Unos besos. Para ti.

Sí, para ti.

Para que no te sientas tan solo, si es que te sientes así. Para que sientas un poco del cariño que todos te tienen. A ti, sí.

No, no nos conocemos, tranquilo. Y posiblemente nunca lo hagamos. Pero eso es lo de menos.

No es mucho, o sí, depende de cómo lo quieras ver, y sobre todo, de como lo quieras sentir.

Unos besos.

Espero que te hayan gustado.

Y recuerda que estos chicos que se besan, también están ahí, contigo. Y cientos de miles que no han salido. Y millones más. Y piensa que mañana, tú serás uno de ellos. Y te besarás con un chico que te quiere, al que quieres, que te comprende, y al que comprendas.

Recuérdalo. Y sobre todo, créetelo.

Este post es para ti.

18 pensamientos en “Unos besos. Para ti.

  1. Ay… Gracias.

    Qué bonito. Yo necesitaba esto. Me han llenado de dulzura tus palabras; quizá mas que las imagenes.

    Que loca es la vida de algunos. Yo tengo 29 años, me gustan los chicos mas que nada, y nunca le he dado siquiera un beso a uno de ellos en todo este tiempo. Mira si es difícil… ¿O seré muy exigente en mi búsqueda… o será que nunca he buscado a nadie… o habrá que salir del closet primero? Porque: si Mahoma no va a la montaña para nada, ni se asoma, solo camina por los llanos, sería menos coherente esperar que la montaña vaya corriendo y se cuelge del cuello de Mahoma encajándole un beso… Además, es difícil que la montaña sepa que Mahoma es gay si él nunca lo confesó, no tiene la bola mágica… pobre montaña (o monte, en este caso…) Estoy confundido… jajaja.

    Prefiero tomarlo con humor hasta que llegue ese día. Algún día, espero.

    • Mackandal, seguro que llegará…, vamos, vamos. Te darás uno o dos o cientos de besos con alguien maravilloso.
      Hombre, lo del closet… no creo que haya que colgarse un cartel anunciando tus gustos sexuales, pero… creo que algo que habrá que hacer… conocer a algún chico o algo… Ese filósofo que estudiabas, mejor no… y Robbie, me da que tampoco… pero ya verás… triunfarás, y espero que me lo cuentes… sisisisisi.
      Así luego escribo un relato sobre el tema… jijijiji.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

      • ¡Jajajaj! Gracias por el buen ánimo, amigo. Me hace bien la gente como tú.
        Ese filósofo era homosexual y bastante guapo, por cierto. Claro que murió hace muchos años; y a mi la necrofilia no me sienta muy saludable (para decirlo en tono Español).
        En cuanto a Robbie… que dulce eres en decir: “Robbie, me da que tampoco…” jajaja; si por supuesto que TAMPOCO, aunque él fuese gay y viviese pegadito a mi casa, y trabajase conmigo, y hasta si fuese ciego y huérfano mis posibilidades serían nulas contra semejante belleza. Pero que tierno eres en hablarme de ese modo.
        No es que me considere feo, solo quiero ser ubicado. Robbie es y será un amor platónico, debo olvidarlo. Y es que Robbie… Ay, olvidé que debo olvidarlo… mi psicólogo dice que repita esta frase al menos 100 veces al día…

        Jajajaj, muchos besos dulce amigo!

        • Mackandal, a ver… o sea que crees que Robbie, solo mira la belleza cuando busca pareja… No te consideras atractivo en el aspecto físico, ya veo. Pero parece que nadie va a ver en ti esas otras virtudes que seguro tienes, y las físicas, habría que verlo.
          Entonces yo que hago. Me retiro a un convento o me pego un tiro, porque yo si que soy nada atractivo físicamente.
          De todas formas, Robbie se lo pierde. Nadie le iba a hacer tan feliz como tú, seguro. Una pena que esa Cristina… en fin. ¡Ves! Robbie no es perfecto.
          :p
          Nada, te voy a ayudar a olvidarlo: no lo vuelvo a sacar en el blog.

          besos.
          muchos.
          envueltos.

    • PFE, nada, me alegro haber acertado.
      Ya me contarás que tal con tu chico, si emuló a estos de las fotos, o se quedó corto. Para echarle la bronca si eso.
      :p

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Gracias Tato , las fotos son preciosas, me ha encantado verlas. Me han recordado lo mucho que me gustan los besos , esos besos que se sienten de verdad , los que significan màs que el impulso del momento, esos que se hacen inevitables tras una mirada y que aún después de terminar permanecen.

    Muchos abrazos y besos

    • Ains, pucho, después de leer este comentario, que sepas que me sentí mal por no tener a nadie a quién besar de esa forma que describías… uffff.
      Que sepas que me has convencido.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

      • Bueno Tato, pues lo mio no lo envidies , que yo hablaba de recuerdos más que realidades , pero…como la vida sigue, y se renueva cada día , me da que para los dos quedan muchos besos como esos a la vuelta de la esquina 😛

        Muchos abrazos y besos

        • pucho, te juroq ue hoy no he dejado de dar vueltas en las esquinas, y nada… nada de nada.
          Ya me contarás como lo haces tú… lo de las esquinas digo.
          :p

          besos.
          muchos.
          envueltos.

