Arenga. Os necesito. Tranquis que es por la I Semana del cine. Pero con dramatismo.

Ya estamos en marcha.

El cine llega.

Preparad las pantallas, los vídeos, los reproductores varios.

Preparaos vosotros mismos.

Dentro de unos días, las luces de la sala se apagarán, y todos podremos asistir a los programas que nos habéis preparado todos aquellos que habéis querido compartir con nosotros vuestras películas.

Algunos ya me habéis enviado vuestras reseñas. Otros sé que están en capilla. Mis ayudantes velan porque todo vaya fluyendo.

Otros todavía no. Otros no os habéis decidido. Así que hoy toca arenga.

Pues no sé a qué estáis esperando, la verdad. A lo mejor pensáis que vais a hacer el ridículo… ¿Por qué? Siempre lo digo, pero creo que sigo teniendo la impresión de que estas semanas para algunos el miedo escénico les pude. No… no es una competición sobre quién elige la película más rara, o más cool, o más sibarita. O sobre quién escribe mejor, porque evidentemente en este blog, el que escribe mejor de todos soy yo. Y los demás, a la par (toma ya).

Mirad, el cine, como arte, por mucho que les pese a algunos, es un medio de transmitir sensaciones. Algunos entendidos pretenden convertirlo en algo de lo que solo ellos pueden opinar. Pero no es así. Lo mismo es con la música, o con la pintura… con los libros, con la escultura. Cada uno necesitamos unos estímulos distintos, tenemos unos ojos que ven cosas diferentes a las del vecino. Sentimos distinto, y sentimos distinto cada día. Hoy necesitamos reír, y mañana, mira, necesitamos un poco de poesía, o pasado necesitamos una historia trepidante.

Cada película es distinta para cada espectador, para cada momento.

Pero sabes, es que a veces, en este mundo tan radical que estamos construyendo entre todos, nos cuesta discrepar, aunque sea de cine. Y parece que si alguien habla con seguridad, parece que él debe saber más, y nos acoquinamos. Eso yo creo que es malo…

Voy a intentar siempre que el tiempo me lo permita, discrepar de la opinión de la película que toque cada día. Siempre que la haya visto, claro. Mostrar otro punto de vista, otra forma de verla.

No pasa nada… no pasa nada por expresarlo de una forma o de otra. No pasa nada por tener 18 años y escribir como si los tienes, o no haber escrito nunca y hacerlo como si estuvieras hablando con un amigo en una cafetería. Esto no es ninguna competición de estilo, ni de tener más comentarios que los demás.

No pasa nada porque te haya gustado Titanic, y quieras hablar de ella, o que te haya gustado “El mundo está loco, loco, loco”, y que te hayas descojonado vivo viéndola.

No pasa nada porque no te gusten los Monty Python y no cogieras el punto a “La vida de Brian”, o que “Los caballeros de la mesa cuadrada” te pareciera una astracanada.

No pasa nada porque te durmieras las cuatro veces que quisiste ver “El séptimo sello” de Bergman, porque habías oído que es una obra maestra y tal y cual. Ni siquiera pasa porque pienses que “Casablanca” es una película muy sobrevalorada.

Joder, y qué bien te lo pasaste con “El caso Bourne”. Y te mola Matt Damon.

Y ti te mola Kristen Stewart. Y vas a ir al maratón de Crepúsculo.

El cine es muchas cosas. Y lo más importante, cada cine es distinto para cada espectador. El cine es diversión, es profundidad, es mensaje, es sensibilidad, es drama, es dolor, es gozo, es erotismo, es sexo y no necesariamente explícito. O también explícito. Es poesía, o es prosa. Es minimalista, o es grandilocuente. Es español, o es francés, y es también americano, del norte y del sur.

Es mudo, con música o si ella. Hablado… que no paran los tíos de darle al pico…

Yo quiero conocer el cine que ven tus ojos. Me interesa. Por eso, sigue mi correo hambriento por recibir vuestras películas, vuestras opiniones. Incluso si alguno necesita ayuda, que cuente con ella. Con confianza.

¿Qué no has escrito nunca? Recuerda que todos tenemos derecho a escribir, y que ya es hora de que empieces.

¿Qué te da corte?

Pero hombre, que no te conocemos. ¿Por qué crees que escribo yo? Porque no me conoce nadie…

¿Que a veces parece esto como una familia? Pues claro… pero faltas tú.

Y tú que no viniste con los libros, y tú que faltas desde hace siglos…Y tú. Faltas tú también.

