Pero… ¿es o no es el fin del mundo?

Hoy era un día feliz, porque ya la hora que es, acabando el día 13 de diciembre, ya estaba yo tranquilo con esto del fin del mundo. Ya no es fin del mundo. Pero yo es … he buscado lo del fin del mundo para no meter la pata y poner incas en lugar de mayas, y resulta que para variar, hay un error de cuentas, y parece ser que los mayas se referían al 21 de diciembre.

Porque sí, fueron los mayas los que se cansaron de de escribir calendario por estos días. Y el juego que ha dado que el hacedor de calendarios se cansara de escribir ¿Eh? Porque te advierto que es casi mejor hablar del fin del mundo que de la prima de riesgo. Ahora que pienso… a lo mejor se refería los mayas a que la prima se iba a volver loca… ¿Será la prima de riesgo el fin del mundo?

Claro, yo esperaba al día de ayer, 12, hoy es 13, aunque tú lo leerás posiblemente a partir del 14, que todo se aclarara, y… he comprado lotería de Navidad. Por cierto, a ver si algún alma caritativa me consigue los nombres de los modelos-actores que salen en la publicidad de la Lotería de Navidad. Al rubio y al moreno, que no consigo enterarme de sus nombres. Y de paso, que alguien me pase su porfolio, para facilitar las cosas. (como siempre seguro que nadie me hará caso… si es que … que penita me doy…)

Ya me he ido, que estaba yo con lo del fin del mundo, y que he comprado lotería. Pero coño, si el fin del mundo según los nuevos cálculos, es el 21, o sea que no se celebrará el sorteo… ¿Me devolverán la pasta? Venga, va, da igual, así ayudamos a bajar el déficit… aunque bien mirado, si es el fin del mundo, que le den al déficit.

Yo estos días me estoy dando caprichos. Unos pasteles un día, al día siguiente otros pasteles, hoy una raqueta (pastel), un príncipe de quita y pon… (esto ha sido solo soñando ayer por la noche… los pasteles me los he comido saboreándolos como si fueran los del fin del mundo). Ahora resulta que tengo dos opciones: empezar a correr por las mañanas, como los de mi historia, para bajar los pasteles, o seguir comiendo pasteles hasta el 21.

Por cierto que el 21 había quedado con un amigo en Madrid. No sé si ir… porque si es el fin del mundo, mejor que me pille en casa. Digo ¿no?

De todas formas soy muy soso, porque si me preguntáis que haría si pudiera antes del fin del mundo… no se me ocurren grandes cosas… ni pequeñas, la verdad. Conocer algún famoso que esté bueno, y que claro, se enamore de mí y caiga rendido a mis pies… o que aparezca un Príncipe azul aunque no sea famoso… pero ahora me dices y no sabría elegir… así en frío… al verdad es que hay tantos… Es que eso de tener un novio famoso debe dar mucho empaque… claro, que ahora que pienso… estaría bien que algún famoso… pero a ver, entiéndase por famoso, un actor, modelo, escritor… alguien que deba a la fama a sus aptitudes… a su trabajo… leyera este blog y me diera una alegría apareciéndoseme en la noche…

Viajar. Sería una… posibilidad que elegían muchos. A mí lo de viajar la verdad es que cada vez me cuesta más… y luego voy a sentarme en una terraza, o en un banco a leer, o a charlar con algún amigo… no le saco partido. Es verdad que queda muy interesante que digas: pues me gustaría ir a ver las cataratas del Niágara. Para que luego te salga alguno que te diga: Pues… pues no están tan bien, decepcionan… además es como muy turístico todo. Ya claro, para quedar bien se difumina tu ilusión por ver esas cataratas, que se te ocurrió en un momento porque oye, algo tenías que decir ante la pregunta insistente de tu amigo insistente, el de las preguntas trascendentes en medio de la calle.

Podría decir lo de tener hijos… pero bueno, con todos los trámites que hay que hacer para ello… con el fin del mundo a la vuelta de la esquina… estaría bien tener ahí cuatro o cinco niños… todos hermanos a los que se les murieron los padres dejándolos solos en el mundo… y yo ahí, el padre salvador… darles cariño, un hogar… y una bronca si se la merecen… ains.

Podría escribir un libro… huy, que eso ya lo he hecho… y más de uno… eso sí, lo de publicarse… quizás de una forma u otra, en unos meses… acabe por publicarlo. Con permiso del fin del mundo. Claro, y me lo presentará ese actor famoso que me lee todos los días… sí, sí tú… o modelo que no te veo bien… o escritor… o futbolista… o dibujante, o fotógrafo… o músico… cantante…

Podía decir que mi ilusión es que me toque la lotería… pero total, como dentro de cuatro días va a ser el fin del mundo, resulta que no me voy a poder gastar el dinero… aunque bien pensado podría tocarme la lotería y comprarme un príncipe azul a medida… ¿Sabéis dónde los venden?

