Cosas de gays: televisión y cine, con algunas letras.

Hay artistas que son denostados por una gran parte del público, pero que tienen muchos seguidores. Y algunos hasta presumen de ello. Falete es un caso claro. Hace poco tiempo, creo recordar que se paseo por los platós de televisión contando sus amoríos acabados en engaño con un chico que, al final, no quedó muy claro si ni siquiera era gay. Planeó durante el caso la posibilidad de que todo hubiera sido un montaje para salir en los medios. Ahora Falete parece que quiere postularse para representar a España en Eurovisión.

Uffffffff. Casi mejor que ni se celebre el festival del año que viene, porque si al final nos representa, ya lo tenemos ganado. Lo que no he escuchado ni leído es si irá con su nuevo novio o no. Vale, no sé ni si lo tiene. Pero ahora que lo pienso, podrías ser una idea que hicieran una canción estilo Pimpinela. Yo creo que así, los gays del mundo, tendrían un nuevo espejo en el que verse reflejado, y vivirían mucho más tranquilos consigo mismos.

Epi y Blas.

Son gays está claro. No se dice, nunca se ha dicho, pero vamos… es la típica relación entre dos hombres que viven juntos, y sobre los que el vecindario no pregunta. Es como la relación que tenían los protagonistas de “Un hombre soltero”, que mantenían una relación en una casa de cristal, a la vista de todo el mundo, y nadie preguntaba. Como decía el profesor, “somos invisibles”. O como el lema ese que hasta hace poco regía al respecto en el ejército americano: no cuentes, no preguntes, o algo así.

Ahora proponen que salgan del armario. O que directamente se casen. Estaría bien ¿no? Epi y Blas, ante el alcalde de NY, o ante Gallardón, por qué no, casándose. Peggy sería la madrina, y el Monstruo de las galletas, el padrino.

Un hombre soltero es una de las películas con temática homosexual mejores en los últimos años. Y es una película de género rara, porque no tiene sexo entre la pareja protagonista. Vale, tiene algún desnudo, pero recatado, que a Nicholas Hoult solo se le ve el culo. Una pena, por cierto. Ejem.

Y es raro, porque creo que se puede afirmar que son pocas las películas gays que no tienen sexo. Algunas incluso muy explícitas. ¿Es esto necesario muchas veces? ¿O se fuerzan los guiones para ello? Recuerdo ahora esas películas antiguas, bueno, y no tan antiguas, en las que el protagonista estaba solo en casa, o se levanta después de tener sexo con la chica del bar de la esquina, y se tapa los genitales con la sábana. ¿Pero si acabas de follar con ella! ¿Ahora te vuelves pudoroso? Quizás en algunos casos hemos pasado al revés, a que el protagonista se va a miccionar (iba a poner mear, pero me ha parecido muy vulgar), y para ello se desnuda completamente y se toca su miembro. O, otra cosa curiosa, ahora en las pelis, todos duermen desnudos. Nadie usa pijama, como mucho un erótico bóxer que le sienta como un guante. Yo me alegro, porque para que mentir, a parte que a estas alturas no me iba a creer nadie si dijera lo contrario, me gustan los cuerpos bonitos de chicos. Y me gusta verlos. Y los no tan bonitos… ains. Una vez, compartía habitación con un amigo. Me decía así como para justificarse que a él le gustaba pasearse en calzoncillos, que si molestaba. Yo le contesté que, si a él no le gustaba que le mirara, a mi tampoco que se paseara en gayumbos. Así que él se paseo, y yo miré. ¡A mí con estas!

Pero, y volviendo al hilo, ¿Es necesario tanto sexo, o tanto desnudo, en las películas o series gays?

Alguien me dijo una vez que si quería publicar un libro en una editorial especializada en este sector, debía incluir escenas de sexo. De hecho una vez en una librería de Madrid, cuando pregunté sobre algún libro para que me recomendaran, todo iba en relación a la cantidad de sexo que llevaban las obras.

Viene al caso, porque en Inglaterra, han cortado una escena de sexo casi explícito en una serie famosa, Touchwood. La serie se emite en horario de máxima audiencia, y en abierto, claro, es la BBC. Se justifican diciendo que no era necesaria la escena para el desarrollo de la historia. ¿O es que molesta por ser una escena entre hombres?

Otro día os hablo de un estudio sobre la promiscuidad en las relaciones, que han hecho en alguna Universidad, y sobre su repercusión en la felicidad. Bueno, ya sabéis que estamos en verano, y es época dada a estudios y encuestas, y esas cosas. Hay que llenar telediarios, y periódicos. Y blogs… jajajajaja.

Me recordáis este tema, si eso.

Por cierto, si os queréis pasear por mi blog en ropa interior, o desnudos directamente, lo podéis hacer. Si eso, me enviáis las fotos, para publicarlas.