Cuando los superhéroes sean gays.

Muchas veces me he preguntado qué pasaría si un superhéroe fuera homosexual. Si, por ejemplo, Superman lo fuera. Pero abiertamente. No como Batman que si su relación con Robin es o no es, o los X-men que parece una gran parábola del mundo homosexual. O el mago de Harry Potter, Dumbledore, que parece que era homosexual, según su autora. O Tintin, o Blas y Epi.

Pero todo son rumores.

En Juego de Tronos hay un gay, creo. Seguro que lo decapitan. O lo empalan o algo de eso.

Estaría bien que al volver a casa, el superhéroe de turno se encuentre con su chico que vuelve de trabajar. Es fontanero y ese día ha tenido que solucionar un atasque monumental. Se ducha para quitarse el olor a mierda y hablan, mientras el superhéroe prepara la cena. El novio del superhéroe viste solo una toalla alrededor de la cintura. El superhéroe se da la vuelta con la sartén con el revuelto de boletus y ajetes y se sienta en sus piernas, no sé si antes de echar el revuelto en los platos o después. Se besan, sonríen cómplices. El superhéroe deja la sartén en el fregadero y empiezan a cenar y contarse su jornada. Ríen y se toman el pelo. De vez en cuando se dan un pico. Y se miran. Y flirtean.

Seguro que no tendría mucho éxito. Porque… ¿Estamos preparados para leer historias con personajes gays? Sí, la sociedad en general.

Un día un amigo, estaba con otros amigos. Y me contó que les había dicho que me habían publicado una novela en e-book. Pero no se atrevió a decirles que esa novela iba de gays. “He cambiado un poco el argumento”. “Tómate otra” no es exactamente una novela, a mi entender, que se pueda llamar gay. Los protagonistas son gays, muchos, pero… habla de amor, de inseguridades, de lo rara que es la gente, de lo que nos cuesta a veces tomar decisiones, habla de amistad, de odio, de amor. Si ahora voy y cambio el sexo de alguno de los personajes, sería la misma novela, pero ya no sería gay. Solo con cambiar, Alberto por Emilia, por ejemplo.

Aquí entraríamos a discutir si una novela o una película es gay por tener personajes gays, o porque habla de esos problemas típicos de aceptación y demás.

O imaginaros una serie de televisión. “El mentalista”, por ejemplo. Ese hombre con esa mirada tan atrayente, con esos ojos azules, chispeantes. Seguro que alguno me recuerda el nombre del actor. ¿Os imagináis que el personaje fuera gay?

O James Bond.

O “El Santo”.

O el mismísimo Harry Potter. Y cambiamos su tonteo con la hermana de Ron o con la mismísima Hermione, con miradas tontas con el mismo Ron o con Draco, ese chico rutilante y tan perdido en la maldad que se supone que debe heredar de su padre. Y tan rubio. Y con cara de tan mala leche siempre… que seguro que cuando sonría, se caerán los pilares de la tierra del gozo.

¿Hubiera vendido los mismos libros?

Y eso que Daniel Radcliffe, el actor que encarna a Harry es un gran defensor de la causa gay. Y los rumores sobre su condición sexual no acaban de acallarse. Otra vez los rumores, como los de Epi y Blas.  Quizás porque todavía no acabamos de entender, la sociedad en general, que no hace falta ser gay para defender los derechos de los gays, ni para apoyar con tu imagen y tu dinero, como hace Radcliffe, esa fundación que se creó en USA para intentar prevenir los suicidios de chicos y chicas homosexuales que por rachas, tanto proliferan.

O quizás Radcliffe sea gay de verdad, pero su status en la industria no aconseja que pueda vivirlo plenamente.

Es como el caso de los modelos de moda masculinos. Hay menos gays entre ellos de lo que la gente piensa, pero son muchos más que los que lo reconocen públicamente.

Una cosa son las encuestas estas de aceptación de los gays y de sus derechos, y luego otra distinta es, si en la vida cotidiana, las cosas avanzan de otra forma. A parte está ese tema de lo políticamente correcto. Cuanto se miente por ser “políticamente correcto”.

