El derecho a elegir. ¿Los feos podemos?

El otro día veía un mediometraje francés que se llamaba “Devotée”. Trataba sobre la búsqueda del amor y del placer sexual de un hombre que no tenía ni manos ni piernas. Un medicamento que tomó su madre mientras estaba embarazada, le hizo nacer con malformaciones. Él se arregla bastante bien con su vida, sus prótesis y demás. Pero… está solo.

El sexo no es un problema. Siempre están los chaperos, y la gente que tiene como fetiche hacerlo con personas de estas características. Pero… en general estos últimos, van a satisfacer solo su placer.

Aparece un chico guapísimo que parece que es distinto a los demás. Hablan por MSN mucho, y al final se decide a ir a su pueblo. Tiene un cuerpo maravilloso, y recorre a pie una gran distancia para llegar lo antes posible a la granja en dónde vive el protagonista. Llegan, toman algo, y al catre. Lo hacen… y cuando el chico maravilloso y estupendo enciende su cigarrito, el otro le pregunta: “¿Y yo?”.

El otro le mira sorprendido. Estaba tan centrado en su placer que ha pensado que era el mismo que el de su partenaire en ese momento. Pero no… “No me has besado” dice el otro. Y otras muchas cosas que le va diciendo que le hubieran gustado.

El otro le mira en un primer momento como diciendo: “tío, que yo soy estupendo, soy guapísimo, joven, tengo un cuerpo de infarto… ¿No es suficiente? ¿Crees que vas a encontrar alguien mejor?” “Si te estoy haciendo un favor, hombre”, dice con su mirada el chico guay.

– Hablando por MSN contigo parecías distinto a los demás. Las cosas que decías… pero veo que eres como todos.

Duermen.

El chico piensa. Le da vueltas al asunto. Intenta… pero no… al cabo de un par de días, coge su mochila y desanda el camino del primer día. Seguro que iba enfadado porque un tío inválido y feo, y mayor, le había rechazado a él, guapo y estupendo. Y ciertamente estaba estupendo.

Porque a veces parece que los feos o los gordos o los viejos, no pueden elegir. Parece que nos tenemos que conformar con cualquier cosa, con las migajas, con los que quieran cargar con nosotros. Tenemos que decir que sí al primero que nos diga “¡hola!”. Porque somos una carga, para que negarlo. ¿A que sí?

Una vez un amigo me dijo algo así. Que claro, era muy difícil que lo que yo buscaba llegara. Debió ser aquella vez que conocí a un hombre que parecía me hacía ojitos. Pero… no me llamaba la atención en ningún aspecto. “¡Es que claro, pides mucho!” Entonces aunque ese hombre no me gustara, como no tengo otra cosa ¿debo decir que sí?

Claro, luego hay otra pregunta. ¿Solo o mal acompañado? Quiero decir que si yo mañana a lo mejor debo elegir entre juntarme con alguien que no me gusta, o quedarme solo, y morir en mi mecedora, calentado por el sol de otoño que se cuela por la ventana. Y cuidado, porque esta pregunta, las respuestas posibles, yo creo que son igual de respetables: aquél que se junta con otro porque necesita estar acompañado, y aquel que espera a una persona que le guste.

En la película que os digo, al final acaba bien, o al menos con esperanza. Pero… es curioso, porque encuentra a un hombre que tiene también un problema, y que se siente por ello solo: tiene un miembro viril muy grande. Creo que hay en esto un poco de coña marinera… pero bueno. Aunque tomando el miembro viril como un problema cuando es grande, y sin ver un cierto sarcasmo en la situación, podríamos colegir del escenario propuesto, que los raros, solo pueden encontrar algo entre los raros. Aunque una de esas rarezas, para los mitos, sea considerado el sumun de la suerte.

Aunque se me ocurre otra pregunta: ¿Quién no es raro?

Repito, en la peli acaban con rayo de esperanza. Yo, me voy a una cueva perdid

Por cierto, estos días sueño con mi príncipe azul, así que estoy esperanzado. Lo único, joder, que si lo veis, que le deis mi telefono, para ir andando camino… porque estar está… si supierais lo nítido y bien que lo veo en mis sueños…

Esta foto no solo representa el físico del príncipe de mis sueños, sino también su interior.

Ains.

15 pensamientos en “El derecho a elegir. ¿Los feos podemos?

