Cosas de gays: divagando que ya tocaba; Homofobia.

Necesito alguien que me dé un masaje en los hombros, cuello, cervicales… lo tengo todo súper cargado. Pero súper ¿eh? ¿Conocéis a alguien? ¿Algún voluntario? Invito a un café si si es por eso.

¿No? ¿Nadie? Joder desde luego, tengo una suerte… si cambiáis de opinión, por favor enviadme un correo y lo arreglamos. O un piticlín que tengo el móvil encendido.

Tendré que escribir con la esperanza de relajar los músculos.

Estoy pensando de qué escribir ¡Ah! ya… ya sé por dónde empezar.

El otro día me dijo un amigo que yo hacía un blog muy gay. Pero me he dado cuenta de que últimamente no hablo mucho de cosas de gays. Tiene razón, claro, porque escribo relatos en los que muchas veces el objeto de los mismos es el amor entre dos hombres. Y es cierto porque de vez en cuando pongo fotos de chicos interesantes. Chicos por cierto que gustarán a hombres gays y a mujeres perfectamente heterosexuales. ¿Es entonces un blog de mujeres? Bueno, ya estamos otra vez mezclando a gays con las mujeres. Que un gay no es un hombre con alma de mujer necesariamente. Muchos solo somos hombres a los que nos gustan los hombres. ¿Debo dejar las líneas rectas de las palabras por las curvas del cuerpo de los hombres? Resumiendo ¿Debería poner más fotos interesantes y dejarme de tanta palabrería? Eso me dijo uno el otro día… ¿Debo hacerle caso? Bueno, ya me diréis…

Tan gay que tengo el blog, y no he hablado del día contra la homofobia. ¿Hay algo que decir, por cierto? Meditemos unos minutos al respecto.

Sigamos meditando unos instantes más…

Fue el 17 de mayo, creo. Sí, sí, el 17. Y recuerdo que coincidió con otros dos “días de…”. Mentira, acabo de mirar la Wiki y son 10 lo menos: El día de Internet, el día de las letras gallegas, el día de la hipertensión, el día de las telecomunicaciones y no sé qué más, el día de la independencia de Noruega, y el día de no sé qué en Cuba. (reforma agraria y campesinado).

Eso está bien porque los gays hipertensos se pueden sentir dos veces aludidos el 17 de mayo. Y si usan internet, 3. Y si leen en gallego, 4. Y si son noruegos, 5. Y si a la vez son campesinos cubanos, 6. Y si además es marino en Argentina, 7. Y si te llamas Pascual, además es tu santo: San Pascual Bailón. 17 de mayo. Y si eres bailarín y todo lo demás, ¡Premio! El 17 es tú día total. Ya me diréis con cuantas de estas celebraciones de ese día os identificáis. Pero claro, con tanta celebración, y como es un poco difícil que alguno reúna en sí todos estos motivos de identificación, pues a lo mejor pierde un poco el impacto que debería tener el día de la homofobia. Pero total, como para algunos seguimos siendo una panda de degenerados…

Ahora que lo pienso, a lo mejor sería mejor que habláramos de la hipertensión. Mucho mejor, dónde va a parar. Yo no soy hipertenso aunque tengo una tensión en el hombro… uffffffffff, me va a levantar jaqueca si alguno no se anima a darme un masaje. Va, venga, comed sano, un poco de andar y esas cosas, y deja un poco la sal, anda. Y dame un masaje ¡coño!

Es… es algo tangible, medible con con un tensiómetro, y ahora son tan modernos, aunque a mí me gustaban esos de pera… pero claro, la homofobia no se puede medir. El odio. El asco. ¿Cómo lo medimos? La intolerancia y la falta de respeto. Y todo ese discurso se suele basar en que atacamos los pilares de la familia, y que somos los culpables del envejecimiento de la especie, y de que los padres sean peores padres… ¿tenemos la culpa de que haya muchas parejas tradicionales que no tengan hijos? ¿Tenemos la culpa de la crisis a lo mejor, que impide a muchas parejas tener más hijos por esto de no tener que darles de comer? Va, un problema apenas importante… ¿O tenemos la culpa de que las parejas que se casan en la Catedral no tengan hijos porque ellas tomen la píldora o ellos hagan lo de la marcha atrás? … que anda que a estas alturas…

Yo no me meto con las personas que tienen la religión como proa de su vida. Y tampoco lo hago con los que llevan la religión hasta posturas del siglo XIX. Pueden vivir como quieran… pero creo que ellos deben respetar a los demás. Es curioso porque muchos de esos discursos que intentan atacar a los hombres y mujeres que tienen otra inclinación sexual a la mayoritaria se basan en argumentos que si leemos libros de historia, o hablamos con nuestros padres o abuelos, que no hace tanto de esto, se utilizaban en contra de los derechos de las mujeres. Es que nos olvidamos que hasta hace muy pocos años, las mujeres si querían sacarse el carnet de conducir, por ejemplo, necesitaban el permiso de su marido, o de su padre, en su caso. Y la defensa de ese estado de las cosas, se basaba en argumentos en que identificaban a esas mujeres luchadoras con marimachos, y que atacaban “los pilares de la familia tradicional”.

