Post Peligroso II: las respuestas del correo del Zar.

El tiempo pasa. Dependiendo de las circunstancias, el tiempo pasa deprisa o lento como la más lenta de las tortugas.

El tiempo cura. No sé si el tiempo lo cura más y mejor si pasa deprisa o despacio. A veces pasa despacio, pero parce que pasa mucho tiempo, o al revés, o una mezcla, pasa deprisa y parece que pasan muchas cosas y eso te da la impresión de que pasa mucho tiempo, cuando en realidad apenas han sido un par de días. Parece un galimatías, pero es algo comúnmente reconocido por las … nada, iba a decir una bobada y no estamos para bobadas.

Hoy es jueves, y parece que fue hace un siglo. Parece que el lunes fue un día del siglo pasado, y que l martes fue un día interminable. La vida sigue, es cierto, y hay que mirar hacia delante. Lo decía Josep el otro día. También decía lo de las rachas… y es cierto, empecé con mi madre hace 5 años, en mis brazos, seguí con Isabel, una amiga y la mujer de un amigo, luego ha venido mi padre y el lunes con Javi. En casi todos los casos, los consuelos son fáciles: iban a sufrir mucho, era lo mejor, para ellos y para los que les rodeaban… tres de ellos tuvieron un desencadenante, que es el cáncer.

Ayer hablaba con otro amigo, el padre de mi tato. Sí la razón de la mitad de mi nick. Coincidí con él y con su mujer varias veces en Oncología. Él las ha pasado canutas, y se las ha hecho pasar más canutas tanto a su mujer como a sus hijos. Alguna vez os he hablado de su mujer… y de alguna charla en medio de la calle. Ahora, está bien… y parece que lo sabe todo, y tiene un toque de vencedor… pobre… iba a tomar un vino, cosa que tiene prohibido… pero él parecía que estaba sobre la vida y la muerte… iluso… solo lamento lo mal que lo van a pasar tanto su mujer como sus hijos. Porque además tuve la impresión de que solo se escuchaba a él mismo, en todo caso alguna circunstancia que no sabía…

Aprenderemos a saber que no está. Decir como dije el otro día que me había quedado solo de alguna forma… Borja, no es despreciar a los que estáis, a los que como dices, no os vais a ninguna parte. Pero cada uno, cada persona, creo que ocupamos un espacio determinado en la vida de otra persona. Y ese lugar no lo puede volver a ocupar otra persona. Él me defendió cuando hizo falta, me dio trabajo, mee dio su confianza, su amistad, me apoyó cuando un problema por un beso mal dado a un chico, tuvo como consecuencia que nos hiciera perder mucho dinero a la empresa en la que trabajo. Es a veces el problema de ser gay. Un beso puede desencadenar la ruina. Un beso en la mejilla, si llega a ser en la boca… Quizás si me hubiera quitado de en medio, ellos hubieran podido seguir sin quebranto. Siempre evitó hablar de ese tema. Nunca quiso saber… nunca quiso una explicación, solo siguió como si nada. Para muchos yo era su hermano, y nunca lo desmentía, ni sacaba del error a nadie. Ese lugar en mi vida, no lo pude ocupar otra persona. Como el que ocupas tú, no lo ocupará nadie.

Posiblemente mañana o pasado, o al otro… ya no se me note apenas. Casi nadie nota lo de mi padre, lo que me pesa su ausencia. Tampoco vas a ir por la calle con cara de funeral… en muchos momentos no te acuerdas, y vas estupendo… no hace falta preocuparse. Pero mira que soy bastante empático, y mira, no lograba ponerme en el lugar de ese diseñador de moda muy famoso que se suicidó hace unos pocos años, porque no superó la muerte, creo que era de su madre. Y ahora soy capaz de ponerme en su lugar. Eso no quiere decir que por ninguna circunstancia yo vaya a tomar una decisión siquiera parecida. No. No. Pero puedo revivir en mis carnes su angustia, su vacío… ¿Veis como sentir es una mierda?

Y sabes, Pucho, cuando hablo de hacer algo, en realidad solo me refería a estar. Es que muchas veces las palabras y los hechos sobran. Yo soy más de estar, de hacer sentir que estoy cerca, o dentro del corazón del otro… no tengo palabras maravillosas, ni gesto estupendos, salvo el de abrazar, o el de dar un beso… o dos… si se dejan. De eso me quejo, eso me echo en cara, que no pude estar, que no supe hacerlo… por eso digo que yo mismo me decepciono. La decepción es solo un estado en el que se mide lo que uno cree que pude o debe hacer, y lo que al final hace. No es nada más. O lo que uno espera de los demás, o lo que quisiera que sucediera… Por eso el problema pude estar en algunos casos en las expectativas, y en otros, en las ilusiones, y en otros… en no saber hacerlo, en no saber estar. En no tener fuerzas, ser débil, sentir con demasiada fuerza.

Omar, Ernesto, Carlos… sí, así es la vida, a veces triste… a veces solitaria… pero quizás encontremos también algo positivo, alegre… quizás mi Príncipe llegue un día de estos y os lo cuente todo ilusionado… ¿Vosotros tenéis Príncipe?

Ya he acabado este post, y no tengo claro si ha sido mucho tiempo el que he utilizado, o no. Tengo la idea de que he escrito bastante, y lo he hecho sin dilaciones, sin pararme a pensar demasiado. Ni siquiera me ha parado a limpiarme las gafas, y eso que necesitan una gamuza.

El tiempo y su medida relativa.

Y sigue quedando pendiente hablar de la vida, de la muerte, d ella mentira, de la verdad, de los Príncipes, de la eternidad, de la magia, de las vidas ordinarias, de las imaginarias, de las extraordinarias, de la ficción, de la cotidianidad, de la Lotería de la Navidad, de los modelos guapos, de lo que vais a escribir para Navidad, o de la música que me vais a mandar… para Navidad, o de las fotos que vais a sacar en vuestras ciudades o pueblos. Todo para Navidad.

La Semana de la música, en enero.

Gracias a todos por todo.

Anuncios

4 pensamientos en “Post Peligroso II: las respuestas del correo del Zar.

  1. Gracias a ti por hacernos pensar de vez en cuando y recordarnos que no todo en la vida es jiji, jaja…

    La muerte de un ser querido deja siempre un agujero muy grande en el alma. Agujero que el tiempo tapa o puede que no, que no lo tape y que con el tiempo tan solo nos acostumbremos a tenerlo.

    Un abrazo.

  2. Bueno solo quería decirte que paso por aquí, que te leo con atención, que creo entenderte, aunque no sepa muy bien qué decir. No puedo ni imaginar lo que supone perder un amigo como el que has perdido. ¡Mucho ánimo!

    Un abrazo.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s