Mientras las olas llegan a mis pies…

 

jimmy250709-sillaenelagua

… a mis pies, mientras los últimos rayos de sol acarician mi piel, no dejo de imaginarme lo que haré contigo esta noche. Cuando solo los rayos de la luna sean testigos de nuestras caricias, de nuestros besos.

Recuerdo aquella noche, la primera. Acababas de llegar de vacaciones. Yo vivo aquí todo el año. Nos cruzamos en el chiringuito. Tú ibas a pillar una Pepsi, yo salía de la barra a sentarme un rato. No sé qué me llamó la atención de ti. No eres el tipo de chico en el que me fijo normalmente. Pero recuerdo como me quedé como hipnotizado, mirándote. Tú disimulabas, pero de reojo, también me mirabas.

Al final entré en la barra, y me fui a atenderte. Fue la única forma que se me ocurrió de entrarte. La barra me daba seguridad.

Quedamos esa tarde. Te enseñé el pueblo. Te enseñé mi casa. Te enseñé la hamaca de mi patio. En ella nos besamos por primera vez. Esa misma noche, nos amamos en la playa, en un rincón solitario pero maravilloso, que solo conocemos algunos pocos.

A esa noche, siguieron todas las demás. A ese rincón, siguieron, otros muchos rincones. Cada noche probábamos al menos un sitio nuevo. Un día incluso lo hicimos en mi cama.

Mañana te irás. Mañana te echaré de menos. Mañana lloraré por ti, lloraré por mí. Pero al menos esta noche, gozaré cuando esté dentro de ti, y te aprisionaré cuando estés dentro de mi. Para intentar que no te escapes. Para intentar que esos rayos de luna, únicos testigos esta noche de nuestros abrazos, de nuestras caricias, se queden ahí, en el cielo, por toda la eternidad. Porque siento que, mientras nos estemos amando, mañana no llegará nunca.

Mientras las olas acarician mi pies, mientras los últimos rayos de sol, calientan mi piel, no puedo evitar repetirme en silencio, que te quiero, mi amor.

Anuncios

5 pensamientos en “Mientras las olas llegan a mis pies…

  1. Siempre se dice que no valoramos las cosas de verdad hasta que las perdemos. Un amor del que sabemos su final es, probablemente, el que sentimos más intensamente. La pena es no darnos cuenta de que las cosas siempre tienen un final, aunque no sepamos la fecha.
    Me ha encantado la historia. Muchas gracias.

    Abrazos

    • Hay cosas, Pucho, que tienen fecha de caducidad. Y muchas veces intentamos no pensar en ello… pero el final está marcado.
      Y llega el momento de cumplir la sentencia.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Pingback: Propuestas de Pucho para el recopilatorio del 4º aniversario. | el rincón de tatojimmy v.2.0

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s