IV Semana del libro: “La Azucena Roja” de Anatole France, por Dídac.

 La Azucena Roja

Le Lys Rouge

jimmy010514-la azucena roja

A mí me gusta, en estas intensas semanas del libro que nos propone Jaime, hacer siempre un libro de los que entendemos por clásicos, quizás porque estas literaturas son un valor seguro siempre, guardan sorpresas y modos de ver la vida que creemos superados y luego resulta que no lo son tanto.

Hay otra cosa importante (para mí) es que siempre me pica la curiosidad en todas estas obras, que parecen convertirse en cimiento de vieja biblioteca, sobre las que los mordernos y sobre todo los más “in” no suelen permitir que entren en sus gustos. Me refiero a tertulianos, eruditos y demás intelectuales de salida y nunca llegada, en fin cada cual con lo que se pierde o como dicen los franceses ce que tu laisses.

jimmy010514-Le Lys rouge

Vamos con el libro. En español se titula “La Azucena roja”, en francés “Le Lys rouge”, obra del escritor francés Anatole France (1844-1924) En realidad se llamaba Jacques Anatole François Thibault. Autor considerado parte de la transición desde el naturalismo francés hasta lo que luego se dio en llamar por estos lugares, el escepticismo. Importante reseñar que en 1921, tres años antes de su muerte, fue galardonado con el premio Nobel de literatura. Otro aspecto es su compromiso y lucha social, es conocido su apoyo en el caso Dreyfus, el enjuiciamientos de un oficial judío-alsaciano que conmocionó a la sociedad francesa de la época, por lo que de brotes racistas tenía y donde France apoyó decididamente la causa de apoyo intelectual liderada por Zola.

Y ahora me sincero con todos vosotros, antes de ponerme a hablar de la novela ¿Por qué Anatole France? La respuesta es que Anatole France es la estación de metro que tengo cerca de mi casa, es en la que todos los días me monto en el metro que me lleva a mi trabajo, estudios y esas cosas que uno hace por aquí. Soy curioso y cuando llegué a vivir a esta parte de París dije ¿Quién será Anatole France? Y rápidamente busqué la respuesta a mi interrogante, lo siguiente fue conocer su obra y este fue el primer libro que leí “Le Lys rouge” en su versión francesa.

jimmy010514-Anatole France

Una trama macerada en romanticismo, la vida en pareja (Jacques y Thérese) y la pasión como elemento dañino, el autor nos conduce por los laberintos de la pasión de dos amantes a los que primero sitúa en el incomparable marco de la ciudad de Florencia y posteriormente en París. Entramos en una relación tortuosa, donde los celos se convierten en una autentico desolladero de pasiones. Un grito desesperado de romanticismo que evoca el más puro estilo decimonónico y totalmente alejado del criterio escéptico del que siempre hizo gala Anatole France; trazan los estudiosos literarios un paralelismo sobre esta novela y la relación íntima que mantuvieron France y Madame Caillavet, para muchos el auténtico trasfondo de La Azucena Roja.

Y es el protagonista masculino quien con más tormento vive la relación, para él el amor le convierte en un ser doloroso cuyo espíritu vaga por la tortura de la inseguridad, pleno de condimentos claramente románticos. La permanente duda de Jacques y la inseguridad acaban por destruir una relación donde los celos transmutan a lo físico y a lo mental.

Tu n’es pas comme d’autres femmes, je ne peux rien pardonner à toi”

No eres como otras. A ti no te puedo perdonar”

Un final desgarrador sin necesidad de un crimen pasional, simplemente la constatación de que todo ha terminado, que un gran amor no es tal con la sombra de unos celos que zozobran las pasiones, y así las despedidas son tan desgarradoras como la propia muerte.

Un visión eminentemente clásica y muy recomendable para aquellos que son adictos a ese romanticismo que tiene un poso de de cripta y amores imposibles, aunque la visión de Anatole France apunta más al siglo XX donde no hace falta un suicidio para transitar por una novela de pasión romántica.

Anuncios

10 pensamientos en “IV Semana del libro: “La Azucena Roja” de Anatole France, por Dídac.

  1. Cómo mola la portada de la edición esa primera. Vieja vieja, no había un clavel para tinta 😉 Yo es que soy poco de estás historias de amores brutales de -te amo tanto que te hago daño- pero es muy chulo mirar por los libros que ya tienen sus años, te encuentras cosas que pueden estar muy bien seguro.
    Pues me ha gustado mucho como lo cuentas y sobre todo Dídac es una caña que seas tan curioso.

