mejor sería “El acorazado Potenkim”. O “Fresas Salvajes” de Bergman. Estas dos últimas serían una sorpresa absoluta.

No digo nada más. No quiero asustaros tampoco. Mirad lo que cuesta la gasolina. Mirad esos movimientos, de momento tímidos que aparecen en los países ricos de la Unión Europea, que se oponen a ayudar a los países europeos con problemas. Fijaos en esos fondos de inversión en los que hemos encomendado nuestro espíritu, dejando que nos presten dinero, y poniendo ellos las condiciones. Eso puede llevarnos al abismo, si esos pocos fondos, se ponen de acuerdo y no nos prestan más dinero. Y que lo hagan con USA, con los países europeos…

Repito no quiero asustaros… pero…. en fin.

Creo que apuntaré estas ideas para una próxima novela.

“Los 1000 desastres”, la titularía. Vale, es solo un titulo provisional.

¿A que os habéis quedado acojonados? No hombre no, no por el título provisional de la novela, sino por la trama.