I Semana del cine: “Dragonheart” por Pere.

Dragonheart

Año: 1996

Director: Rob Cohen

Reparto:

Bowen: Dennis Quaid

Einol: David Thewlis

Poeta: Pete Postlethwaite

Rosalie: Dina Meyer

Voz de Draco: Sean Connery (En la versión doblada la de Paco Rabal)

(Dale al play y escucha la música mientras lees)

Una voz profunda, grave, a la vez que cariñosa y envolvente… es la de Paco Rabal. Sean Connery muy bien en la VO, pero prefiero el doblaje de Paco… Sensacional.

La voz de Paco Rabal era salvaje, acanallada, una voz de resaca de una noche pasada por cazalla. Tanto era enternecedora como violenta y popular; una nota íntima y cariñosa, de una fuerza peligrosa. Una voz que conmueve, que ordena, que deja temblando al espectador al predicar su soledad como último Draco.

La gestualidad de sus mismas cicatrices, de Paco, es como los movimientos faciales de Draco, copiados de las muecas y caras que interpretó Sean Connery para las secuencias de las expresiones del dragón. Una alma golfa; de inspirados y minuciosos desgarrones, como su voz. La aristocracia natural que emplea en el doblaje de la voz de Draco. Respiraba a dragón perfumado, que le da vida, se envanece de la voz, del retrato heroico de darle existencia y expresión hasta dejarlo como protagonista heroico de toda la trama.

Nada se puede comparar la voz que da vida a Draco en la VO (Sean Connery) con la voz que contó en la versión doblada de Paco Rabal. Gana por goleada este patriarca bandolero y golfero que sólo por esta voz vale la pena ver varias veces esta película de Dragonheart.

Draco se envanece con esa voz que le han conseguido: errático, solitario, orgulloso, con un monologo en los labios para interpretar vanidoso absorbiendo la personalidad de Paco.

La trama de la peli es sencilla y de aventuras. Nada mas allá de una batalla entre el joven príncipe Einol (buenos y malos) que derroca a su padre que era un villano y cruel rey, y que se ve curado por Draco que le cede parte de su corazón herido y seguir sobreviviendo. También él se convierte en un rey brutal y despiadado como su padre. Bowen, el protector del joven príncipe, al ver que sigue los pasos de su padre, promete vengarse del dragón al cual atribuye todo el mal por la parte de corazón que le ha dado. En el transcurso de los años Bowen se convierte en cazador de dragones y sólo le queda pasar cuentas con Draco. Un monje, aspirante a poeta: se alía con Bowen y quiere narrar las hazañas épicas que lleva a cabo éste.

Se encuentran con Draco que tiene a su lado a Rosalíe que cuida de él. Una vez aclarado los malos entendidos, Bowen se alía con Draco para esquilmar un poco a los habitantes de los pueblos haciendo ver que se carga al dragón que los tiene atemorizados.

Para poder salvar a los pueblos y villas del reino de la crueldad de Einol, Bowen y Rosalie hacen las paces y, junto con el poeta, Draco y los habitantes del pueblo, se alían para liberarlos de Einol. Durante la batalla es hecho prisionero Draco y es encadenado en una de las terrazas del castillo. Einol se vale de esta circunstancia para coger como rehén a Rosalie y, finalmente, Bowen se ve obligado a matar a Draco cuando éste le muestra su medio corazón para que lo mate y así librarse de Einol que también muere al tener medio corazón de Draco. Draco se desintegra y se convierte o pasa a formar parte de un grupo de estrellas con su forma brillando con un resplandor inusitado.

Hasta aquí un peli distraída y entretenida de la cual el interés que tiene, y más logrado, es el doblaje de la voz de Draco por Paco Rabal. También, cómo no, la estupenda creación que hicieron de la figura de Draco.

Banda sonora de Randy Edelman. Estupenda.

Aviso: El vídeo que sigue es la escena final. Así que si te decides a ver la película, a lo mejor no conviene que lo veas.