I Semana del cine: “El secreto de sus ojos”, por Edgard.

El Secreto de sus ojos.

Dirección:
Juan José Campanella
Guión:
Juan José Campanella & Eduardo Sacheri, sobre la novela “La pregunta de sus ojos” de Eduardo Sacheri

Interpretes:
Ricardo Darin
Guillermo Francella
Pablo Rago
Soledad Villamil
Javier Godino
Mario Alarcon

Año: 2009


Es indudablemente uno de los trabajos mejor logrados por el director Juan José Campanella, contando con un Ricardo Darín que va encontrando el reconocimiento internacional que debió tener ya desde tiempo atrás, y la sorpresa de Guillermo Francella (encasillado en duros, primero; bufón gesticulante y desbordado después) pero que deja aquí una excelente interpretación de su personaje. Confieso no haber leído el libro que ha inspirado este film (aunque, por lo visto, quienes lo habían leído simplemente polemizaron sobre palabras o situaciones menores).

Tal como está el film, es la historia de una curiosidad, casi una obsesión. Una violación y asesinato. Un funcionario judicial que va sintiéndose atrapado por el caso… A partir de allí, una sucesión de acontecimientos donde no es tanto la búsqueda convencional de un culpable, sino el ir tratando de meterse en una historia.
Una historia que lo obsesiona hasta el punto de querer ir escribiéndola como una novela. Mientras tanto, la vida real va envolviendo y dirigiendo el curso de los acontecimientos… Intrigas tribunalicias, celos profesionales y laborales. Y el desprecio por vidas humanas hasta el extremo de forzar autoacusaciones para “fabricar” culpables.
No es sorprendente el estilo mas bien europeo, que es clásico de una cinematografía que fue mas influida por Europa que por Hollywood, pero sí es llamativa la secuencia de una búsqueda y persecución en un estadio de fútbol, en medio de un partido, que está muy bien realizada, lo que no suele suceder por motivos técnicos y económicos. Dejo aquí el “making of” (técnicamente no es un plano secuencia), con las interpretaciones de Darin, Francella, y el actor español Javier Godino.

La curiosidad del protagonista prosigue, hasta que se le presenta una realidad, y opta por hacerse a un lado. No sé como culmina la novela, pero si es lo mismo que el film, el epílogo simplemente sugiere un encuentro físico del protagonista con su colaboradora… una concesión comercial

Los verdaderos momentos finales tendrían que ser esos en que el antiguo funcionario, al descubrir un secreto muy especial, da media vuelta y se aleja.