Ahora estamos otra vez con los pilares de la familia tradicional.

Pero con lo bonito que es la diversidad, familias de todos tipos. Unas buenas y otras malas, pero eso depende de los que las componen, no de la “institución”. Es como lo de adoptar hijos. Hay padres heterosexuales maravillosos, buenos padres, que se desviven por su prole. Y hay padres horrorosos que abocan a los hijos al desastre, o a no potenciar sus cualidades. Pero lo mismo pasa con dos padres, o con dos madres… o con un padre solo, o una madre sola. Si alguien queda viudo, ¿se deben quitar a los hijos por eso de que ya no es una familia tradicional?

El otro día, un pastor de estos americano, dijo algo así como que había que reunir tras unas alambradas a los homosexuales para evitar que contaminen a los demás. Matarlos y evitar que se reproduzcan. Todavía que yo sepa dos hombres por si solos no pueden reproducirse. Ni dos mujeres. Y que yo sepa todos hemos nacido en familias tradicionales. Tenemos a ese obispo de Alcalá diciendo cosas parecidas… y no te quiero ni contar las cosas que habrán salido de ese congreso de “la familia, única e indivisible” que ha habido en Madrid. Los pilares del congreso ya eran más que “estimulantes”.

Pero yo no ataco a la familia tradicional. Me encanta ver una pareja que se quiere, chico y chica, una pareja de abueletes cogida de la mano, un matrimonio con sus hijos, jugando en el parque… tengo muchos amigos así… es estupendo verlos. Yo no quiero que mi amigo Ricardo se divorcie de su mujer y se case con José Manuel. Ni quiero que Carlos se case con Alfonso, dejando a la suya. Yo no quiero que todos nos juntemos con hombres, y las mujeres con mujeres. Hablan de lobbys gays… no sé si los hay, pero lo que sí sé, es que en todo caso, lo que hacen es defender la supervivencia, defender de los ataques furibudos de ciertos sectores, de esos que levantan la bandera de sentirse atacados por los lobbys gays. Porque ellos, esa gente, si pudieran, si que nos eliminarían, nos quitarían hasta el derecho de respirar. O cuando menos, reducirían nuestros derechos a besarnos otra vez en los cuartos oscuros, o en los sótanos de nuestras casas, para que nadie pudiera vernos, y para que las nuevas generaciones no tuvieran un referente de otras formas de ser, de sentir, y abocarlos indefectiblemente a la infelicidad durante toda su vida, a la frustración, y a no verse realizados, a sentirse como si les hubieran amputado un miembro en la adolescencia.

Me hace especial gracia porque todos esos problemas que tienen la sociedad en cuanto a la cultura del esfuerzo, en cuanto a que buscamos la felicidad más directa, rápida, a que somos menos sociales, comprensivos con nuestra gente, a la falta de ganas de luchar por una relación, la banalización de las relaciones de pareja, a un consumismo-materialismo desmedido (se es más cuanto más moderno tengas el iphone, y cuantos más caballos tenga tu moto o tu coche) y que esos sectores nos echan la culpa a los homosexuales, más bien están producidos casualmente por esos mismos sectores que nos han llevado a un tipo de sociedad basado en el dinero fácil, en el encumbramiento de una economía de mercado radical en el que éste es más importante que las personas y las relaciones humanas.

No, venga, que no es tan negativo todo. Y es cierto, no es tan negativo. Lo es para los que vivan sumergidos en ese ambiente, que solo lean determinados medios, y que su entorno sea beligerante. Porque esos odiadores están cada vez respaldados por menos gente. Hay más conocimiento y más tolerancia y más respeto. Cada vez hay más marcas que miran de no anunciarse en medios que utilizan el ataque a algunos colectivos y la radicalidad y el insulto como medio de expresión de sus posiciones. Incluso esas marcas empiezan a hacer publicidad inclusiva, como decía el otro día en el post del último vídeo de Gregg Homme. Renault, D&G, H&M, Burguer King… muchos incluyen en sus campañas mensajes directos a favor de la igualdad, de la normalidad. Hay obispos de la Iglesia católica que empiezan a tener un discurso más positivo de respecto. Y otras iglesias se abren más y apoyan directamente a los gays, incluso nombrando obispos gays, incluso propugnando la posibilidad del matrimonio bajo el paraguas de su iglesia.

