Semana del libro: “Bormazo” de Manuel Mújica Láinez, por Didac.

Creo que Bomarzo no es en exclusiva una hermosa novela histórica, puesto que el desarrollo que hace Mújica Láinez de la vida de Pier Francesco Orsini, Duque de Bomarzo, fulmina la fronteras de la narración simple, para adentrarse con extremada finura en la descripción de una manera de vivir, de un momento social concreto, de cómo es la civilización y como el hombre es ante todo hombre, sea noble, eclesiástico, plebeyo o jorobado.

El desdén que mi padre evidenció hacia mí, desde que se convenció de su impotencia para corregir mi cuerpo contrahecho, fue tan vehemente como el amor que me demostró mi abuela. Gian Corrado Orsini no se resignaba a tener un hijo jorobado, y en lugar de contribuir a que yo olvidara mis imperfecciones, o por lo menos a que las tuviera menos presentes y sacudiera mi pesadilla, no cesaba de recordármelas y enrostrármelas, despiadadamente, con una mueca, con un rápido parpadeo, con un disgustado encoger de hombros, cuando la casualidad nos enfrentaba en uno de los salones de Bomarzo o de Roma. Por eso yo lo rehuía, por eso me alegraba tanto cuando escuchaba, en los patios de una de nuestras casas, los rumores de apresto que preludiaban su partida para una expedición guerrera. Decepcionado, irritado,ese hombre agresivo de quien se cuchicheaban en Bomarzo tantas ferocidades y sinrazones, proclamaba constantemente que él no tenía más que dos hijos: Girolamo, el futuro duque, y Maerbale, a quien pensaba dedicar a la Iglesia, con ayuda de su suegro, el cardenal…

El jorobado duque Pier Francesco Orsini, entre cuyos parientes se encuentran Papas, Condotieros y distinguidos cortesanos, poseía gran cultura y sabiduría, en su extravagancia entendida como príncipe del Renacimiento, creó hermosos seres fantásticos con cautivadoras deformaciones, que instaló cerca del castillo, en un lugar conocido como el Bosque de los Monstruos hoy visitable y unos de los lugares más interesantes del Lazio.

El bosque sería el Sacro Bosque de Bomarzo, el bosque de las alegorías, de los monstruos. Cada piedra encerraría un símbolo y, juntas, escalonadas en las elevaciones donde las habían arrojado y afirmado milenarios cataclismos, formarían el inmenso monumento arcano de Pier Francesco Orsini. Nadie, ningún pontífice, ningún emperador, tendría un monumento semejante. Mi pobre existencia se redimiría así, y yo la redimiría a ella, mudado en un ejemplo de gloria.

La vida y aventuras del, en ocasiones cruel y otras angelical duque Orsini, sus grandes desgracias y hazañas, constituyen el memorable mosaico en el que Manuel Mujica Láinez despliega una visión cínica y objetiva de los entramados de la política y del poder, de la psicología de quienes lo ejercen. Reelaboración minuciosa, mágica y poética de todo un mundo de príncipes.

Es un libro con pasiones, con sensualidad, en sus páginas recorres con fluidez los pasillos del Castillo, miras de frente la hermosura de Girolamo, la paz de Diana Orsini o las conspiraciones de Maerbale, en el centro Pier Francesco Orsini, enamorado duque de Bomarzo en busca de una vida sin retroceso como dice al final Mújica Láinez “fue distinto a todos los demás, porque cuanto con él se vinculaba fue distinto del resto.

Apuesto por este Libro es interesante no solo para disfrutar de una buena lectura, también para ahondar en la conciencia de que solo tenemos una vida sin pócimas mágicas que la prolonguen.

TITULO: BOMARZO

AUTOR: MANUEL MÚJICA LÁINEZ

AÑO: 1962