I Semana de la música: Pere nos trae unos coros – “Va Pensiero” de Verdi, el “Coro de Peregrinos” de Wagner y el “Coro de los prisioneros” de Beethoven.

COROS DE ÓPERA

Hoy quisiera centrarme en un coro operístico que por sí solo se erige en solista sin tener que acompañar a ningún cantante. Él solo protagoniza y llena el escenario de cualquier teatro o sala de conciertos. Los coros están permanentemente ligados o entrelazados casi siempre al acompañamiento de solistas, en éste no.

Es el “Va, pensiero” de la ópera Nabucco de Joseppe Verdi. Posiblemente es la parte coral de ópera más popular por sus connotaciones patrióticas y que le acarreó algunos problemas a Verdi. El argumento de la opera es un lio entre el pueblo judío y Nabucodonosor, Nabucco para la peña, rey de los asirios.

Era una época convulsa en la cual los italianos de la Lombardia querían deshacerse de la dominación Austriaca y enseguida, el pueblo, asoció el argumento y, sobre todo, el coro, a un canto de libertad. En las representaciones el público siempre coreaba con el coro de esclavos el “Oh mia patria sì bella e perduta!”. Muchas fueron las veces que intervino la policía a pesar de la prohibición de las autoridades ocupantes de cantar esta bella composición al unísono.

12/03/2011, Teatro dell’Opera di Roma. Asiste a la representación el señor Berlusconi, y el director es Riccardo Muti.

El coro termina de cantar el “Va, pensiero” y el público se vuelca en una ovación acalorada. Hay un momento que se oye un “Viva Italia”. Muti pide silencio y arenga al publico diciendo que también él dice: “Viva Italia”, pero que si no se la cuida o protege, sobre todo la cultura, puede que acabe siendo una Italia convertida en una “patria bella e perduta”. Aplausos, pero Muti invita a toda la sala a unirse al coro y a cantar todos juntos el “Va, pensiero”. El público puesto en pie se complementa con el coro y Muti los dirige. Al final se ve a la mayoría de los componentes del coro llorando.

Las crónicas dicen que Berlusconi no sabía qué cara poner o donde meterse.

Durante el entierro de Verdi una gran multitud lo despidió cantando el “Va, pensiero”.

Una de las puestas en escena más espectacular de este coro, fue la del 2001 en el Metropolitan Opera House de New York. El vídeo es de una realización perfecta y maravillosa.

Hasta aquí el comentario de un coro de ópera que siempre que lo oigo me emociona, sobre todo en directo. Es un canto a la libertad, a la vida, a los desesperados intentos de conseguir un mundo donde todos, y cada uno de nosotros, no se encuentre con las puertas cerradas y tener que luchar constantemente contra una homofobia latente que persiste a pesar de legalizar el matrimonio, esta vez en Francia. Es una angustia con un fular atado al cuello y para nada unas patrias de la vergüenza ajena que suscitan los salva patrias.

Una versión muy particular de Zucchero:

También quisiera mostraros un coro que escuche en un reciente viaje en una iglesia evangélica, lo tenían puesto como música de fondo, era el Coro de Peregrinos de Tannhäuser de R.Wagner que empieza con un: “Beglückt darf nun dich, o Heimat, ich schauen,” (Con alegría te encuentro de nuevo, oh patria mía,).

Y como no, otro de los cantos a la libertad, una oda a ese albedrío que cada día queda más compungido: El coro de prisioneros de Fidelio de Beethoven.

Y como ya he dicho, para mi no son cantos a la patria, son cantos a la libertad con un significado o fin de llegar a la espiritualidad de la creencia: en un conjunto de personas que se unen, que marchan como un pueblo diferente y no precisamente con el concepto de patria o dios.