Cuando mi amigo me contó eso, bueno, pues me reí y esas cosas. Pero me quedé pensando… ¿Mi novela solo la pueden leer los gays? Yo creo que no, que la puede lee cualquiera. Si yo quisiera presentarme un día al Premio Nadal ¿Lo podría hacer con una novela con protagonista gay y optar a ganar? Creo que hace un par de años, una de las novelas que quedaron a las puertas de ganar ese premio, era con personajes gays. No sé dónde lo he leído… si hasta sabía el autor. Seguro que alguien apunta este dato.

Hay que decir que esos amigos de mi amigo, son así como pijos, pijos, y un poco creídos. Quizás esté equivocado, solo pude disfrutar de su compañía escasos dos minutos. Y esas conclusiones así a vuela pluma a veces son erróneas. O no. A lo mejor tiene que ver eso en la actuación de mi amigo.

Ahí está quizás, esa sería a lo mejor, la prueba del algodón de que todo está ya bien, de que las cosas son estupendas y los homosexuales podemos sentirnos iguales cien por cien. Eso y que cuando hay un vídeo en yuuutube en el que dos chicos se besan, no lo califiquen como no apto para menores.

Pero mira, ya nos podemos casar en algunos estados de USA sin problemas, lo ha dicho el Supremo USA. Nos podemos casar en Francia a la sombra de la Torre Eiffel, a Rusia es mejor que no vayamos de la mano con nuestro chico no vaya a ser que nos acusen de hacer propaganda de la causa gay, y a Uganda, mejor ni pisamos. Irán, tampoco es buena opción para establecernos como pareja, y Arabia Saudí, pues casi que tampoco.

Bueno, y aquí se disiparon los temores de que a alguien se le ocurriera derogar el matrimonio igualitario.

Podemos, eso sí, seguir hablando de lo del Orgullo, de lo de salir enseñando carne, de los desfiles, de esas cosas. De si nos sentimos representados, o de si la lucha sigue siendo necesaria, y esas cosas. Lo de todos los años por estas fechas.

A mí por cierto, me encanta que la gente salga enseñando carne en los desfiles. El de la foto es Miguel Ortiz al que saqué un par de fotos el año pasado. Me recordáis que ponga otro día más fotos suyas, esta vez de fotógrafos reputados. Ahí dónde le veis, ya tiene cubierto el cupo de amigos de facebook. Una lástima. Yo que quería ser su amigo… en fin.

jimmy080712-Madrid orgullo 2012 - 18

¿Superman es gay? Cuando Superman sea gay, entonces, repito, todo estará bien. Y claro, siga vendiendo los mismos cómics y las mismas entradas al cine. O cuando Robin y su novio Batman salgan a pasear por Gotham cogidos de la mano y con sus trajes ajustados, marcando paquete. O cuando mi amigo presente mi novela a sus amigos sin temor a que la rechacen por tener personajes gays. Y de paso me respeten a mí. Y la compren. Todo el mundo debe comprar mi novela, no sé si lo había dicho antes.

Por cierto, que no sería la primera novela que se cambia el sexo de uno de los personajes, para que deje de ser gay y tener salida.

Todo esto para al final recordar que debemos querernos y respetarnos. Que querernos es el primer paso para seguir con nuestra vida. Para querer a los demás y que nos quieran y respeten.

Y si ya queremos a alguien más, sería la gloria.

Así que chicos, chicas, orgullosos y dignos.

Anuncios

12 pensamientos en “Cuando los superhéroes sean gays.

  1. Aún no he conseguido que el FNAC me deje descargar tu novela a pesar de haberla pagado a tocateja… He mandado un par de mensajes y ni caso…

    Estoy muy de acuerdo con lo que planteas, creo que aun estamos muy lejos de la normalidad, que queda mucho por hacer y que a pesar de no sentirme identificado con la imagen que se da de los LGBT en el día del orgullo, soy de los que cree que lo importante es hacerlo hasta que, por ejemplo, el protagonista pueda ser gay o no serlo sin que esa afecte a la viabilidad comercial de un libro o una película.

    Un fuerte abrazo.

    • PFE, ya te dije el otro día que posiblemente el formato en que la vende la FNAC es solo para sus dispositivos. Siempre la puedes leer en el ordenador, igual que pasa con Amazon. Ya me dirás de todas formas si te lo solucionan.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Bueno ya se ha hecho una película de vaqueros, que parecía impensable. Quizá el día de los superhéroes gays no esté tan lejos…
    Yo ahora cada vez que veo una película del oeste veo gays por todas partes, jajaja.
    Yo por mi parte también echo de menos que haya más películas donde las mujeres sean importantes, y cuenten historias diferentes. En ese sentido me encantó la película de “Quiero ser como Beckham”, al menos retrata a una chica cuya principal ilusión no es ser princesa ni tener novio.