Y no olvidemos que el matrimonio es un concepto civil. Así se llama en el Código civil, que no tiene nada que ver con el canónico.

Respeto. Acordaros. Respeto es el concepto fundamental.

Pues que no se ha animado nadie a darme un masaje… ni siquiera un beso. Yo aquí alargando esto, y nada.  Va… muy mal… lo llevo repitiendo mucho, pero al final lo voy a hacer: casting… voy a hacer castings. Quién no bese y abrace bien, quién no sea proclive a mimos y esas cosas, nada… le castigaré con el látigo de mi indiferencia.

Anuncios

15 pensamientos en “Cosas de gays: divagando que ya tocaba; Homofobia.

  1. Creo que te compensaría ir a un masajista profesional, no sea que alguno te deje peor de lo que estabas… XD

    Pues, yo en lo referente a la iglesia siempre digo lo mismo, no creo que ellos sean los más indicados para hablar y decirle a nadie como vivir, después de todas las barbaridades que se han cometido bajo el techo de la santa madre iglesia, sólo hay que mirar un poco atrás en la historia, pero, ni siquiera eso es necesario, actualmente con todos los escandalos de pederastía (eso si que es repulsivo y ataca a la familia) o la trama esta que se ha destapado recientemente de robo de niños para venderlos, en el que estaban implicados monjas y curas (repulsivo otra vez, y otro ataque a la familia) pues que quieres que te diga, sus consejos como que sobran. Cuando leí sobre las declaracioenes del obispo este (Juan Antonio Reig Pla) de que con una buena terapia se podría curar la homosexualidad, lo primero que pensé es “primero os tendréis que curar vosotros de lo vuestro”.

    • Y lo más curioso, Sergio, es que la religión católica se basa en gran medida en el amor. Pero algunos parece que practican el odio.
      Yo creo que algunos miembros de la Iglesia, bueno, y de fuera de ella en todos los campos, se creen ellos mismos Dios. Pontifican cuando hablan. Es como los políticos. Y el caso es que mucha gente, al escucharles hablar así, se olvidan de todo lo demás, les creen a pies juntillas.
      El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra, dijo Jesús. Pero esa cita creo que se les ha olvidado a algunos.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Lo mejor del pastor americano eso (de un puto pueblucho) era la forma de alimentar a los encerrados: Mediante aviones!!!! Desgraciado!
    Lo del matrimonio siempre me ha dado miedo, y más ahora que se que existe el “matrimonio rato” !!!! Los rescatarán? Pagaremos todos con dinero público la consumación? Jajajajaja

    Un abrazo y un beso, tonto

    • A no Chevy, de eso nada. De pagar nada. Y rescatar… pues quien se case, que se rescate… ¡ah! Hasta ahí podíamos llegar.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  3. Para empezar, besos y abrazos… pero claro, tienen que ser virtuales y, obviamente, no es lo mismo. Una lástima, pero es lo que hay. De todas formas, y por muy virtuales que sean, carga afectiva y mimosa llevan un montón…

    Familia tradicional. Tradición… un concepto tan, tan cargado, que es un comodín multiusos. En la tradición “viven” normas del pasado y, como sucede en todos los ámbitos, las hay sanas y las hay insanas. Y este juicio (lo mismo que denominarlas constructivas o destructivas) brota de una determinada postura perceptiva y cognitiva. Postura que es mayoritaria o minoritaria según el momento de generarla, pero que inevitablemente acaba cambiando… lo que suele olvidarse, cegados por las aparentes evidencias del momento.

    Una tradición puede gustar o no (como los colores o los sabores) pero convertirse en la base de un argumento para defender lo que sea, solo implica una pobreza cognitiva que suele proceder de la pereza personal a reelaborar, con las propias capacidades, el “cuerpo conceptual” recibido por el medio en que nos movemos. Y es indiferente que ese medio sea “conservador” o “progresista” (he conocido a no pocos/as “revolucionarios” que desarrollaban en su mente la revolución sin modificar una coma del guión recibido).

    Es obvio que a todos los sistemas de poder (sí, a todos…revisad la historia) les interesa sembrar y cosechar esa “pereza” que permite alargar el statu quo tanto como los vientos de la evolución lo permitan… porque antes o después, ese status será modificado por otro.