    • PF, conjuguemos:
      Yo soy raor
      Tú eres raro
      él es raro
      Nosotros somos raros
      vosotros sois raros
      ellos son raros.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  1. Amigo, hace tiempo que no paso por tu blog (perdona, he estado con mucho trabajo).
    Esta entrada me ha conmovido. No vi la película de la que hablas, pero este problema (o angustia) se da en muchas personas. No puedo mentirte porque pienso y siento del mismo modo que tú. Pareciera hipocresía en este mundo decirle a otro: “no, en verdad la imagen no importa” porque el sistema planetario y su cultura (universal, capitalista) ha corrido todas las demás cualidades y valores del centro de la escena a una moribunda periferia, ha derrumbado los teatros y museos para construir enormes gimnasios o centros de spa. Hay quienes sostienen que hay otros medios (mecanismos) de seducción y que la imagen es solo una “parte” de la persona. Nuestra ética-interior quisiera acordar (¿cómo es posible que se desvalorice a una persona porque su físico no es considerado atractivo?) Sin embargo, no todas las partes tienen la misma valoración. Y esa valoración la asigna esta misma “cultura planetaria o global”. La sobrevaloración de la imagen física en detrimento de todas las otras cualidades de una persona: eres una persona dulce, tolerante, comprensiva, inteligente, creativa pero no mides 1.90, no tienes un cuerpo de nadador y una cara perfecta y parecieras sentirte completamente excluido de toda posibilidad de acceder a algo con alguien.
    Mi analista me contó -algo que no suelen hacer los psicólogos- que otro de sus pacientes: un chico de 20 años, bastante atractivo, en el primer día de sesión le dijo que se consideraba horrible por ser de baja estatura, y hasta habló de suicidio (y no se trataba de un caso de enanismo sino de alguien que medía alrededor de 1,65 cm). Si bien no era alto era un chico precioso, morocho y de ojos claros, sumamente atractivo -según me contaba- que hasta podía haber sido modelo y sin embargo sufría por esta condición.
    Ser gordo te convierte en feo, y pareciera que ser de baja estatura también. ¿Sino cómo se explica el sufrimiento de este chico? Y pareciera que si las cosas continúan así, sin moderación alguna, la obsesión y el sufrimiento crecerán.
    Es decir, si miramos todo el tiempo chicos tan perfectos, y nos miramos luego al espejo -estableciendo una comparación- siempre vamos a deprimirnos, a sentir que estaremos toda la vida solos. Creo que tenemos que querernos como somos para que otros nos quieran (aunque cueste mucho y haya que luchar contra lo que sentimos). Hay que valorarse y no deprimirse. Creo que ahí está la clave.
    Tu debes saber que, incluso en tu país, en tiempos pasados la obesidad era sinónimo de belleza y de una vida próspera. Una persona delgada se consideraba eferma o perteneciente a una estrato social inferior. Por supuesto que nosotros no podemos entenderlo porque la cultura pareciera modelarnos naturalizando estos aspectos (como si fuesen propios de la especie humana y han estado presentes en toda época y en toda cultura), pero si ojeas un libro de antropología o etnografía verás que en otras culturas el concepto de belleza no es el que nosotros tenemos. Al igual que el concepto de verdad, la creencia en las ciencias, en dios, en la indubitabilidad de matemática, etc.
    Pero lo que tú dices me conmueve y me siento identiicado.
    ¿Conoces la canción Creep, de Radiohead? Si lees la letra en español y luego escuchas la música sientes la ira y la angusia de ese muchacho que se había enamorado de una chica que al parecer era un ángel, era “perfecta” y él un “creep” (una persona repugnante, un mamaracho). ¿Y acaso los feos no se pueden enamorar de los lindos, por qué se tienen que quedar con las migajas o sobras -como tú dices?
    Quisiera seguir creyendo que hay personas sensibles que consideran a la persona como un todo y no se quedan atrapadas en la imagen. Pero el mundo nos enferma.

    • Mackandal, creo que después de leerte, volveremos a hablar de estos temas.
      Muchas de tus citas me superan… voy a tener que estudiar un poco… jijiji. Es broma, me encanta aprender. me encanta que me cuentes cosas… una lástima que estés tan ocupado últimamente.
      Es cierto, durante muchos años, siglos casi, estar entrado en carnes, era sinónimo de salud, de belleza. Ahí tienes los cuadros de Rembrant, o de Goya mismo. Sus majas no son fideos. Son mujeres voluptuosas, con curvas, con muslos robustos, con caderas. Y bueno, hoy en día hay personas que gustan de los hombres rellenos, ahí están los bears, por ejemplo.
      Pero lo que gusta, también es cierto, a mayor número de gente, son personas como Robbie Wadge, por ejemplo, quizás con unos años más, dependiendo.
      Pero eso es un punto. La belleza. Yo creo que todos nos dejamos llevar un poco por esa cualidad de la persona. Pero luego te debe conquistar por otras cosas. Un guapo que es gilipollas, o un engreído… ¿de que te sirve? O un tío muy culto, que es un chulo y un divo ¿Que haces con él? O por contra, un chico rudo y feo que desprecia a todos los que leen libros. Los desprecios no son una cosa de los listos, de los guapos, también los feos y los incultos discriminan a los que saben más, o son más guapos.
      pero yo creo que si me junto a alguien, será porque me guste. Porque me haga sentir bien, porque sepa leer en mis ojos, como dice una historia que he escrito hace poco. Porque sea cariñoso. Y porque me quiera, y yo le corresponda.
      Hay personas sensibles, sí. las hay. Hay que encontrarlas… pero las hay, pero que conste,q ue eso tampoco, solo ello, te da la felicidad, te hace sentir completo. Está la magia. Y sin ella, para mí, nada es completo.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Creo que todos tenemos derecho a elegir, pero lamentablemente sólo dentro del abanico de nuestras posibilidades. Pero esto vale lo mismo para “feos” que para “guapos”, solo que los guapos tendrán seguramente un abanico más amplio donde elegir y aún así puede que no encuentren lo que buscan.
    Respecto a tu pregunta ¿solo o mal acompañados?, a mi me gusta más plantearlo como ¿solo o acompañado aunque no sea de la persona que se desea? porque creo que estar mal acompañado nunca es una buena opción.
    Pues no sé, creo que a lo largo de la vida unas veces decides que estas mejor solo y otras que necesitas compañía, aunque no sea la persona especial que esperabas. Y por supuesto todas las decisiones personales en ese aspecto creo que son muy respetables. Que uno se conforma… estupendo. Que otro aspira a más…estupendo también. Cada cuál elige su camino y no para todos funciona la misma fórmula.
    Un abrazo.