    Los países que comentas que no son muy recomendables para los gays me temo que tampoco lo son para las mujeres.

    Respecto al orgullo gay, opino que por supuesto la lucha es necesaria. Siempre es necesaria, porque como tu mismo comentas a pesar de las leyes la sociedad va más lenta, y todo los pasos que se den en ese sentido están bien.

    Besos!

    • virginia, es que esto de los gays, es como lo de las mujeres: queda bonito poner un par de ellos en las películas. Es eso de “la chica de la película”.
      Cosas se van haciendo, y se va avanzando. Pero… todavía queda. Tanto para las mujeres como para los homosexuales. Quizás deba escribir yo esa historia de un superhéroe gay… jajajajaja, que venda millones de ejemplares por el mundo…

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  3. Bueno, yo creo que tus reflexiones reflejan más el mundo de hace unos pocos aňos que el de ahora mismo, en cuanto a Occidente me refiero.
    No soy mucho de superhéroes, pero tengo entendido que Linterna verde abandonó el mundo de los rumores para explicitar su homosexualidad hará como uno o dos aňos, y me suena que hay alguno más por ahí.
    En cuanto a las series, desde que ” six feet under” ( “A dos metros bajo tierra”) triunfara hace ya más de 10 aňos ( uno de sus protagonistas principales era gay) ,empieza a ser ya hasta raro que no haya al menos un@ gay por ahí en las grandes series, a veces protagonista, y cada vez menos tópico. El de Juego de tronos que mencionas ( imagino que te refieres al pretendiente al trono de la segunda temporada) sufre los avatares própios de una serie de guerras e intrigas medievales. Su condición sexual no es la causa de sus desgracias, yo diría que más bien le da alegrias 😉 , y luego por la temporada 3 campa otro personaje gay con sus correspondientes escenas de alcoba y demás, y en general creo que el tratamiento que le dan en la serie al tema es bastante lógico y apropiado dado el contexto. Por lo demás, ya digo que últimamente salen gays por todas partes. Por ejemplo yo me acabo de ver una mini-serie británica que ha tenido bastante éxito por allí, va sobre unos zombies a los que reinsertan en la sociedad ( se llama “In the flesh”) y resultó que el zombie protagonista era gay. Cuando empecé a verla yo no tenía ni idea. Luego me fijé en el trailer, sinopsis y demás de la serie y no se mencionaba la homosexualidad del protagonista para nada. Con esto tuve la sensación de que, quizás, en este lado del mundo ya estemos empezando una nueva era en la que televisivamente la homosexualidad haya dejado de ser algo reseňable por si mismo, para empezar a seguir la misma lógica que la realidad heterosexual, pero con sus propias circunstancias.
    Esto me lleva a otro tema, y es cuando catalogar una obra de ” gay” . Pues lo primero que diría es que ni me gusta, ni veo la necesidad de tener que etiquetar las cosas como gay o hetero, pero bueno, puestos a hacerlo, supongo que la conveniencia de tal etiqueta dependerá de la proporción y en la significación que tal hecho tenga en la obra. Yo si que entiendo que se pueda definir como gay ” Tómate otra ” porque se manifiesta como tal a todos los niveles. Eso no significa que el amor no sea universal o que no lo pueda leer cualquiera, así sea el ser más hetero del universo, porque al fin y al cabo, si algo bueno tiene el cine y la literatura es que nos podamos sumergir en mundos distintos al propio y no siempre con idea de sentirse identificado con los personajes.
    En realidad esto ocurre ya . En gran parte de Asia triunfan entre las chicas (hetero) géneros como el yaoi y el shonen ai, que son historias erótico-románticas que tienen como protagonistas a chicos gay. Algunos de los actores de las versiones televisivas son verdaderas estrellas mediáticas en Japón o en Corea. Así que si alguno ha tenido que volver hetero a algún personaje para triunfar, otros tienen en su homosexualidad la clave de su éxito.
    La otra cara de la moneda a tanta aceptación estaría en el colectivo de los hombres hetero, estos son los menos convencidos a la hora de aceptar la ficción homosexual, (de ahí imagino, el reparo de tu amigo). Esto sucede sobre todo cuando se muestran las relaciones sexuales de forma abierta o explícita. Por mi experiencia me he dado cuenta de que la mayor parte de hombres hetero aceptan y comprenden los sentimientos de los homosexuales, sin embargo, la actividad sexual en si misma, aunque sea sólo imaginarla, les incomoda y les produce cierto rechazo. Esto no se si es educacional 100% , o pueda tener un componente biológico,me lo he preguntado algunas veces, porque a mi al contrario no me pasa. El caso es que incluso para hombres en los que nadie podría encontrar el menor atisbo de homofobia, la sexualidad gay casi nunca resulta un tema apetecible. En este sentido, si que tengo la impresión de que para los chicos puramente hetero debe resultar complicado aceptar y disfrutar tu libro. Pero oye,ellos se lo pierden 😉