  3. Hace varios años Lennin escribió que el imperialismo era la fase superior del capitalismo. Y estaba muy acertado en su ilustración cultural. ¿Qué tiene que ver esto con lo que hablábamos antes? Bueno: todo.
    Este fenómeno va acompañado de una cultura universal/imperial: muerto dios, el hombre ha abandonado esa vida basada en el pecado, el ahorro y el sacrificio, para empezar a ser libre y vivir según sus propios deseos. Aunque claro, esto hubiese sido lo deseable…
    Lo que introduce la secularización es un reemplazo, no una liberación: dios por mercado. Creo que no es una novedad para nadie decir que estamos atados al mercado y a las industrias culturales que produce el mismo. Esto fue conduciendo al desarrollo de los placeres hedonistas. Viajar por el mundo, tomar fotografías, disfrutar de un buen plato de comida. Para el nuevo burgués el sexo comenzó a salirse de los largos vestidos… Y todos estos placeres se fueron sofisticando (no había tantas tiendas exclusivas de objetos sexuales en Buenos Aires hasta hace diez años).
    Si hasta el siglo XIX, y mediados del XX, la consigna era cultivar la esfera interior, en nuestros “días de posguerras” la industria gastronómica, turística y la cultura o culturas sexuales han modificado este esquema /y al sujeto/ sustancialmente. No es que ha dejado de importar la poesía en la post-punk life, pero a un poeta parece que preferimos un cuerpo de gimnasio, una figura espléndida y jóven (no importa si solo sabe hablar de trivialidades). Esto que digo no es nada nuevo. No quiero hacer un sermón, pero nadie es ajeno a todos estos fenómenos, nos atraviesan con una fuerza publicitaria, y se naturalizan de modo tal que dejamos de verlos como tales. Es importante mencionarlos, aunque yo sea un mal Quijote: nadie lo haría de forma mas apasionada que Max Horkheimer en Crítica de la Razón Instrumental.
    Poco a poco importa menos la “dimensión interior”, como aspecto ético-solidario, da lo mismo. Esto va acompañado de un proceso de deshumanización, que es lo que mas entristece. Y es la expliación sociológica de la frase que muchos viejos repiten, seguramente también en España: “Se han perdido los valores”.

    No es que haya valores eternos, pero es muy probable que a este chico:

    no le interese este chico:

    Él no lo ha visto (aunque lo haya visto) y nosotros tampoco. Y parece que, en la instantaneidad de nuestra vida de no-reflexión, de música electrónica y superficial, nunca lo vamos a ver.

    Dejando de lado estos asuntos, yo no me considero feo, aunque tampoco soy uno de los modelos de tu blog. Cuando era pequeño era un niñito al que todos se detenían a toquetear: cabellos rubios, ojos celestes, sonrisa picaresca. A partir de mis 25 años, dados mis estudios y el poco tiempo que designo al ejericio físico comencé a engordar, no hasta llegar a una obsesidad mórbida, claro, peor tengo varios kilos de más; y lo peor es que he perdido mi cabello desde entonces. Me miro al espejo, como en la canción de Pedro Guerra, y veo poco de ese hermoso niñito, al que mi madre vestía con tiradores rojos como para posar en la tapa de una revista.
    Como habitante de un mundo hedonista /y egoísta/, no voy a negarte que esto me tiene bastante preocupado, mas aún cuando la belleza masculina es tan significativa para mi. Pero quiero luchar para que esta cultura universal no se imponga sobre mi, y me termine preocupando mas mi cuerpo que las condiciones de vida del muchacho de mi última foto.

    …Ay… Perdona. Soy un charlatán. Es lo único en lo que me parezco a un “argentino”. Siempre copio lo malo de cada cultura… Te mando un beso, hermoso chico feo.

    • ¡Oiga Vd. Mankandal! me gustó su discurso. Así que nada de charlatán.
      Casi… sabes creo que escribiré un post un día sobre todo esto que has contado aquí. Sobre la belleza, sobre el mercado, sobre todas esas cosas.
      No te dejes ganar por el afán de la belleza. Sabes… la belleza está bien, y un cuerpo estupendo, y un miembro viril gordo, largo, bello en su erección y en su placidez también… pero sabes, cuando luego llega una pareja, y convives o tienes una relación, pues con su cuerpo pasas un rato, lo miras, lo lames, tienes sexo… pero el resto del tiempo te encuentras con su entendimiento, con su bonomia, con su cultura, sus ganas de aprender, y sus ganas de enseñar. Hablas de la tierra, del mar, del cine, de la literatura, del fútbol, del baloncesto, de poesía…
      En fin.
      Ya hablaremos del tema. Me lo recordás, si eso.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s