Por ejemplo, alguno podría escribir, aunque tenga ya 50 años, sobre la película que vio con su mujer ese día en que se miraron con ojos de besugo. Y puede invitar a sus hijos a que lean la reseña… seguro que les encantará. La de películas que han sido testigos de esas declaraciones mudas de amor, con el acercamiento lento, nervioso de una mano para posarse en la otra, y por la espera de esa otra mano, a que llegara la primera y no se acojonara a medio camino, conteniendo la respiración y mirando muy fijo a la pantalla… como si se quisiera aprender de memoria los diálogos, cuando en realidad era una peli de Buster Keaton y hablar, lo que se dice hablar, poco. En “Candilejas” algo dijo el hombre… creo recordar… pero en las demás…

Por ejemplo, tú que tienes 17 años. ¿De qué película estaban tus padres hasta las mismísima narices, porque siempre querías verla cuando tenías 3 años? ¿Y cual fue la primera película que te llevaron a ver en el cine?

Y tú que tienes 70. ¿Qué historia tienes que contar de esas pantallas pequeñas, de esas butacas incómodas de tantos y tantos cines de España, pero que aún así, ibas porque te encantaba ver a Errol Flynn o a Clark Gable?

Tú, si tú… reconoce que a tus cuarenta y tantos, lloras como descosido viendo “Sonrisas y lágrimas”. ¡Qué te da corte? Pero tío, que no te conocemos, que no sabemos tu dirección… que no te vamos a señalar por la calle… ¡¡Joder!! qué yo también he llorado al verla… y he cantado eso de…

.

 

y aquí todos somos majísimos, y todos respetamos las opiniones de los demás. Porque entre otras cosas, si no fuera así, no estarían aquí.

Bueno, el más majo soy yo, pero bueno.

Príncipe, ¿Dónde está mi Príncipe? Ese también puede escribir, y luego, mandarme una carta de amor, y una caja de bombones a casa.

Y un beso.

De película.

Besos de película… ¿quién no ha querido alguna vez un beso de película?

Alberto, Sandra, Ángel, María, Fernando, Pilar, Teresa, Mario, Juanfran, Aitor, Jordi, Manué… Blanca… cuéntanos ese beso que quisiste protagonizar…

 

 .


 .

Yo creo que después de esta arenga, me he merecido sin duda que escribas una reseña y me la mandes.

0:-)

Porque mira que ha sido una arenga estupenda y convincente… y si falta algo por decir, si tú necesitas algo para animarte a hacerlo, dilo que tu falta será saciada.

😎

Chicos, chicas, jóvenes todos, desde los 90 hasta los 13 años…


el momento se acerca. El cine ocupará nuestras vidas durante unos días que espero sean muchos. En tu mano está que eso sea sí, amiga, amigo. En tu mano está que lloremos contigo, que riamos, que nos emocionemos al recordar ese momento bello de tu vida en los que te enamoraste como un tonto… Amigas, amigos…. no tengas miedo, ven y participa con nosotros. Ven y sueña con nosotros, ven y salta sobre los bosques de Birmania en paracaídas, o acompaña a Frodo por los caminos de la Tierra media, o lanza flechas con la precisión de un Elfo, besa a Hugo Silva, o recuesta tu cabeza sobre los pechos de Liz Taylor. Salta sobre las playas de Normandía, o espera a que lleguen los extraterrestres. Ten un buen viaje por el fondo submarino o corre agarrado de la mano de tu amor por lo El Retiro, o por Central Park, o por cualquier playa perdida en los mares del sur. Disfruta con nosotros del Esplendor en la Hierba o busca petróleo en el desierto tejano con Rock Hudson. Suda como un condenado en las selvas africanas, y húndete en las arenas movedizas… pero tranquilo que un amigo te tirará la soga salvadora, quizás sea Tarzán quien lo haga… o vuelve a la infancia y sueña que tu niñera es la Sra. Doubtfire.

Amigos, amigas, eso no será posible sin vosotros, no será lo mismo… os necesito, sos quiero… ¡ohhhhhhhhhhhhhh!

Creo que después de este momento dramático que me ha salido así, tan natural y espontáneo, ninguno de los 3.874 personas que pasáis por aquí, podréis resistiros a mandarme vuestra/s participación/es en esta I Semana del cine.

Juan, también por ti.

Ricardo, idem.

Pilar, no te cortes.

Biel, te espero a ti también.

Ains, qué agotado me he quedado… voy a beber un podo de agua.

El 25 o así empezamos. De octubre. En ná.

Pero podéis seguir enviando una vez que empiece.

Ahora sí, me voy a sentar con un vaso de agua. Bueno, casi mejor una cervecita… es que esta arenga me ha dejado… ufffffffffffff. Como no surta efecto… no sé… con la pasión que he puesto… no sé… me voy a quedar hecho polvo.

¡Ah! Se me olvidaba. La semana de la música llega después… y Navidad… ¿qué hacemos por Navidad? ¿Repetimos lo del año pasado?

Mi cerveza y mi butaca me esperan.

Agotado ¿eh? Estoy agotado…

Chao.

Besos.

Muchos.

Y envueltos.

Por favor, alguien que ponga un poco de música… de cine a ser posible…

Gracias por ponerla.

Aviso: Si no miras los comentarios, te vas a perder más música de películas. Y te vas a perder la posibilidad de dejar tu mismo una canción que te mole. De cine, claro.