    Y lo dejo ya, que llevo un día escribíendo esto en el móvil a los ratos y a parte de interminable se me ha quedado un pastiche que ya no se ni lo que he puesto. Perdona 😉

    Un abrazo

    • qué bien, Pucho, me has dado cancha… voy a discrepar contigo.
      No digo que no se ha avanzado. No digo que no sea cierto que hay muchos personajes gays. Pero no son los protagonistas.
      “A dos metros bajo tierra”. Una serie de culto. Una serie producida por una cadena de cable estadounidense, que se caracteriza por arriesgar más en sus propuestas. Pero no deja de ser una cadena con un target de clientes muy determinado. “A dos metros bajo tierra” no se la puede considerar una serie seguida por una mayoría de gente. Si no, buscamos las audiencias en España.
      Juego de Tronos, era una maldad mía. No sigo la serie, leo las novelas. Y gracias por el spoiler. 😉 NO es broma. Pero el rey Rob Stark, no es gay. Ni Jaime Lanister. Ni Jofrrey, ni Jon Nieve, ni Cersei. No se trata de que haya un par de gays en la historia, si eso ya lo hay en todas las series que se precien, o novelas. Se trata de que sea el protagonista supremo, el máximo de una historia destinada a las masas.
      Linterna. Es cierto ha salido del armario. ¿qué importancia ocupa en todo el universo de X-men? Es un universo grande. Y a parte de que ese universo sea una gran metáfora sobre los gays, o sea que casi podríamos considerarlos de una forma simbólica a todos como gays, no se trata de eso.
      Respecto a las series y cómics japoneses, es un tema que no me atrevo a incidir en él, porque tiene unos componentes muy particulares.
      “Tómate otra”, mi novela. Qué bien suena eso de mi novela. Vale, vale, no sigo por ahí. Pues sí, sus protagonistas son gays. La mayoría. Tampoco hay demasiado sexo. Pero no se centra en la problemática de ser gay. Creo yo.
      Voy a ver si me centro y mi próxima novela versa sobre un gran superhéroe, o un superdetective gay que venda millones de ejmplares por el mundo, y haga que me retire de mis otras ocupaciones para dedicarme a la escritura.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  4. Oye, de verdad, que no quiero tirarme piedras sobre mi propio tejado, ni decir que todo es maravilloso y perfecto porque tampoco es eso, pero…es que no.
    Lo primero, decir que ” A dos metros bajo tierra ” sea una serie de culto ( como el que dice una obra de arte y ensayo), cuando la han visto millones de personas en todo el mundo, y tenga una buena lista de premios emmy y globos de oro como parar un tren, pues no se…Hombre, es verdad que en España la pasaron por la 2 y no la vió ni cristo, pero vamos, si nos fiamos de eso, aquí salvo contadisimas excepciones , cualquier cosa que no sea ” El internado” o ” Los serrano” es una serie de culto. Así que me niego a medir en función de esos parámetros. A parte de eso, esta serie precisamente de rara no tenía nada, bueno si, tenía el final más condenadamente bueno que recuerdo haber visto nunca en una serie, pero de experimental poco, bueno, nada.

