Foto-periodismo. Indignados en Burgos. Y otras cosillas.

Se me acumulan las tareas. No sé como voy a hace para escribir todo lo que me apetece, lo que se me ocurre, o los compromisos que voy adquiriendo.

Debería hablar de la noche blanca en Burgos. Es el próximo sábado. Una prueba de lo que puede ser si nos dan la capitalidad europea para el 2016. Creo que será una noche maravillosa, llena de más de 100 propuestas culturales. Una gozada. Ya os contaré, si es que no me voy de viaje, que cabe esa posibilidad.

Debería hacer el meme-premio que tan amablemente me concedió Kotei. Calma, que lo haré. Y algunos ya podéis ir poniéndoos nerviosos, por si os lo paso. Aunque también cabe la posibilidad de que lo hagan unos comentaristas comodones que tengo, que no tienen blog… es una posibilidad interesante.

Y también debería hacer el resumen de mis post recomendados, que ya hay diez, y toca citarlos y hacerlos protagonistas. Encima que Thiago ya me hizo los carnets… ains.

Pero hoy, debo dar salida a mi segundo trabajo: el fotoperiodismo. ¿Qué no sabíais que era mi segundo trabajo? ¡ah! Ahora que lo pienso, yo tampoco lo sabía. En fin.

El domingo me decidí y me fui a fotografiar la concentración de “los indignados” de Burgos, que no todos están en la Puerta del Sol de Madrid, o en la plaza Catalunya de Barcelona. En Burgos también hay. Modestos… pero haylos.

 

 

 

No voy a mentiros y decir que estoy de acuerdo con todas las propuestas que hacen estos grupos de indignados. Y que conste que yo estoy indignado con muchas cosas. Mucho de lo que proponen, ya ha sido probado hace muchos años en algunos países del este de Europa, y no tuvieron demasiado éxito. Otras muchas son propuestas “soñadoras”, imposibles de llevar a cabo, salvo que nos salgamos de todos los foros, de la Unión Europea, del FMI, y poco menos que nos hagamos autosuficientes. Pero sí que me parece que una gran parte de su malestar, y de las razones que les lleva a ello, las comparto en gran medida.
Me parece que muchos de nuestros políticos tienen muchas cosas que reprocharse. Y algunas actitudes, son manifiestamente mejorables. Pero son personas a las que votamos. Camps, por ejemplo, ha obtenido un éxito en las urnas sin precedentes. Deberían preguntarse sus contrincantes lo que hacen tan mal, pero rematadamente mal, para que una tras otra, este señor cada vez que hay elecciones, aumente su ventaja. Y lo mismo de otros personajes que andan por ahí. Son de todos los partidos, incluido Izquierda Unida. Así que no creo que nadie pueda rasgarse las vestiduras. Pero en este tema, con jugar al “y tú más”, lo arreglamos todo.

Tienen razón, bajo mi punto de vista, en que sería conveniente modificar la Ley electoral, para hacer la representación más justa. Y la de dar más opciones a esos partidos pequeños, que intentan dar otro punto de vista a la situación de nuestro país. Eso no quita para que esta democracia, sea una democracia. Es mejorable, pero las personas que votan, lo hacen ejerciendo su derecho. Y su opinión me merece también mucho respeto. Aunque no esté de acuerdo con gran parte de ellos. Leí en algún sitio, que, algunas personas no deberían tener derecho a votar. Me pareció que se referían a personas de baja formación. Eso me parecería sencillamente una postura indefendible, salvo que fuera de broma, claro. Porque mañana ese grupo de expertos, de Dioses que deciden quién puede votar o quién no…  ¿en dónde ponen el límite? Podrían decidir que los gays no voten, porque están enfermos. No estaríamos de acuerdo ¿verdad? Pues igual con las personas que no tienen la mejor formación del mundo. Por cierto, muchos genios no acabaron casi ni los estudios primarios. ¿Estarían esos entre los que no pueden votar por no haber acabado la primaria? ¿O hay que leer a Whitman para poder elegir a quien nos gobierne? Y eso vale para los gobernantes. Los hay con mucha formación que lo han hecho de pena, y otros que solo con sentido común, y con acierto a la hora de rodearse de un equipo, y lo han hecho muy bien.

Escuchaba a una señora detrás de mí, al paso de la marcha, que decían: “Ves, todas putas y gitanos”. Me salió una carcajada… no lo pude evitar. Creo que se sintieron incómodas. Es una simpleza, quizás, de gente que no entiende las cosas que pasan y necesitan darse a sí mismas una explicación. Y ya se sabe que las putas y los gitanos, tienen la culpa de casi todo lo malo. Y encima, si casi no había ni rastas… ains. Se notaba que la señora no ha visto muchas putas, ni siquiera muchos gitanos. Por cierto, recuerdo a un chico que me encontraba en el autobús y que llevaba rastas y pañuelo a lo pirata que estaba… ufffff, como estaba. Creo que ya no lleva rastas, pero sigue estando muy interesante.

