Jacinto o la historia de una decepción.

Yo estaba el otro día leyendo “El País”, el diario, que al otro no hay quién lo lea, y estaba yo ilusionado ante un titular: “el Jacinto Post llega con los mejores blogueros.” No os voy a mentir, hay alguna pequeña licencia literaria. Y bueno en lugar de Jacinto es “Huffington Post”, pero lo de Jacinto se lo dejaron colar los de “El País” para hace como más español esta nueva apuesta de Prisa. Y Jacinto es más fácil de escribir que el original, tampoco vamos a ser pacatos a la hora de reconocerlo.

Pero yo al leer esto de “los mejores blogueros”, pues como que me puse contento y tal, y encendí mi móvil y limpie de basura mi correo electrónico esperando la llamada del “Jacinto Post”.

Luego, después de esta limpieza de cutis que hice en mi correo electrónico, y después de rechazar 38.475 llamadas de amigos y otras propuestas para utilizar mi calidad con la pluma (la de escribir, no la otra) para tener la línea libre, seguí leyendo que venía una relación no exhaustiva de blogueros eminentes que iban a escribir en el medio este nuevo: Felipe González, Emilio Ontiveros, Alberto Ruiz-Gallardón, y algunos otros que no recuerdo. Claro, yo alucinado, no sabía que Felipe Gonzaléz fuera bloguero… ni Gallardón, ni ninguno, vamos.

Tras pensar un rato, un par de horas o así, claro, me di cuenta de que lo que querían era convertir en blogueros a gente conocida y tal, por lo del pesebre, o sea, tu escribes, yo luego digo que eres muy majo, y esas cosas.

Ahí ya me fui enfriando un poco, la verdad. Yo estaba imaginándome en mi columna, hablando de personajes de novelas, de pobres maricas torturados por sus amores incomprendidos, señoras y señores que pasan por la calle, y que tienen una historia en su mirada, en su forma de andar, de sonreír, de llorar. O hablando de política, joder, hablando ahí a un lado del Felipe González, y a otro de Alberto Ruiz Gallardón, y dándoles p’al pelo a los dos, y da igual, al que se terciara o terciase, y dándoles patadas en el culo a liberales, comunistas, mercadistas, medio pensionistas, a los azules, los rojos, los de las flores, los de los aguiluchos, o los personalistas y a la madre que los parió.

Estaba yo pensando si sería yo capaz de escribir en tantos medios y tal, con tanto blog que tengo ahora, y encima escribir en el Jacinto Post. Haciéndome una composición de lugar y viendo de dejar de comer para poder trabajar y demás…

Claro que luego leí que había una pequeña polémica porque los blogueros no cobraban. ¡Qué bien! ¿no? O sea hacemos un medio con publicidad, y no pagamos a los que escriben. “Posicionamiento y conocimiento” contestan. Ya. O sea que luego debes ir a tu blog y poner la publicidad pertinente para rentabilizar tu colaboración en un medio en la que su plantilla cobra y demás, y la empresa matriz quiere ganar dinero y tal… ya… bueno…

Pues vas actualizando, en este caso yo, tu pensamiento y tal, y dices: vale, vale, pues voy a mirar si me llaman de ese medio nuevo y vale, que luego me vengan a leer más gente, que me conozca más gente… y cucos de ellos, uno de los primeros artículos es de un hombre que ha abierto un blog precisamente para ayudar a los blogueros a ganar dinero. ¿Como era lo de las puntadas con hilo o sin hilo?

Pero no, tranquilos. También estuve barajando la posibilidad de cerrar todos mis blogs y dedicarme al Jacinto en cuerpo y alma. Pero no. Vamos que va a ser que no, que seguiré con todos mis blogs… lo que no sé es si apuntarme a lo de ganar pasta con ellos… a lo mejor en todo un año me da para pagarme una entrada de cine y un café, cortado por favor, y con la leche medio-pensionista.

Cuando el titular del diario “El País” decía “mejores blogueros”, no se refería a mí. Me acabo de dar cuenta. En realidad me he dado cuenta hace ya unas horas, quizás días, pero soy un poco lento para reconocer mis errores. Como cuando me dedican cantos de sirenas desde el extra-radio basados en engaños y mentiras… comprobados por datos certeros, la técnica y la Internet tienen esas cosas, soy un poco memo y lento… y a veces pretendo que las cosas sean de otra forma, de la forma que quiero, aunque los indicios me digan que no es posible, los datos me lo corroboren también, y siempre creo que la bonhomía de la gente, quizás porque los sueños son sueños… y a veces se vive muy bien en ellos.

Mi teléfono tiene el síndrome de la falta de atención.

Mi correo electrónico tiene telarañas.

Mi ánimo está a la misma altura que el del país, el diario no, el país, país.

No me han llamado del Jacinto Post, ni se les espera. Aunque total para lo que iba a cobrar…

Seguiré pues aquí, con mis historias. Seguiré buscando modelos guapos de los que enamorarme. Guapos, existosos y con dinero, para que me mantenga, ya que el Jacinto no me va a mantener.

