Grandes Esperanzas, la película.

Os prometí hablaros de Grandes Esperanzas. Esta vez de la película. Aquél discurso no tuvo mucha repercusión… en fin. Quizás no fui lo suficientemente vehemente. Os prometo que en el próximo, os levantaré de las sillas y os removeré a conquistar el mundo. Os llenaré con mi dramatismo y no os quedará más remedio que rendiros ante mí. ¡He dicho!

jimmy200413-grandes esperanzas cartel

Volvemos a Grandes Esperanzas, la película. Otra versión de la novela de Charles Dickens. Será por eso del aniversario.

Os cuento de qué va.

Erase una vez un niño chiquito. Un niño con mucha tragedia en su vida. Huérfano y criado por su hermana mayor, que más bien parece su tía huraña y amargada. O la madrastra de cualquier cuento. Pero su cuñado, eso es otro cantar. Su cuñado el herrero de la comarca es bondadoso y un amigo para él. “Siempre amigos” se repiten, el herrero y el niño. Y la hermana del niño al fondo, con la escoba levantada dispuesta a dar un par de escobazos a cualquiera de los dos.

jimmy200413-grandes esperanzas04

Un buen día la loca del lugar, una adinerada mujer que vive en un castillo en el que la vida se paró años atrás, se interesa por el niño. Quiere verlo jugar. Pip, que así se llama el infante, va a la mansión para jugar y que la señora se entretenga. Pero hijos míos, eso enseña al chaval un tipo de vida muy diferente al suyo. Podía haber sido feliz con su cuñado en la herrería, porque su hermana palma un buen día en pleno ataque de ira, porque anda que la hermana del niño, ¡qué carácter! Con la escoba… vale, que ya lo dije antes. Pero el brillo del dinero, de la posición y esas cosas, enturbian el ánimo de Pip.

Pero la suerte está a su favor, y mira, pues que un buen día, aparece en la herrería un abogado que le invita a irse a Londres para disfrutar de los dineros de un benefactor secreto que quiere convertirlo en caballero. ¡Caballero! Señoras y señores. Con caballo y todo.

¿Quién es el benefactor? ¿Eh? ¿Eh? ¿Cómo afectará eso a la forma de ser de Pip? ¿Seguirá siendo el mismo y seguirá siendo “amigos para siempre” del herrero? ¿Eh? ¿eh?

jimmy200413-grandes esperanzas05 jimmy200413-grandes esperanzas06

Pero el amor… vaya, el amor… y es que una niña que vivía con la mujer trastornada del castillo le robó el corazón. Y claro, pues ahora con más años, la niña es toda una mujer… y una mujer… pedazo de mujer… ¿Cómo no se va a enamorar nuestro Pip de esa bella damisela?

El amor… es el amor… es… ¿Qué es el amor?

Os adelanto que esa mujer se casa con otro. Un pérfido joven, rico hasta decir basta.

Y con estos mimbres, pues liamos la madeja, la desliamos, damos un par de vueltas, subimos y bajamos en el drama… ya sabéis que el amigo Dickens era un maestro.

Un clásico difícil de adaptar en dos horas. Hay que elegir lo que contamos, y lo que dejamos. Y hay que elegir cómo lo contamos.

jimmy200413-grandes esperanzas08 jimmy200413-grandes esperanzas07

A mí particularmente esta versión de Grandes Esperanzas me ha dejado un poco frío. Quizás porque tengo en mente la de Cuarón de hace ya unos cuantos años, que me pareció mucho más original en los planteamientos, sobre todo narrativos y visuales. Era una actualización de la obra de Dickens, no respetaba ni la época ni las circunstancias, ni siquiera los nombres de los protagonistas, pero eran ellos. En esta última versión, se respeta todo perfectamente, y se ambienta, eso sí, muy bien a mi entender, en la época de la novela original.

