Más sobre los raros y los cómics.

Ambientemos el tema con música de superhéroe.

.

.

Ahora ya, con banda sonora, al tema.

Si es que os pongo hasta música… soy la leche.

Es que el tema de los raros, los cómics y esas cosas, da para mucho. Porque en realidad, los protagonistas de muchos de los cómics, no dejan de ser raros. Cada uno en su época, claro. Y sin levantar mucha polvareda, la justa para ser interesantes, hacer un poco de reivindicación, pero sin que se resistan las ventas, sin levantar las iras incontenidas de algún grupo social que siempre está atenta a que algunos sigan siendo unos parias a los cuales se les pueda pisar el gaznate y así ellos sentirse como más… guays.

Es que hay algunos que necesitan dar patadas en el culo del prójimo para sentirse bien. Estar como levitando sobre el común de los mortales… vale, me lío. Para otro día.

Superman es un chico raro. Un empollón con gafas. Pero no deja de tener su atractivo. Hubiera sido la leche que hubiera sido gordo, por ejemplo.

Batman es un solitario, con mayordomo. Solo tiene un amigo: Robin. Podemos intuir una relación más allá de la amistad, pero todo queda en el imaginario. Los que lo quieran ver están contentos con el mensaje subliminal, y los que no, pues también lo están porque Batman es un buen hombre que recoge en su casa al pobre Robin, castigado por la vida, como él mismo. Además Batman es raro, porque es un hombre con posibles que se juega la vida por los que sufren. Un rico con conciencia, pero no esa conciencia de decir: dono 2.000,00 Euros a Cáritas para los que no tienen trabajo puedan tener una comida caliente, sino de los que salen a la calle y pisan los detritus de lo más bajo de la condición humana. Y se parte la cara con los malos “cara-cortadas” que solo quieren aprovecharse de la debilidad de algunos.

Spiderman es otro pobre chico, tímido, un poco raro para sus compañeros. Empollón. Los empollones son raros… es curioso que fueran así, cuando ya hace muchos años que nos han estado inculcando la educación de triunfar. Y para eso hay que ser un empollón. Ahora los empollones son también buenos deportistas, y tienen un cuerpo adecuado, así que son menos raros. Creo que a veces, lo del cuerpo bonito ayuda a ser menos raro. Y lo de las gafas, las aficiones adecuadas…

No hay un super-héroe gordo. Una pena porque muchos gordos lo hubieran agradecido cuando se ríen de ellos en el colegio.

Los X-Men son todos raros. Raros, raros. Con poderes. De esos que atemorizan a los normales. Eso anima a los raros de la calle, porque en realidad, los raros de la calle asustan al resto, por eso se les machaca. Mejor un buen ataque antes de que haya que defenderse.

Los X-men deberían ser todos gays. Vale, hay X-men que han salido del armario.

Por eso choca, cuando los cómics muchas veces se han adelantado a su tiempo, han defendido a esos pobres que no tenían otra defensa en su vida cotidiana, que no se adelantaran antes dándole protagonismo a los pobres maricas. Algún chaval lo hubieran agradecido.

Aunque en el fondo, los super-héroes de cómics, son todos un poco gays. Porque esas mallas, no me digáis. Y muchas veces los colores.

Pero si pensáis una cosa… si Superman hubiera sido gay, y vistiendo de esa forma… ¿qué se hubiera dicho? Hubiera sido el hazmerreir. “Mira que pinta la marica esa”. “Pero ¿Dónde pretenderá ir así?”. “Qué ridículo, deberían prohibirlo”.

¿O si Superman hubiera sido negro en los años 60?

Eso nos lleva a que miramos de distinta forma las cosas, dependiendo de quién lo diga o quién lo haga.

Ahora todo eso cambia. Algunos super-héroes han cambiado casi de raza, otros salen del armario, pero todo medido, como una prueba más de la importancia del márketing. He visto el tráiler de una película española que se estrena en septiembre, que me ha parecido muy interesante. No recuerdo el título… luego si eso. Pues resulta que son 6 historias de amor en Barcelona, y sí, hay una historia de gays. Es nuestra cuota. Pero está bien ¿eh? No es una crítica, porque además la película tiene buena pinta y la iré a ver, si es que llega a Burgos.

Vale, he buscado la película: “Barcelona, noche de verano”. El 6 de septiembre se estrena.

“Esto no es una cita”, la iré a ver a Madrid. 20 de septiembre. Espero que vosotros también. Y luego si consiguen distribución, la volveré a ver en Burgos.

.

No sé si escribir en mi Facebook un mensaje importante:

“Voy a echar la siesta”.

¿Qué pensáis? ¿Debo o no debo? ¿Les importará a mis amigos?

De momento enlazaré este post. En el Facebook, digo.

Soy raro, ya lo sé. Y lo malo es que cada vez lo soy más.

Y solitario.

Esto me lleva a… pero eso será otro día.

¿Os he dicho que me han publicado una novela? En ebook, sí. Es para que la compres y la leas. Pincha y entérate.

Anuncios

2 pensamientos en “Más sobre los raros y los cómics.

  1. En el fondo todos somos raros de cojones… Y los superhéroes no son más que un reflejo de lo que nos gustaría ser, es decir, son eso, super-raros.

    No sé porqué me sabe mal eso de que seas solitario. Total ser solitario no tiene nada de malo ni de triste… Quizás porque en ti… No sé… Tengo una imagen de ti que imagino no responde para nada a la realidad, y se me hace que estés triste en tus soledades. Menuda sarta de tonterías que estoy diciendo. Voy a dejarlo.

    Un abrazo.

    • Peace for ever, hay que tener en cuenta que las imágenes que nos hacemos a través de blogs y demás, puede ser un poco engañosa.
      REspecto a la soledad, es cierto, no tienen nada de malo. Y de todas formas, son etapas.

      Muchas gracias por todo.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s