II Semana del libro: “No abras los ojos” de John Verdon.

Os confieso que para escribir esta reseña me he puesto la Banda sonora que me buscó Dídac para el prólogo.

Y no por nada, sino porque me gustó la elección. Porque hoy os voy a hablar de una novela policíaca.

Ya alguno se rasga las vestiduras por ahí al fondo… ¿Por qué? Disfruta, hombre, leyendo policíaco, que no solo hay que darle a “Los Miserables” o a “Guerra y paz”.

Y no es un clásico, porque claro, hablamos de Hammett, de Chadler o de Ellery Queen o de Simenon, la cosa cambia. Esos chicos están a otro nivel.

John Verdon.

Es un señor que ha empezado a publicar hace poco. En el 2010. Cambió la publicidad por la literatura. Su primera novela: “Se lo que estás pensando”. Me gustó el título, y la verdad es que pasé un rato agradable leyendo. No era perfecta ni redonda… pero… estaba bien.

Pero hoy os quiero hablar de su segunda novela: “No abras los ojos”. Yo creo que ésta es un poco más redonda.

El detective es: David Gurney.

Es un hombre casado, un genio de eso de la resolución de casos. Es relativamente joven, pero ya está jubilado de la policía de Nueva York, y retirado con su mujer en el culo del mundo: en una montaña perdida, rodeados de animales salvajes, de nieve en invierno, de viento y lluvia en otoño…

Pero sabes, un sabueso como él, que lo único con lo que disfruta es la resolución de los casos más intricados y con llevar a la cárcel a esos chicos/as malos/as… no… no puede ser… y no es, porque lo buscan para solucionar asuntos difíciles, imposibles… En este caso lo busca un poli enfadado con sus superiores: Hardwick. Un policía rudo, que saca de quicio a nuestro protagonista la más de las veces, aunque reconoce que en el Condado al que se ha ido a vivir, es de lo más sensato que viste uniforme. Bueno, es que el resto del cuerpo policial del Condado es… patético. Vale, eso suele suceder en toda novela policíaca que se precie.

Pues que sepáis que este libro me distrajo en los tiempos duros de este verano.

El caso:

Jillian, una chica que está medio zumbada. Su madre que es la que paga las facturas del detective Gurney, no puede evitar decir que era una desequilibrada y un montón de cosas más. Pero… eso no quita que como madre, la jod… digoooo…  la fastidie que la maten, el día de su boda, cortándole la cabeza. Sospechoso: El jardinero. Mejicano. Un tornillo. Le falta un tornillo.

Cuando digo que la asesinan el día de su boda, digo que la asesinan en el jardín de su casa, con todos los invitados y el catering rodeándola. No que después, en la soledad de su matrimonio, la maten… no. Eso sería muy fácil.

4 meses de investigación. 4. Y ni idea. La policía no tiene ni idea.

Hardwick, el policía enfadado porque lo retiraron del caso, influye en la madre rica para contratar al detective Gurney, David para los amigos y para la mujer, claro.

Y la cosa va avanzando. Evidentemente si no avanza con el protagonista… apaga y vámonos.

Espera espera, que cambio de música… pongámonos ya música de intriga:

Dale al play y seguimos.

Yo en este tipo de novelas, bueno, como casi en todas, yo creo que comentar demasiadas cosas es un error. Yo soy más partidario de decir que me lo pasé bien leyendo. Que me olvidé del mundo mientras lo hacía, y que llegado el punto culminante, la acabé de un tirón. No, no trasnoché, pero si madrugué. Una de estas noches de despertarme a horas tan intempestivas como las 4,30 o las 5,00 de la madrugada, pues… la acabé sin pestañear. A las 8, un zumo de naranja recién exprimido, un tazón de café con leche, y un actimel. No recuerdo si tocó ese día tostada con mermelada de ciruela. Es que este verano he tenido algunas de esas mañanas… y alguna de esas noches toledanas… y luego una ducha para disimular. No, no me maquillé las ojeras. Sí, tenía ojeras.

El personaje es interesante. El del detective, digo. Bueno, casi todos los personajes que aparecen son complejos, llenos de matices. David Gurney tiene una relación difícil con su mujer y consigo mismo. Y con un hijo de su mujer anterior. Lo deja todo por conservar su matrimonio… aunque eso suponga morir un poco, porque su vida es la policía, aunque su mujer no lo acaba de entender. Ella está centrada más en sus necesidades. Sería un tema interesante para hablar. Pero quizás se escapa de este escrito destinado a la II Semana del Libro 2012. Me lo recordáis si eso. (Como no me recordáis nada de lo que os pido… en fin)

Ahora que repaso el escrito, antes de darlo por concluido (qué pedante me acabo de poner), me he acordado de una gran dama del misterio: P.D.James. Hace tiempo que no leo nada suyo nuevo. Una pena, era una mujer que me encantaba. Y ahora buscando, he visto que el año pasado ha publicado una nueva novela… ¿A qué están esperando para traducirla? A callar, que la acabo de ver traducida y a la venta. ¿Alguien me la regala? ¿No? En fin… era por ver si colaba…

Por cierto John Verdon tiene una nueva novela. ¿Alguien me la regala? Podéis regalarme las dos… (¿Cómo se pone el emoticón de santo?).

¿Habéis visto que locura de reseña? Para que luego os de corte enviarme las vuestras… sssstáis a tiempo, queridos/as.

Anuncios

10 pensamientos en “II Semana del libro: “No abras los ojos” de John Verdon.