    Y aquí entra nuestra postura personal y eso que se está llamando “despertar colectivo” (no olvidemos que todo lo grupal o colectivo está integrado por personas). Ese despertar es una revisión, en mayor o menor profundidad, de lo que se da por hecho o de lo que se nos dice que es “la única alternativa”.

    Quien alimente impulsos homofóbicos (por hablar del que tratamos), es obvio que se guía por principios no filtrados por el autoconocimiento. Este ultimo desenboca en una experiencia de dignidad, dignidad humana, que una vez experimentada, no puede negar a ningún otro ser humano. Ni porque tenga otro color, otras ideas, otra religión , otra inclinación sexual…

    Y este trabajo de autoconocimiento debería impulsarse desde todo el ámbito educativo (la familia a la cabeza) y bien sabemos que no es así…

    O sea, muchísimo trabajo por hacer, empezando -sin ninguna duda- por nosotros mismos.

    Aquí paro y perdonar tantas comillas…

    Y una vez más: besos y abrazos… los besos pueden ir desenvueltos, para que se vayan posando sobre los labios o las mejillas de tod@s aquell@s que los quieran recibir…

    • Orfero, yo recibo con gusto todos los besos y abrazos, aunque sean virtuales que te apetezca mandarme.
      sip.
      Soy insaciable.
      😉
      Antes se limpiaban los suelos arrodillados sobre una almohadilla. Y se andaba en carro tirado por caballos. Había servicios públicos en los que todos iban a hacer sus necesidades. en china todavía es así. Sería un poco sin sentido que alguien defendiera esa forma de vivir, porque así lo hacían sus abuelos.
      Mucho tenemos que hacer, tienes toda la razón a favor de ese conocimiento que dices, para llegar a esa conclusión de que las personas somos distintas, pero tenemos todos los mismos derechos. Que unos son religiosos, otros no. Unos son blancos de piel, y otros no. La mitad de la población es del género masculino, y la otra mitad femenino. Unos son gays, y otros son heteros. Unos son rubios, y otros son pelirrojos. Unos son alegres, y otros son un coñazo.
      Pero siempre ha pervivido esa especie de humano que quiere hacer que todos vivan según sus ideas. Que son intransigentes con la vida y pecados de los demás… habría que ver como son respecto a sus propias debilidades. Y siempre hay gente que está dispuesta a seguir a estos iluminados. contra esto, lo mejor es la cultura, la educación. La educación en el espíritu crítico. Crítica basada en el conocimiento, en la racionalidad, no en la visceralidad. Pero anda que no nos queda, y tampoco corren buenos tiempos para todo esto.
      Pero no estamos tan mal, y ojalá estemos cada día un poco mejor. Aunque estos tiempos convulsos son muy dados a la aparición de iluminados con buena labia, llenos de cantos de sirenas, y que en otros momentos de la historia, nos llevaron a grandes desastres. Ese es un punto de preocupación.
      Pero mientras haya besos, y abrazos, todo se puede sobrellevar.
      Gracias por desenvolverles para mí.

      besos.
      muchos.
      envueltos en abrazos, o desenvueltos, como prefieras.

  4. Este post es buenísimo, me encanta el tono en el que está escrito,y a ese que te dijo que más fotos y menos palabras ni caso, pero ni caso.
    Pues ahora he descubierto que estuve de triple celebración ese día, y si llegan a cambiar lo de la hipertensión por el día del hipotenso celebro cuatro, y yo sin enterarme…
    Lo de la homofobia está bien recordarlo, igual que algunos viven sumergidos en entornos homófobos cerrados , otros vivimos en entornos más o menos favorables casi sin darnos cuenta de que muchos siguen sufriendo y que incluso a algunos les llega a costar la vida, como ha ocurrido recientemente con Erik Martinez o Daniel Zamudio, dos chicos que por lo que parece, eran personas maravillosas, sin embargo otros decidieron que por su orientación sexual no tenían derecho a seguir viviendo. En España no son frecuentes los casos de asesinato, sin embargo hay muchas formas de negarle a otro ser humano la vida. Estamos rodeados de gente que defiende un no se que, porque al final sólo lo argumentan oponiéndose a que otros tengan sus mismas posibilidades vitales, aunque a ellos no les perjudique en nada.
    El aumento de la tolerancia y el respeto, diría que si, pero es relativo, yo creo que lo que más aumenta es la hipocresía, mal camuflada a veces en chistes de gusto dudoso. Hace poco una amiga me mandó un artículo que los de Intereconomía habían dedicado al Día de la visibilidad lésbica , en el artículo se preguntaban que era eso de “la visibilidad”, hasta que concluían que el significado debía ser que ” la carne de burro no transparenta”, ese artículo de hecho tenía tanta gracia que en la foto en lugar de haber dos mujeres había dos napolitanas de chocolate, ignoro si le habrán dedicado uno igual de gracioso al día contra la homofobia. En cualquier caso no deberíamos olvidar que la sociedad en la que vivimos también es esto.