Ahora, claro debo aclarar que en realidad ya no busco un príncipe azul. Me he desengañado con ese sueño. El otro día iba caminando por la calle. De repente levanté la mirada y lo vi a él. Un chico guapo, con una mirada estupenda, con una sonrisa… porque… cuidado, me sonrió… y hablamos y tal… y me dije “me gustas” como si fuera lo del facebook y tal… y me dice que es asexual, que lo suyo es… que lo nuestro vaya es imposible… Yo que iba a proponerle matrimonio… a lo mejor le debía haber propuesto sexo…

Pero mira ya ese tema, me dejó como frío, ¿sabes? Porque por un momento además pensé en que debía conocerlo, y pasar por esos momentos de dudas, de peleas incluso, de… acoplarse a él, de hacer que él haga lo mismo conmigo… de pensar lo que quiero decir, y lo que él quiere oír, para hacer una media ponderada y decir algo que me guste y que a él le agrade… y lo que le guste, y lo que me guste a mí, y renunciar y aclarar y negociar y… Después de todos estos pensamientos tuve claro que:

1.- Debía haberle pedido sexo en lugar de matrimonio.

2.- Era una suerte que fuera asexual y que ni lo uno ni lo otro.

3.- Que casi mejor renunciaba a la búsqueda y me quedaba en mi casa, leyendo o escuchando música. Y si eso, pues sueño con un novio de esos de foto, que no da ningún problema.

Es que me entró un agotamiento así de repente…

Así que total, como el fin del mundo iba a llegar rápido, pues tampoco era cuestión de liarse con todas esas cosas, que son problemas y quebraderos de cabeza, y… pues mira que si va a durar toda la vida, siendo “toda la vida” una cantidad que tiende a infinito, y no como ahora, que tiende a 0, pues que… pero sabes el condenado, cuando nos despedimos, pues me rozó la mano de esa forma, y me guiñó un ojo y me dijo que a lo mejor… dejaba lo de ser asexual… “El destino… si nos junta otra vez, será que quiere que estemos juntos”.

El destino… uffffffffffffff.

Yo antes creía en el destino… es que es muy literario eso del destino, da mucho juego… debo escribir algo sobre el destino, de juntarse y demás…

Y total, casi que no sé si escribir ningún relato para Navidad… si total no va a haber Navidad… con el fin del mundo y eso.

Pero vosotros por si las moscas yo no escribo, y por si el fin del mundo al final se aplaza… aunque la verdad para como tratamos al mundo… a la Tierra, a sus habitantes… los unos a los otros, así en general… no me extrañaría que, con calendario maya o no, esto se vaya al carajo cualquier día, digo que podéis ir haciendo vuestras historias… y canciones, y… fotos navideñas… todos a peinar las calles buscando escaparates, en Medellín, en Buenos Aires, en Bogotá, en París, en Valencia, en Zaragoza, en Madrid, en Barcelona, en Tegucigalpa, en Nueva York, en Berlín, en Londres, en San Sebastián, en Pontevedra, en La Coruña, en Badajoz, en Málaga…

Y casi que os voy a dejar, que voy a ver si acabo con otra novela, antes de que el fin del mundo llegue.

Y al menos, si no llega de momento, pues mira ya la tengo escrita, otra más… y vale que toque la lotería…

PD. Me acabo de asomar a la ventana, y… (entiéndase que asomar no es abrir la ventana y sacar medio cuerpo, sino pegar la nariz al cristal) y llueve ahora mismo como si fuera el principio del fin del mundo… ¡Ay madre!

¿Y debería llevar el traje a la tintorería? ¿Me saldrá a cuenta con lo del fin del mundo?

Tranquilos que la lluvia ha sido solo un momento. Noé puede estar tranquilo.

Por cierto… ¿tú eres de los que se ha hecho un búnker?

Me estoy volviendo loco poco a poco…

El fin del mundo…


Anuncios

2 pensamientos en “Pero… ¿es o no es el fin del mundo?

  1. Eso del calendario maya tiene diversas lecturas. El otro día oía hablar a un “experto” en el tema y contaba que los mayas tenían ciclos de 52 años, que sus calendarios tenia su inicio unos 3000 años antes de iniciar-se la cuenta del nuestro, es decir, que abarca unos 5000 años. Que en realidad en esa fecha se cumple el final de uno de esos ciclos y que lo que se predice es un cambio tan importante que el mundo pasará a ser completamente distinto ¿Por qué? Eso no lo dice. De eso algunos ha deducido que era el fin del mundo, porque no había predicciones más allá, pero en realidad lo que se predice es el final del mundo tal como lo conocían y concebían ellos.

    Menudo rollo te he soltado, mientras tu hablabas de loterías y príncipes azules…

    Un abrazo.

    • ¡Ah! Pero eso que dices PFE, de alguna forma es el fin del mundo, tal y como lo conocemos. Fin del mundo, al fin y al cabo.
      Quizás eso de para otro par de post… sisisisisi.

      Besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s