    Dejando a parte a los chicos de ” a dos metros…” podríamos enumerar una buena cantidad de grandes series, de las que triunfan en espectadores, premios y crítica, las que en definitiva hacen historia en el medio, que tienen personajes gay,y que no son ” de relleno” ni mucho menos. Voy a poner tres ejemplos: La que seguramente sea la serie más premiada de los últimos diez años ” mad men”, pues uno de los publicistas es un gay en el armario. En “the Wire”, que deben ser los siguientes en premios ( muchos críticos la citan como la mejor serie de la historia de la tv), al menos en la primera temporada ( no he visto el resto) , una de los dos polis protagonistas es lesbiana, y se manifiesta sin reparos, y en el grupo de los malotes el narco protagonista es gay y le echa el mismo desparpajo. Y por último, la sitcom de moda por ahí,( que no por aquí ), con su colección de Emmys y globos de oro también y sus millones de audiencia, “Modern family”, con una pareja gay entre sus protagonistas, niña vietnamita adoptada a parte.
    Pero a parte de todo, no considero como tu dices, que lo fundamental tenga que ser “el protagonismo” del personaje. Hay secundarios, o incluso una única escena dentro de una serie, con más peso que miles de protagonistas, o series completas. Hace no mucho me pasó viendo ” Louie”, ( por si no la conoces es una serie que hace un comediante famoso norteamericano ( de los que hacen monólogos) en la que más o menos se interpreta a si mismo). En esta serie hay una escena ( más-menos 10 minutos ) a cargo de un colega de profesión gay, que opina sobre lo que podríamos llamar ” chascarrillos homófobos”, que es de una altura moral, de una brillantez, tanto en fondo como en forma, que…no se,pero estoy seguro que cualquiera que utilice este tipo de gracietas y que lo haya visto, no habrá podido evitar al menos, pararse a reflexionar un momento sobre lo que esto significa. Esos diez minutos dicen más que horas y horas de otros protagonistas, gay (o hetero).

    Evidentemente, por más personajes gay que cite ahora , seguirán siendo pocos dentro del universo de ficción mayoritariamente hetero, pero tampoco nos olvidemos que los gays somos una minoría dentro del universo hetero real. Representaremos…no se, tal vez un 15% dentro del computo de población total. Siendo realistas, ¿ que esperamos ?, porque más de un 15% de personajes de ficción lo hay seguro. En realidad si comparamos con prácticamente cualquier otra minoría, racial, o del tipo que sea, seguramente saldríamos ganando, porque las minorías ( y no digo que esté bien ) por sistema se ignoran o se marginan. En ese sentido tiene mucha más lógica la protesta de las mujeres.

    En cuanto a tu novela, (y a ver que digo para que no me protestes por spoiler otra vez 😛 ), pues dicho a modo descriptivo, con más o menos sexo, o problemática gay formando parte del argumento, encuentro evidente que la esencia del libro, su leit motiv, gira en torno a la homosexualidad de los personajes. Por supuesto, tu que lo has escrito puedes tener una idea distinta, y no pretendo discutírtelo, simplemente yo lo percibo así.

    Hablando de esa posibilidad de que un protagonista homosexual en ficción literaria pueda vender millones de libros, he recordado a Sumire, a la que traje una vez aquí para un San Valentín. Quizás no lo recuerdes, traje el comienzo del libro que contaba como había llegado de forma arrasadora el amor a la vida de esta chica, era el amor por otra mujer mayor que ella” . Pocas veces un libro puede comenzar con una declaración de amor homosexual más rotundo. A partir de ahí Haruki Murakami, sin traicionar la naturaleza sexual de Sumire, la va dotando de alma, de incertidumbres…, no es una superheroina, ni detective, ni nada más que una chica que intenta encontrarse a si misma, a penas hay otra cosa en el libro que no sean sentimientos. El resultado se llamó “sputnik mi amor”, que no sólo no causó trauma alguno a su tropa de fans, si no que resultó un best seller a nivel mundial . A partir de ahí, he visto personajes lésbicos pulular por su literatura ( en la famosa “Tokio blues” sin ir más lejos, ahora hecha película por cierto ) y tan contentos. Este año el muchacho hasta fue propuesto para el Nóbel. En fin…resumiendo, yo creo que si, que se puede triunfar con un personaje homosexual, igualmente en chico, ” confesiones de una máscara”, por ejemplo. Es el libro que hizo famoso a Mishima.