    Un abrazo

    PD: Inscríbeme en el casting de besos y abrazos, el de los masajes vamos a dejarlo que soy un negado 🙂

    • Pues pucho, felicidades por tres motivos entonces. Yo lamentablemente solo me he podido aplicar uno. Ains. bueno, alguno tampoco hacía falta, auqnue lo del día de Noruega, me hacía un poco de ilusión, no sé.
      😛
      Los de intereconomía bueno, sabemos cual es su idea de los homosexuales, y de otras cosas. Habría que preguntarse qué tal de cómodos están los homosexuales que sin duda trabajan en ese medio. Desde luego creo que mucha gente no muestra su aversión por los gays, o al manos su desconocimiento por eso de ser políticamente correctos, pero creo que esa gente, poco a poco, irá adecuando su forma de ver las cosas a su forma de expresarlo, porque al menos, sin una oposición explícita, yo creo que es más fácil que se acerquen y conozcan la realidad, y de esa forma, conociendo, es más fácil comprender y aceptar. Y respetar.
      Es cierto que en España no suelen suceder ya muertes debidos a este tema. Tenemos suerte. Pero si que es cierto que mucha gente todavía lo pasa mal, y que muchos ambientes no son nada propicios ni partidarios. Y eso crea dudas, y eso crea ansiedad, y eso hace que muchos todavía enfoquen su vida basada en el disimulo y el auto-engaño.
      Y el discurso de que el matrimonio gay ataca a la familia tradicional, pues no sé a que se refiere. No sé que derechos pierden ni que oportunidades, ni que nada. No ataca a nadie, salvo a los que quieren que todos vivamos según sus preceptos y no admiten que su verdad, su forma de vivir no es la única que existe.
      Respecto al casting de besos ya abrazos, ya te inscribí hace tiempo, pero no te decides a hacer la prueba. 😛

      Besos.
      muchos.
      envueltos.

  5. Los discursos del ataque a la famila a mí ya me aburren. Es siempre lo mismo. Y esos congresos y manifestaciones a favor de “la famila” me dan miedo, casi terror.

    Particularmente echo de menos esa diversidad, sólo veo familas tradicionales a mi alrededor, salvo familas monoparentales que sí hay alguna y siempre formada por madre-hij@.
    Menos mal que leo este blog porque sino podría pensar que no existís o que sois muy pocos. 😉

    Un abrazo.

    • Pues nada virginia, tú sigue leyendo este blog, para que tengas a tu alrededor a un grupo de gays majetes que sirvan de contrapunto a todas esas familias de las de siempre que tienes alrededor. Que seguro que si están cerca de ti, serán agradables también.
      Y sí, los discursos de esos congresos dan un poco de miedo. Porque además suelen utilizar un tono tan ofensivo.. y si usan un tono pausado, todavía dan más miedo…
      Y no somos tan pocos. Y creo poder afirmar que, aunque tú no lo sepas, a tu alrededor hay más de un gay o lesbiana.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  6. Lo siento no sé que es un piticlín y no pude ponerme en contacto contigo por eso del masaje y el café, o aunque solo fuera el café, descafeinado, claro…

    En lo demás tienes más rezón que un santo. Lo básico es el respeto y de la misma forma que no quiero ni pretendo impedir que vayan a misa los que creen en ello, deberían saber respetar mis preferencias sexuales los que no comprenden en cuanto no les estoy pidiendo que participen en ellas.

    Magistral.

    Un abrazo.

    • PFE, un piticlín es una llamada de teléfono. cachis, una pena esta oportunidad perdida para lo de los besos y el café.
      Es punto que apuntas, es cierto.. es que a veces parece como si quisiéramos convencer al mundo de que se conviertan en gays… o si fuéramos a echarles los tejos… que no somos como ellos, que no queremos que vivan nuestra vida, como sí quieren ellos que hagamos con la suya… Respeto y diversidad. Si es fácil.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  7. Pingback: Orgullo en Burgos. « el rincón de tatojimmy v.2.0

    • ivan, dos somos libres. incluso tres.
      Algunos se olvidan de eso, de la libertad. Y del respeto. Y de que todos no tenemos por qué ser iguales.
      Por cierto, muchas gracias por animarte a escribir y a leer.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s