¿Somos?

Me uno a la campaña.

 

¿Somos capaces de cambiar las cosas?

¿Somos capaces de poner un poco de optimismo, de tirar hacia delante, aunque todos parezcan entretenidos en hundirnos?

Quizás a lo mejor nos equivocamos en dejar estas cosas a los gobernantes, sean del color que sean, y sean del país o negociado que sea. Y debamos hacer nosotros algo, en la medida de nuestras posibilidades. Cada uno un granito.

De todas formas creo que el primer paso es dejar de ir con la cabeza gacha y con los hombros hundidos. Dejar de escuchar la radio y ver la televisión en dónde parece que gozan retorciendo las noticias malas.

¿Somos?

Pues claro que somos.

Somos la leche.

Y un poco de música bella, de las que levantan el ánimo y te hacen pensar que las cosas pueden ser estupendas.

Tchaikowsky. El vals de las flores. Cascanueces.

Y hoy, a la calle o en casa, con algo al revés. Chaquetas, camisas, niquis, camisetas, gayumbos, pantalones… o en tu blog, cuelga algo al revés, y cuelga algo alegre, que de ánimos.

Me recordáis si eso que hablemos de la vida un día de estos.