Me gustan estas protestas, aunque no esté de acuerdo con parte de su ideario. Me gusta que puedan gritar, y que puedan debatir en la calle sus propuestas. Y sin romper nada, o sin pegar a nadie. Y que cada uno diga lo que piensa. Eso es la base de la libertad. Eso sí, hay que recordar también que, los vecinos de las zonas de protesta, tienen sus derechos también. Y los comerciantes también. Así que quizás es un tema que en ciertas ciudades, si las protestas de alargan, deban tener en cuenta este tema.

En Burgos, según la prensa, iban asistiendo unas 3000 personas. Una manifestación de esta magnitud, muy pocas veces se ha conseguido en esta ciudad. Es algo reseñable. Eso sí, el domingo, a mí no me pareció que había tantas personas, ni siquiera incluyéndome yo, que ya se sabe que valgo por diez, aunque sea por el tamaño. Con la mitad, me parece que ya estaba bien. Aunque luego en el periódico siguieron diciendo que eran 3.000.

Estos días escucho muchas cosas sobre este tema. Reconozco que cada vez me siento más raro entre los raros. Nadie me convence. Es que además, en general muchas de las cosas que se dicen, me parecen verdaderas patochadas. O mejor dicho, cosas que se dicen con intención de manipular a la gente. Que de eso hay mucho en los medios de comunicación, no solo en la política.

Nos olvidamos que todos los medios, tienen unos dueños. Y tienen unos intereses económicos. Y algunos de ellos, además, tienen ideología. O sea que, de una forma u otra, casi todos llevan las cosas a su terreno, al que más les conviene. Unos lo hacen de forma descarada, y otros de formas más sutiles. Lo hacen hasta los que son más próximos a lo que nosotros opinamos. Y nos olvidamos que a los tertulianos, les pagan por opinar de todo. Y que cuanto más juego den, más subirá su caché. La provocación es lo que se lleva. Y vence el que grita más, y la diga más gorda.

Pero una cosa que en Burgos al principio creí que era una maldad de algún miembro del PP, luego lo vi confirmado, así que pedí perdón mentalmente (PP perdóname porque he pecado – dicho dándome golpes en el pecho y mirando implorando al cielo). Se decía que en las marchas de Burgos, se veían a conocidos dirigentes de partidos de izquierda. Y en activo, no vi ninguno, es cierto, pero caídos en desgracia, un par de ellos. Que son personas como los demás… pero que habiendo perdido la poltrona porque vinieron unos más jóvenes (y guapos) a sustituirles y mejorar resultados, por otra parte catastróficos, y habiéndose enfadado mucho por ello, que vayan en la marcha, digamos que ponen etiquetas a las protestas, y al resto de los manifestantes. Y entonces, ya no parecen tan apolíticas, como quieren demostrar. Y yo creo que al menos en un principio, lo son. Son apolíticas. Sin etiquetas. Pero… no es como se empieza, sino como se acaba. Es algo que no se puede controlar, porque sería además injusto. Y por otro lado también están los que se quieren apuntar al carro para hacer méritos. Y eso, la posibilidad de que se le vaya poniendo una determinada etiqueta, puede marcar el futuro de las protestas, de por sí ya incierto. Creo que quedan unos pocos días de protestas. Mañana posiblemente, no hablará de ellos casi nadie. Y pasado, será un buen recuerdo. Ojalá me equivoque.

Me estoy dando cuentas que como casi siempre, esto ha quedado un poco cajón de sastre. Pero es lo que hay. O me cogéis como soy, o me dejáis morir de inanición. ¿Qué ya me estáis matando poco a poco de inanición y olvido? Jo… como sois… si yo soy muy majo y bueno… Pero creo que otro día volveré al tema. Hay otras muchas cosas que me apetece decir sobre esto.

Lo de hacerse preguntas continuamente es lo que tiene. Encima que no suelo encontrar respuestas. Y no suelo estar de acuerdo con casi nadie. Y tener asco… sí, estaba buscando una palabra más suave, pero me apetece ser contundente… asco a las personas que se creen superiores a los demás, y hablan como si fueran dioses hechos hombres.

Pero que quede claro que, Burgos también existe. Y que aquí, también hay indignados. Y no pocos… no. Yo estoy indignado por ejemplo. Y mucho.

  

PD: Ahora que veo el vídeo del día anterior, definitivamente, el domingo hubo mucha menos gente que el sábado. Iba a colgar más fotos, pero hoy la verdad es que suben tan despacio que me he desesperado y lo he dejado.