    • virginia, sí, tienes razón: no es mal acompañado, que eso mejor nunca. Es acompañado por alguien que no te llene.
      Yo casi no me refiero, por lo menos en lo que a mí respecta, en elegir a uno de los modelos que suelo poner en este blog. Ni un canon de belleza determinado, o algo especial. Me refería más bien que parece que algunos te dicen que te juntes con cualquiera que muestre interés por ti, sin entrar en sus características. O sin que a ti te guste, o te haga sentir, como le decía a pucho. Yo conozco a muchas parejas “disonantes” en el aspecto de belleza: el muy guapo, y ella no, o al revés. Es esa frase de “Pero qué habrá visto en ella/él, con lo guapa/o que es”.
      Pero si,. estoy contigo: cada uno tomará su elección, y me parecen todas muy razonables y respetables.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

      • Es verdad se me había olvidado comentar ese punto. Me parece fatal que alguien te diga que te tienes que quedar con el primero que te mire porque (según su punto de vista) no puedes aspirar a más. Los que no somos guapos también tenemos derecho a decir que NO, pero… ¿qué se han creído? jajaja

  3. No es tan fácil eso de elegir entre estar solo o mal acompañado , hay mucha gente verdaderamente incapaz de estar sola, y otros que no sabrían vivir renunciando a lo que se siente y a lo que se sueña , yo todavía no he aprendido.
    Vivimos entre montones de filtros y de prejuicios ,están los que rechazan a los gordos , a los feos y a los viejos , pero también los que seleccionan en función de las procedencias , los grupos étnicos ,las relaciones pasadas , las clases sociales , las intelectuales… conozco a uno que asegura que jamás saldría con alguien que no tenga un título universitario , y no se , a veces con tanto catalogar igual nos olvidamos de sentir ,porque un título universitario no es algo capaz de hacerte sonreir los días que estas triste , un cuerpo de infarto tampoco.
    Espero que encuentres pronto a tu príncipe azul , de momento , que lo sueñes , ya vale la pena

    .
    Un abrazo

    • Me has dado una idea, pucho. Para una historia.
      sip.
      sabes, a todas esas cosas o características que condicionan para algunos la elección de pareja, yo te añadiría alguna más: ser más alto que uno, o más bajo. O tener la polla de un determinado tamaño.
      Yo lo que busco, es alguien que me haga sentir, precisamente. Pero eso me da que está un poco devaluado últimamente.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  4. Es muy feo elegir-salir-vivir con alguien q no te gusta simplemente porque es el único q mostró interés en vos.

    Y tu dignidad dónde quedó?

    Claro q el gay gordo o viejo o feo o petiso o con lentes o discapacitado mínimamente o morocho o poco alfabetizado (bruto) o con todos los etc q le quieras agregar ya la perdió hace rato y por ahí mucho no le importa.

    En mi caso personal preferiría quedarme/morir solo a convivir/morir simplemente por estar acompañado de alguien que no me gustara.

    Besos.

    Pd. La película un asco por el mensaje que deja: esperanzador si lo ves desde el punto de vista de los gays no dioses. Algo así como si no sos un dios, conformate con lo que te toque.

    • Lucky, pues vos es como yo, pibe. Yo he elegido de momento, no seguir al que me haga ojitos, solo porque se interese en mí.
      Pero entiendo a los que hacen lo contrario. Y que muchos de ellos, además lo hacen engañándose, autoconvenciéndose de que esa pareja les gusta. Y no es un hecho que se hace en cualquier tipo de relaciones.
      en cuanto a la película, en realidad yo creo que esos dos hombres, al final parece que se gustan. O quizás se complementan y se respetan. No sé. Yo lo vi como un final esperanzador para ambos.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s