Mi amigo Cristian y su amigo Diego.

No tenía intención de escribir nada hoy. Pero me he encontrado hace un rato con mi amigo Cristian, que me ha contado una historia.

Pensaréis que es una historia maravillosa para que me decida así de improviso a contarla. Pues no, es una historia muy… tonta. Sencilla. Corriente y moliente.

Os cuento.

Cristian tiene un amigo: Diego.

Diego se ha echado novio. Un chico estupendo según le cuenta a Cristian, porque no lo conoce nadie así que no tiene referencias neutrales ni directas. Es un hombre cultivado, muy bueno en su trabajo, y tiene un polvo maravilloso. Diego dixit.

El primer indicio que había algo que no iba bien, lo tuvo un día a principios de verano, tomando una cerveza en una terraza. De repente, hablando del novio se le ocurrió proponer: “Ese hombre tan maravilloso, hay que conocerlo”. Diego le contestó: “No os ibais a caer bien”. Lo dijo de forma contundente, mirando a la gente pasar al lado de su mesa, con la cerveza en la mano. Como si nada, como si estuviera más claro que el agua clara y fuera una obviedad tener que decirlo en voz alta.

Cristian alucinó, porque él nunca había abierto la boca sobre ese novio; ¿Qué iba a decir si no sabía nada más lo que le contaba Diego? No sabía que opinar.

Resulta que Diego se fue alejando de Cristian y del resto de sus amistades. Escusas, cambios de planes, o planes propuestos para días en que sabía que Cristian estaba ocupado y debería negarse.

Hoy Cristian, después de un par de meses de nulo contacto, se ha enterado por Melisa, que Diego y su novio tuvieron algún problema y éste le indicó que, como condición para seguir su relación, debía dejar de ver a Cristian. No es que pensara que Cristian le tiraba la caña, no, o que era un peligro para su “amor”. Al fin y al cabo, Cristian no es gay. Estaba incómodo con esa amistad; pensaba que tenía mucha influencia sobre él. Y, para el novio de Diego, la única influencia que debe tener es la suya. Porque un genio debe de ser, pero de seguridad en sí mismo, nada. Así, con Cristian lejos, no se siente amenazado.

Cristian me lo contaba con los ojos muy abiertos, y su boca también, abierta del estupor. No sabe como puede haber llegado a la conclusión de que era una amenaza.

– Si es la leche de erudito, sabe de todo, cocina estupendo, gana la leche de dinero y hasta le dan premios de no sé qué. ¡¡Un genio!! Y encima folla estupendo, cosa que yo no haré nunca con Diego ni con ningún otro hombre. ¡Y yo soy una amenaza, tócate los cataplines a dos manos!

Mi amigo se ha quedado a cuadros. Y se ha quedado muy triste. Siente que ha perdido un poco el tiempo cultivando esa amistad. Está decepcionado, no por el novio de Diego, que le da igual si es un tal o un cual. Está decepcionado por su amigo Diego, el cual creía que tenía un poco más de seso, un poco más de personalidad y un poco más de fidelidad a la gente que ha estado junto a él cuando nadie lo estaba.

Esta noche me iré a cenar con Cristian para dejarle que se desahogue. El pobre, es buena gente. No sabe más que ayudar a todos a su alrededor. Se olvida de él mismo a veces.

Como veis es una historia sencilla, sin importancia. No acapara grandes titulares ni da para una novela. Aunque a lo mejor, otro día os cuento otra historia que le ha pasado al pobre Cristian. No está en racha. Ahora que lo pienso, puede que mi amigo sí tenga una novela… a lo mejor la escribo. Me lo pensaré.

Anuncios

6 pensamientos en “Mi amigo Cristian y su amigo Diego.

  1. El amor es algo maravilloso dicen, pero a veces nos lleva a absurdos como el que cuentas, con víctimas ajenas a la relación como el pobre de Cristian, aunque para mí la autentica víctima es Diego que está renunciando a su vida por su pareja, como quien dice se está dejando fagocitar por él… ¿Vale la pena? ¿Vale la pena esclavizarse así a una relación?

    Un abrazo.

    • Josep, pero a veces, la necesidad de estar con alguien, nos empuja a hacer estas cosas. Muchas personas hacen lo que sea por mantener a su pareja, aunque no exista ni siquiera una mínima complicidad y sea una relación absolutamente dependiente.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

      • Algunos aseguran que en fondo es una falta de autoestima lo que les impulsa a obrar así. Por un lado porque se dejan anular y por el otro porque se agarran a esa opción porque no se creen capaces de conseguir otra mejor…

        En fin, espero que me haya explicado bien.

        Un abrazo.

        • Hombre,. Josep, diría que no contemplas la opción de estar solo. Yo más bien me inclino por esa opción, no saber estar solo.
          Y sí, pueden tener baja la autoestima… y actuan como saben.

          besos.
          muchos.
          envueltos.

  2. Bueno, a ver… Aunque lo que cuentas es un caso un poco extremo, esto de alguna manera siempre pasa. Empezamos una relación y desaparecemos un poco para el mundo. De una forma u otra ya no podemos prestar nuestro tiempo, ni nuestras atenciones como antes.
    Dicen que el verdadero amor es generoso, pero en realidad exige mucho, y a veces, aunque no te pidan abiertamente que no vayas con una persona(s) determinada, ves que lo que al hacerlo produces inseguridad, o malestar y eso te condiciona. Claro que no deberíamos caer en esas trampas, pero cuando quieres a alguien no es tan fácil.
    Lo más triste de estas historias es que nos gusta creer que el amor es eterno, pero luego igual hoy estás con uno y maňana con otro, o si nadie y al final, a lo mejor te has quedado sin amigo(s) por nada y sin vuelta atrás posible.

    Abrazos

    • Pucho, son cosas distintas. Una cosa es que tu pareja te lleve su tiempo y debas quitárselo a los demás. Y otra que tu pareja te obligue a dejar de cultivar algunas amistades o algunas aficiones porque a él no le gusten, o porque se sienta inseguro con ellas. Y que la otra parte acepte porque quiera retener a su pareja por cualquier medio.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s