  1. Siempre es un placer buscarte música, además¿Para eso nos pagan no? Y es un placer estar otra vez entre libros, entre amigos. Yo soy poco de novela policiaca, tal vez porque mi generación y alguna anterior tiene saturación mental de series de televisión al respecto y no hay color donde esté una buena novela policiaca que se quite Horatio y los horteras de CSI Las Vegas, Miami o Cariñena.

    La música de Alberto Iglesias soberbia para la descripción que haces, lo del asesinato en el jadín con los invitados y el catering, le dá un toque nuevo y por tanto interesante, bueno tomo nota igual un par de incursiones en el género policiaco, me desentumecen la cabecica.

    Un gran abrazo

    • Sí, sí Dídac, me sales carísimo, cuando me pasas la minuta por tus servicios… tiemblo. Pero bueno es un dinero bien empleado… sisisisisi.
      Nada, nada, hayq ue hacer un hueco a lecturas intrascendentes, liberadoras. La cabeza lo agradece… sisisisisisi.
      Muchas gracias por todo.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Pues yo también soy poco de novela policiaca, me pasa algo parecido a Didac, tantas series y tantas pelis…que he acabado asociándolo un poco al producto de entretenimiento audiovisual. Después de haberme tragado las no se cuántas temporadas de ” the wire” y ahora voy por la segunda de ” the killing”, parece como que ya diera pereza ponerse a leer un libro. Al final uno casi se olvida de que la experiencia literaria es por naturaleza algo diferente. Creo que me lo voy a pensar 🙂
    Me ha gustado mucho como has expuesto el libro, a partir de ahora pienso quejarme más todavía de los míos 😛

    Abrazos

    • Yo creo Pucho, y bueno, el mismo comentario podría decir a Dídac, que leer es algo completamente distinto a la televisión o al cine. Dejaríamos entonces de leer porque casi todo está en esos otros medios.
      ASí que yo creo que hay que hacer un hueco a la intriga.
      Anda, y no te quejes o cuento lo niquelado que te está quedando el post sobre el libro que queda de tus propuestas.
      sisisisi.

      Besos.
      muchos.
      envueltos.

  3. Me encanta la novela policíaca, no leería otra cosa, por eso tengo que hacer esfuerzos y controlarme para leer otra cosas. No he leído nada de John Verdon y por eso su personaje es para mí un perfecto desconocido, pero lo pongo en mi lista de lecturas pendientes para poner-le remedio.

    Muchas gracias,

    Un abrazo.

  4. Pues yo también disfruto mucho con las novelas policiacas, y esta que comentas tiene muy buena pinta, con ese detective tan particular que describes. Ya mismo me pongo a buscarlo. Con esta reseña tan “mala” me has convencido.
    Si yo fuera el autor y alguien me dijera que mi libro le ha servido para abstraerse y hacer más soportable malos momentos me sentiría muy muy bien.

    Un abrazo.

    • Bueno, virginia, me siento mejor al haber convencido a alguien… ains.
      No es mala cosa que un libro consiga abstraerte de la realidad. No.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  5. Hola, vuelvo por aquí después de haber leído por fin el libro, para darte mi opinión.
    Para empezar el protagonista me ha recordado un poco al inspector Kurt Wallander (personaje creado por el escritor Henning Mankell y al que ha dedicado unos cuantos libros, que si no los has leído te los recomiendo) salvando las distancias claro. Pero coinciden un poco en esa personalidad introspectiva, ambos tienen problemas con su mujer (a Kurt Wallander su mujer le abandonó), ambos son personajes solitarios y ambos son buenos resolviendo crímenes. Kurt Wallander también tiene una hija, con la que no sabe muy bien cómo comunicarse. Yo leyendo los libros de Henning Mankell tengo que decir que terminé perdidamente enamorada de su personaje.

    El libro me ha gustado bastante, mantiene la intriga y el interés hasta el final en la trama policíaca y tiene esa otra historia paralela que es la personalidad del protagonista, David Gurney y la relación que mantiene con su mujer, que a mí particularmente me ha resultado un poco triste. Aunque sólo sabemos lo que piensa él. De lo que piensa ella nos lo tenemos que imaginar. Da la impresión que no tienen mucho en común, poco que compartir, pero vamos que aún así seguro que hay parejas que son felices. Cada persona es un mundo y cada pareja ni te digo.
    Hay un personaje secundario que me ha encantado: Hardwick. Creo que está muy bien construido. Todos sus diálogos están muy muy bien. Me le puedo imaginar perfectamente, el típico chico duro, políticamente incorrecto.

    Y nada más que añadir, que ya lo contaste tu muy bien en su momento. Muchas gracias por la recomendación.

    • Primero, Virginia, muchas gracias por acordarte y venir a dar tu opinión sobre el libro unos meses después. ¡qué bonito! Esto es una de las cosas que pretendía al hacer las semanas del libro o del cine. Que fuera algo vivo.
      Luego, es cierto, la relación de Gurney con su mujer es triste. Creo que en su anterior libro el autor si muestra algo de lo que siente la mujer. Pero desde luego, se posiciona al lado del detective. Desde ese punto de vista, la verdad me cuesta entender que dos personas así, con tan poco sintonía, sigan juntos. Aunque por otro lado, coincido contigo: montones de matrimonios son así y no se separan, y tampoco pueden decir que son tremendamente infelices…
      Y HArdwick es un personaje muy interesante. Fíjate que creo que casi merece una historia para él solo.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s