Y ahora que se me ocurre (perdonad, iba a dar por acabado el post, pero es que se me acaba de ocurrir)… ¿Dónde está el lobby gay para defender mi derecho? ¿Eh? ¿Dónde está ese lobby gay? Tanto lobby gay y tanta leche que dicen algunos… ¿Y dónde está?

¿Lo habéis visto?

Pues yo tampoco.

Ya puestos, si el lobby ese se pasa por aquí, por favor, una primitiva en este momento de mi vida me viene genial. Para lo de retirarme y tal. Si es por el bien de todos… así, a mi me toca la primitiva, y yo creo un puesto de trabajo. En realidad dos: el mío que lo dejo y que alguien podrá ocupar, y el de quien contrate para ir haciendo pedorretas.

Y ahora sí que acabo.

Un poco de música para pasar el mal trago. Son guapos y cantan bien.  Aunque con el título de la canción, no me acabo de sentir identificado. El corazón miente, vaya que sí.

.

La letra:

Algunas personas ríen

y algunas personas lloran

algunas personas viven

y alguna personas mueren

algunas corren directo al fuego

y algunas personas ocultan

cada deseo

pero nosotros seremos amantes

si tu no me crees

entonces mira en mis ojos

por que el corazón nunca miente

Algunas personas luchan

y algunas personas caen

otros pretenden

pero a ellos no les importa

en absoluto

si tu quieres luchar

yo estaré allí

a tu lado

el día que tu caigas

yo estaré allí

detrás tuyo

para recoger los pedazos

si no me crees

entonces mira en mis ojos

por que el corazón nunca miente

woaaahhhhhhhahhhahhhhh

woaaahhhhhhhahhhahhhhh

otro año

y estamos todavía juntos

no siempre es fácil

pero estaré aquí

para siempre

somos amantes

sé que me crees

cuando miras en mis ojos

porque el corazón nunca miente

hey!

somos amantes

se que me crees

cuando miras en mis ojos

porque el corazón

nunca miente

oh oh ohhhh oh ohhhhhhhhhhh

woaaaahh ohhhh ohhhh ohhhhhhhh

otro año

y estamos todavía juntos

no siempre es fácil

pero estaré aquí

para siempre

YEAH

nosotros seremos amantes

se que me crees cuando miras en mis ojos

porque el corazón nunca miente

porque el corazón nunca miente

porque el corazón nunca miente

A mí si me miente el corazón, sip.

¡¡Jacinto!!

Por cierto que esta canción tiene un post. La letra digo.

Anuncios

10 pensamientos en “Jacinto o la historia de una decepción.

    • ¿A qué sí Sergio? Qué poco criterio han tenido al elegir a esos “blogueros”. No han sabido encontrar los buenos… o sea nosotros… Pero ellos se lo pierden… sisisisisisi.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  1. Nunca me había planteado el ganarme la vida con mi blog y veo que hacía bien, según veo eso está más verde que un campo de espinacas… Y lo que me ahorro en ilusiones vanas al no leer “El País”.

    Una abrazo.

    • Na, PFE, pero ellos se lo pierden…
      Lo de ganarse el blog… bueno, hace unos meses si te acuerdas comentó uno que se ganaba sus buenos miles de euros al mes con un blog de fútbol… lo podríamos intentar…

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Yo que por el título había imaginado ya una historia de amor con Jacinto de protagonista…ja ja ja.
    Mejor que sigas con este blog 🙂

    • Venga, virginia, a ver si escribo un día de estos una historia de amor con Jacinto. Pero en plan decepción, claro. Por lo del título… jijijiji.
      Y gracias, has sido la única que me has dicho que mejor siga con el blog. En fin.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  3. Bueno, no se si servirá de consuelo para tu decepción, pero te voy a contar la experiencia de otro bloguero al que sigo. A este chico le ofrecieron los de un periódico ( en este caso los de Deia ) llevar un blog para su edición digital , a este chico le gustó la idea y aceptó encantado. No le pagaban un duro, por supuesto, pero eso no fue lo malo, lo peor vino cuando después de un tiempo le cerraron el blog porque según parece la linea de pensamiento de este chico no resultaba afín a la linea editorial del periódico. Conclusión, mejor si no te llaman, te libras de decepciones mayores, como la de éste, y además aquí haces mucha falta.

    Un abrazo

    • Venga, venga, Pucho, me consolaré con la experiencia de tu amigo.
      Lo de las líneas editoriales me hace mucha gracia. Pensamiento único.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  4. Es que ya lo dijiste muy bien, Tato. Comercialmente les conviene mas hacer bloguero a un famoso que hacer famoso a un bloguero.

    • Sí, sí, Edgard, algo de eso hay, me imagino
      Te advierto que tampoco me veo yo escribiendo en un sitio así… ellos se lo pierden… ains.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s