    Besos!!!

  2. Este tipo de historias de amor, causaban en la época grandes grupos de seguidores. Me quedo de todas maneras con ese matiz de que no es un libro que sea la constante en la obra del autor, eso demuestra lo importante que es la preparación y la gran capacidad que tenían los escritores del XIX, para bordar distintas variables. A mi también me gustan las dos portadas de esta reseña, esos libros tienen como dice un hermano que casualmente tamibién vive en paris “Historias que se leen y se tocan”. jejeje

    ¡Un besico!

  3. Una forma curiosa de llegar hasta este escritor. No he leído nada suyo, pero la forma en que yo supe de Anatole France también fue curiosa. Hace ya años, leyendo el inolvidable discurso de Clara Campoamor defendiendo el voto femenino me llamó la atención la mención de Anatole France en el primer párrafo:

    “Señores diputados: lejos yo de censurar ni de atacar las manifestaciones de mi colega, señorita Kent, comprendo, por el contrario, la tortura de su espíritu al haberse visto hoy en trance de negar la capacidad inicial de la mujer. Creo que por su pensamiento ha debido de pasar, en alguna forma, la amarga frase de Anatole France cuando nos habla de aquellos socialistas que, forzados por la necesidad, iban al Parlamento a legislar contra los suyos.”

    Y me pregunté quién sería ese Anatole France y cuál sería esa frase tan amarga que había pronunciado. Leí en la wikipedia su biografía, y curioseé por ahí, pero a día de hoy todavía no sé cuál fue exactamente esa frase amarga.

    Y volviendo al tema, me ha gustado mucho tu reseña, siempre es interesante lo que escribes. No es que me vayan especialmente estos libros románticos de relaciones tormentosas, pero vaya, si no es este será otro, porque me han entrado ganas de leer algo de este autor.

    Un abrazo.

    • Muy agradecido a tus palabras Virginia, yo llegué a conocer el discurso de Clara Campoamor precisamente indagando sobre Anatole France, y es de las cosas que me gustó conocer, puesto que pienso que para entender muchos de las luchas actuales conviene adentrarse en los pioneros y me parece que la lucha de Clara Campoamor es digna de elogio y admiración.

      He estado preguntado sobre la amarga frase (expression amère) y por lo que me dicen aquí, se trata bien de un discurso que hizo en el Trocadero en defensa de la laicidad de Francia y la nefastaq influencia de la Iglesia Católica sobre los derechos de los ciudadanos y sobre la que algunos diputados socialistas callaban o bien, “La majestueuse égalité des lois, qui interdit au riche comme au pauvre de coucher sous les ponts, de mendier dans les rues et de voler du pain” ( La Ley, en su magnífica ecuanimidad, prohíbe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo los puentes, mendigar por las calles y robar pan) En un claro alegato sobre la igualdad de los seres humános ante la ley y la crítica de muchos diputados socialistas sobre ampliar derechos a mujers y campesinos a raíz del caso Dreyfus.

      Bueno menudo rollo, solo agradecerte tus palabras y lo encantado que estoy de participar en estas ideas que nos porpone Jaime, y animarte a que nos traigas tus libros.

      Un abrazo

      • Muchas gracias Dídac por las indagaciones, jeje. 😉
        Siempre había pensado que se trataba de una frase concreta, pero ya veo que no.
        Un hombre muy interesante este Anatole France.

  4. Yo tomo nota, los dramas amorosos a mi me gustan. No es que me gusten los culebrones ni cosas parecidas, pero yo por ejemplo cuando leí La Dama de las Camelias me pareció una historia preciosa con esos puntos de románticismo tan drámatico me encantó!!
    Y poor cierto me encantan tamibén las portadas elegidas y bueno como te conozco desde hace 24 años, lo de tu curiosidad no me sorprende nada pero nada nada.Un besazo

  5. Un gran drama de amor, que bien. Me gusta tu propuesta. Y así conozco a este hombre, del que no he leído nada.
    Lo relativo a la forma de llegar a algunos libros, es interesante. Me suelen gustar esas historias. Una recomendación surgida en una conversación, en un programa de radio, por la calle escuchando la conversación de los que están a tu lado en la cafetería, o preguntando, como tú, quién es este queda nombre a una parada de metro.

    Me ha gustado mucho tu aportación a esta semana del libro.

    Gracias.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

  6. Se me olvidaba, muchas gracias a todos por apoyar y leer este post, por apoyar esta semana del libro.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s