Pero hay algo que hace que para mí, no acabe de funcionar. Quizás el protagonista que no es… apabullante, o al estructura que no acaba de ser atractiva. O a lo mejor es la fotografía que tampoco enamora, aunque a lo mejor es la que debe ser en esa historia, no lo sé. O el ritmo que no está conseguido… es que a veces me daba la impresión como que fuera un trabajo rutinario, muy correcto en las formas, pero que nadie se había metido de verdad a sentir la historia, la hubiera hecho suya y la hubiera volcado en la pantalla. No la historia de Dickens, sino la historia que todos creamos dentro al leer una novela o un guión, vamos.

No se puede decir de nadie que esté mal, actores me refiero, pero tampoco que lo recuerdes diciendo “qué maravilla”.

Te cae bien la maestra de Pip en el pueblo, y el herrero. El amigo de Pip en Londres. El abogado y el secretario del abogado. Si, creo que esos actores son los que más recuerdo.

jimmy200413-grandes esperanzas02 jimmy200413-grandes esperanzas03

Helena Bonhan Carter, parece salida de una película de su marido Tim Burton. Es la mujer que se le va la pinza. Ralph Fiennes, es el convicto que se escapa, un personaje desagradable y tal… pero nada especial. Está bien, pero… va, es que es más de lo mismo. El protagonista, Jeremy Irvine, pues que queréis que os diga, tampoco me entusiasma. Me parece un chico guapo, pero frío. Sin pasión al menos en este papel. Casi me quedo con Olly Alexander, el amigo de Pip. Un chico feucho, en un papel secundario, pero que creo que cuando aparece en pantalla, opaca a los demás. Y también me quedaría con Holliday Granger, la pelirroja Estella, la mata hombres. La mujer criada para destrozar a los hombres.

Pues así que, ya hemos hablado de Grandes Esperanzas, cosecha 2012-2013.

Para todos los datos, como siempre, os invito a visitar La Butaca.

Va, venga, habrá que poner el tráiler.

.

 .

PD. Por cierto, el chico este Jeremy Irvine, el protagonista, aunque no me ha convencido en su papel, puede llamarme para invitarme a un café y contarme sus impresiones. Sip. Y si me convence pues cambio rápidamente mi opinión sobre su trabajo en la película.

 jimmy200413-grandes esperanzas01

Anuncios

4 pensamientos en “Grandes Esperanzas, la película.

  1. Cada nueva entrada en tu rincón es acogida con agrado por mi, el primero sobre las “grandes esperanzas” pues todavía estoy trabajando sobre ello y aunque no llegue a publicar algo sobre ello, te doy las gracias por despertar esos pequeños-grandes debates.
    Gracias

    • xaloc44, me alegra que acojas con tanta alegría mis entradas.
      Muchas gracias por tu atención, de verdad.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Mejor el Pip niño que el joven, y mejor Ralph Fiennes o Helena Bonham Carter —en un estereotipo de mujer excéntrica y desencantada que empieza a ser como su segunda piel, pues parece sacada de una película de Tim Burton — que Jeremy Irvine o Holliday Grainger , más secos y estereotipados de lo que exigían el drama y pasión de sus papeles. Con “Grandes esperanzas” volvemos a asistir a la necesidad de proyectar hacia afuera los propios sentimientos de frustración y dolor, en una labor de Pigmalión en que una novia abandonada —cruel personaje el de Miss Havisham— se vengó de los hombres haciéndoles sufrir por medio de su hija adoptada, o en que un convicto se redimió en un chico al descubrir en su corazón algo de piedad y solidaridad. Con todo, Dickens nos desvela secretos de familia y deseos duramente reprimidos —los de Estella, criatura que tendría que dar más lástima de lo que Grainger transmite—, y también nos habla de un amor sanador y de otro amargado, para finalmente decirnos que entre tanta niebla y oscuridad se terminará imponiendo la necesidad de vivir con sentimientos verdaderos y con grandes esperanzas.

    • Pus Ronald, me gusta este texto que me imagino que has copiado de algún sitio, para hacer un poco de propaganda de tu web, pero como me ha gustado, lo he admitido.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s