    Y ya me voy, que total no me vas a dar la razón por mucho que diga… 😉

    Abrazos

  5. Pingback: Los raros. ¿Una especie a extinguir o a reivindicarse? | el rincón de tatojimmy v.2.0

  6. Yo soy chica bi, y estoy en el instituto. Escribo cosas y escribí una novela en la que las protagonistas eran pareja de lesbianas. La profesora de lengua siempre me pide que le mande lo que escribo, y se enteró por terceros de que había terminado mi primera novela (lo de antes eran relatos cortos). Ella no sabía la temática, dado que no se lo conté a nadie más que a mis amigos (tengo un pie fuera del armario y un pie dentro), y me insistió durante días para que le mandará la novela. Todos los que la habían leido y me conocían de verdad me dijeron que se la diera tal cual, que fuck the system, pero me entro muuuuchisimo miedo. dudaba entre si hacerle caso a mis amigos y a mi corazón, o cambiarla. Con mucho dolor, decidí cambiarla, pero me encontré ante una nueva decisión: cambiaba de sexo a un personaje, o cambiaba su relación por una bonita amistad al más puro estilo el señor de los anillos??? Al final las hice solo amigas y, aunque en mi opinión seguía habiendo subliminales, la profesora no lo pilló, me felicitó y tal… Supongo que es una tontería, pero en su momento me deprimió bastante, y me sentí fatal conmigo misma, se que es una estupidez, pero fue muy jodido, si con algo soy sensible es con lo que escribo y con su autenticidad. El libro sin romance perdía muchísimo, y me odié a mi misma. Se que no es lo que estás diciendo aquí, pero esto me ha he hecho recordar y me apetecía contarlo. Te leo desde hace mucho, te tengo mucho apreció ya, y necesitaba contartelo.

    Creo que ya se está mejorando pero queda muuuucho, aunque lo que más se da ahora mismo es una especie de discriminación hacia los heteros por parte de otros heteros y gays. Si un gay ve Titanic y le gusta, no pasa nada, nadie dice que sea hetero. Pero, si un hetero ve Brokeback mountain y le gusta, joder si se van a meter con el, y lo peor es que conozco más de un gay que le insultaría. Claro que hay mucha homofobia, pero yo veo mucho discriminación en general por asuntos de roles de género, porque la sexualidad no se ha dejado de considerar como un rol de género más. A las mujeres les gustan los romances, coser, bailar, follar hombres y hablar con mujeres. A los hombres les gusta las pelis de golpes, los deportes, beber, follar con mujeres y hablar con hombres (¡pero tampoco mucho, sin mariconadas!)… La homofobia es una parte más de esta gran discriminación, no se puede separar la discriminación sin nombre que sufre ese hetero al que le parece bonita Brokeback mountain que la que homofobia que sufre ese hombre al que le gustan los hombres. no digo que tengan la misma gravedad, depende del lugar y el contexto, solo digo que todo surge de lo mismo.

    Se me ocurren bastantes personajes gays, pero se los ideó para gustar al público gay, para complacernos. Sigue siendo raro un hetero al que le encante Renly (juego de tronos) o la boda gay de los X-Men…

    Sobre lo de lo políticamente correcto, chapo. Yo que continuo en esa oscura etapa del instituto te podría estar todo el día hablando de esos que “respetan” cuando les preguntas, pero que te joden. Del típico subnormal que le llamas homofobo y te mira con cara de no saber de que le hablas, pero que le tira las libretas por la ventana al chico con pluma, o le tira bolitas de papel con la palabra bollera a la chica del pelo corto. La chica del pelo corto y el chico con pluma somos mi amigo y yo, y el subnormal es un tercio de la clase. Sin embargo, si se organiza un debate sobre homofobia, ni hay debate, todos están a favor, salvo tal vez alguno que matiza la adopción, pero, por supuesto, ¡nadie falta al respeto! ¡Somos todos muy modernos y buenos!

    En fin, me has encantado, es la primera vez que te comento, no sé si responderas, pero eso espero, me sentiría genial =)

    Muchos bss.

    • Hola Willy inkrose.
      Sabes, me ha gustado mucho tu comentario. Y casi, si me dejas unos días, lo voy a publicar en un post, porque me parece que es interesante darle más relevancia y intentar hacer un debate con otros amigos del blog.
      En unos días.
      Y muchas gracias por estar ahí.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  7. Pingback: Debatamos sobre algunas cosas de gays. Invitada: Willy inkrose | el rincón de tatojimmy v.2.0

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s