I Semana de la música: Lorién nos trae “La Máquina de escribir” de Leroy Anderson.

La Máquina de Escribir.

Ya hace tiempo que quería yo hablar de esta composición. Es que la música tiene en el ritmo parte de sus secreto y con muchas cosas se puede hacer ritmo. Yo es que ahora estoy empezando a ver los exámenes que asoman por las cordilleras de los timbales y de los xilófonos y claro, pierdo ritmo, por eso he decidido buscar algo con el ritmo como cosa fundamental y que mejor que una máquina de escribir y que mejor que uno de los mejores percusionistas que hay por aquí, por España y que mejor que celebrar que todavía no se haya ido a trabajar a Francia como han tenido que hacer otros, que se van y no vuelven y andan todo el día ocupados que ya no se acuerdan ni de sus hermanos.

jimmy280513-Lio en los grandes almacenes

Pues vale, empiezo por el principio: La máquina de escribir es una obra musical del norteamericano Leroy Anderson, que salió en una peli que todos conoceréis porque vamos, es más de gente que ya tenéis más edad que yo: “Lio en los grandes almacenes”. Bien, ahora sigo con el percusionista, que es Alfredo Anaya Peña, que es el solista de esta pieza, tan increíble y tan guapa, uno de los mejores de la percusión aquí y además un tío muy simpático. No, con esto no le quito yo puntos a Jerry Lewis, que en su papel en la peli lo hace de lujo, pero tengamos en cuenta que esto es una interpretación en vivo y en directo y eso es complicadillo, aunque la gente de “Voces para la paz” es gente supermaja. Yo lo sé porque algunos son amigos de mi hermano y ya os digo que es gente muy maja.

Como todo lo que se interpreta con una orquesta o casi todos vamos, tiene su partitura, sus notas, que otro merito de Alfredo Anaya en esta pieza es que como veis el tío no tiene la partitura delante y eso demuestra que, como gran músico que es, la lleva en la cabeza y atiende a los compases del director Miguel Roa, que es un muy buen director de orquesta y dirige la orquesta de la Comunidad de Madrid, donde Alfredo Anaya es percusionista.

Vale y ahora os cuento cosas, que pienso yo que son interesantes. Pues una, que yo que ya soy de la generación que no ha conocido las máquinas de escribir como de uso habitual, flipa con las cosas que se pueden hacer con ella en el cine y en este caso en las bandas sonoras. Lo que he leído de Leroy Anderson es que está considerado uno de los mejores compositores de música de Estados Unidos, músicas mazo divertidas, que el cine y la tele se apropió de ellas.

Pero yo vuelvo al tema: la máquina de escribir es algo que ya no se usa, de hecho mi padre tiene una súper vieja, que era de mi abuelo. Pero vamos, vieja, vieja, vieja. Que como dice mi padre, “ya es más antigua que otra cosa”, y ahora ordenadores y tablets y móviles todo lo que manejamos y la máquina ya nada de nada. Pues quiero con esta pieza rendir homenaje a la máquina de escribir, que hizo posible que todo fuera más legible y que gente se ganara la vida dando clases de mecanografía y esas cosas que me han contado mis padres y mis abuelas.

???????????????????????????????

Y como parte final deciros que la foto es de la máquina de escribir de mi abuelo Andréu, que está en mi casa y ya podéis ver que es una antigüedad.

Vieja, vieja… vieja.