Philomena, la película.

Es uno de estos días en que una canción se mete en tu cabeza, en este caso la mía, y no para de sonar. Un bucle persistente, continuo.

La canción es “La vie en rose” por Edith Piaf, lo que pasa es que he encontrado a nuestro amigo Pablo Alborán cantándola, y como creo que a la Piaf ya la he puesto unas cuantas veces, pues nos vamos con un chico guapo.

Debo desmentir que Pablo sea mi nueva pareja. Ni siquiera nos conocemos, así que no busquéis un selfie nuestro por ninguna red social. No existe. Y si existiera, es un montaje.

A la pregunta de que si quisiera que existiera, sí, quiero. Tampoco me importaría con River Viiperi, o con Pablo Rivero.

Por hoy, vale. Y os iré diciendo más candidatos a que me inviten a comer. Porque lo de la foto a secas pues no… no mola.

¡Ah!, sí, la canción.

.

.

Pero el tema de hoy no es mis comidas pendientes o los chicos estupendos, sino una película: Philomena.

jimmy150313-philomena cartel

Dos actores primordiales y protagonistas: Steve Coogan y Judi Dench.

Y una historia.

SE trata de que Judi Dench tuvo un hijo de muy joven. Y soltera. En aquellos tiempos pues la verdad, no estaba nada bien visto. Eso de tener sexo antes del matrimonio, siendo mujer, no molaba ni bien ni mal. Había un convento en el que recogían a estas chicas y las ayudaban a parir. Luego, ellas pagaban por un tiempo largo con trabajo y mucha oración. Y claro, si había una familia de bien que llegaba y se encaprichaba de su hijo, lo daban “gustosas” en adopción.

jimmy150313-philomena01

Eso pasó con el hijo de Philomena. Una familia de bien se lo llevó una buena mañana. Lleva toda una vida buscando a ese niño, para saber qué fue de él, si tiene una vida feliz, si se enamoró y sobre todo, si se acuerda alguna vez de ella. Pero ni las monjas ni ninguna otra instancia inglesa le da ninguna solución.

Steve Coogan viene en su ayuda. Más que nada porque de repente este hombre, un poco resabido y por qué no, prepotente, de repente cae en desgracia y es un apestado. Steve Coogan es periodista metido en política que se convierte de un día para otro en un grano en el culo del gobierno británico. Así que a regañadientes, se encarga de hacer un reportaje de esta mujer y luego, se anima a ayudarla a buscar a ese niño. Por hacer algo, más que nada.

Estos son los mimbres. Luego la historia va creciendo, y te encuentras con alguna sorpresa respecto a en quién se convirtió su niño.

La historia, luego merece un comentario, pero como tantas otras veces, destriparía la película. Así que me lo guardo.

No es una película de estas grandiosas. Es una película pequeña y una historia pequeña. O grande, depende, porque habla de intransigencia, de moral, de falsa moral, de lucha, de padres e hijos, de amor… de amargura, la de ella y la de él. Son temas enormes, en realidad. Lo que pasa es que no hay grandes movimientos de masas, ni explosiones

jimmy150313-philomena02

Es una gran actriz, un director reconocido, Stephen Frears.

Me gustó la historia. Me conmovió. No me parece que sea una película redonda. Creo que es un poco fría a la hora de contar la historia. Para mi gusto le falta algo de pasión en su puesta en escena. A veces me pareció más un estilo docu-drama. Incluso a veces me pareció que el guión intentaba darle más protagonismo al periodista para su lucimiento que a la madre. Pero hay actores que con solo una mirada en segundo plano, se comen el plano, la película y todo. Y Judi Dench, para mi gusto, es de esas actrices. Luego vi que Steve Coogan es productor y guionista y entendí ese empeño.

jimmy150313-philomena03

Es interesante también, y hacen hincapié en ello en su publicidad, la historia de la relación entre el periodista y ella. Son dos personas completamente opuestas de carácter, de mentalidad. Pero también me quedé con la sensación que que se podía haber sacado más jugo al tema.

jimmy150313-philomena04jimmy150313-philomena05

Pero todos estos pequeños inconvenientes que encontré en la película, no me sacaron el regusto de haber visto una bonita historia, que me tuvo pendiente de ella y que me hizo pensar y sentir. Y eso es mucho.

Por cierto, cabe destacar también la música, del amigo Alexandre Desplat.

Un trocito de ella:

.

.

Y el tráiler:

.

.

Por cierto, en la publicidad de la califica de comedia. Pero no os confundáis, no vais a partiros la caja. Está contada la historia en un tono ligero, con pequeñas bromas y demás. Pero vamos, para sonreír ligeramente. Aunque una vez si solté la carcajada. Aunque me da que fue un chiste que no compartió conmigo el resto del cine.

😉

Se me ha olvidado citar a la actriz que hace de Philomena de joven que es Sophie Kennedy Clark.

Más información en La Butaca.

PD. Por cierto, esta película la podríamos etiquetar como “gay”. No digo más.