Sigo con el debate: cosas de willy inkrose.

 Oye, pues ha estado bien el debate este. Y espero que no acabe aquí ¿eh? Qué además, como estamos cerca del Orgullo y eso, pues hay que darle a la hebra. Todo se lo debemos a willy inrose. Anda que no han salido temas. Me parece que no voy a abarcar todos. Y aún así, va a quedar un poco largo.

Confieso que es la segunda vez que escribo este post. La primera me ha quedado como un poco brusco, rígido. No me ha gustado. No me gusta cuando se habla sentando cátedra, sobre todo cuando se opina. Verdades absolutas hay pocas, creo. Así que he intentado volver a mi tono mesurado, de charla tranquila con una coca-cola en la mano. Así, todos nosotros, charlando. Cada uno con sus cosas, con sus opiniones… distintas, ¡Qué bonito!.

Lo que queda claro es que somos todos un poco complicados. Y en general, hacemos las cosas difíciles. Gays, heteros, negros, asiáticos, mujeres, hombres, trangéneros… qué bonito sería vivir todos en armonía, escuchando, hablando, cada uno exponiendo su forma de ver la vida, respetando a la de los demás. Pero no, no lo hacemos así. Escuchamos, sí, poco, pero solo a los que piensan y son como nosotros. Nos juntamos con nuestros iguales. Esto tiene un problema y es que luego, pensamos que todo el mundo piensa igual que nosotros, porque solo escuchamos las voces de nuestros acólitos. Por eso, los que no conocen un gay, piensan que son unos bichos raros, con el miembro viril largo, como un tentáculo de un pulpo que traspasa paredes y pantalones para introducirse en el culo de todos los hombres que pasen a diez metros de distancia. Y eso, claro, da miedo. ¡huuuuuuuuuuuuhhhhhh! Todo es cuestión de educación.

Pero ¿quién educa? ¿Los padres? ¿Y si los padres son homófobos, xenófobos, machistas? ¿Si son intolerantes? Bueno, podemos decir ¿la escuela? La escuela podría dar otro punto de vista. ¿La escuela es mejor? ¿Pueden dedicarse los profesores a eso? ¿Quieren hacerlo? ¿Y si los profesores son intolerantes, xenófobos, homófobos y machistas? Al fin y al cabo, como decíamos antes, nos juntamos con nuestros iguales, así que los padres llevarán a sus hijos al colegio en dónde se siga su ideario a pies juntillas.

Reitero mi recomendación de leer “La Edad de la Ira” de Fernando J. López.

En general no intentamos hacer nunca una abstracción de las situaciones que nos pasan. Alguien por ejemplo, no está de acuerdo con la opinión de otra persona. Voy a poner un ejemplo así, intrascendente. Vale, he cometido el primer error, porque para un fan de One Direction, su grupo no es intrascendente. Es casi lo más importante del mundo. Suele venir a la oficina una chica, la hija de uno de mis jefes, para que le haga carteles de One Direction, le imprima fotos… me suele poner al día de sus hazañas, sus canciones y sus conciertos. Todo ello intercalado entre suspiros de gozo por los huesitos de esos chicos. Es algo importante para ella. Se le ilumina la cara cuando habla de Harry o de Zayn, o de Liam.

Pensemos por ejemplo en un grupo del Face de fans de One Direction. Todos comparten sus hazañas, sus conciertos, fotos, suspiros de amor y deseo por sus cuerpos y sus almas, comentarios de “qué guapos son” “son los mejores del mundo”, bla, bla, bla. Los miembros de ese grupo están convencidos de ello: “Es el mejor grupo del mundo”.

Imaginemos a Teresa. Tiene un amigo, Juan. Juan como es amigo de Teresa, entra en ese grupo de Facebook. Pero Juan es fan de Justin Bieber. Y entonces, iluso él, comienza a colgar en el muro de ese grupo pues alabanzas de Justin. Todos en ese grupo, empezarán a lanzarle improperios. “¡Pero qué dices!” “No te has enterado que el mundo piensa que One Direction son los mejores sin discusión”. Él se enfada, empieza a ser más radical en sus opiniones, porque le dan por todos los lados. A él le gusta Justin Bieber. ¿qué pasa? ¿No tiene derecho a que le guste la música que hace Justin Bieber? “Pero de donde has salido, tal y cual, eres un tal y un cual, ¡majadero!” “¡Raro, depravado!”

Teresa le borra de su Facebook, no quiere que le relacionen con ese chico, por Dios, que es un tío raro que le gusta Justin, (“¡Qué decepción, no pensaba eso de él, no te puedes fiar de nadie!” – dice a sus íntimos) en lugar de besar el piso por dónde pasa alguno de los One Direction.

Juan se envalentona, y empieza a desvariar en los foros que encuentra por el camino contra los One Direction y sus fans. Le duele además que Teresa le haya abandonado. Le gustaba Teresa, aunque no se había atrevido a decirle nada. Pobre Juan. Pero su discurso lleno de rencor y regado por las lágrimas que le han producido las palabras hirientes de otros, le hacen expresar con la misma radicalidad sus opiniones, molestando a otros a los que no gusta Justin, sino Lady Gaga.

Bueno. Cambiad One Direction por cualquier opinión, Real Madrid, Monarquía, partido de derechas, Tele 5, El País, y por contra, poned en el otro lado al Barcelona, a la República, a la izquierda, al diario “La Razón”, etc.

Poned heteros y gays.

Alguien del grupo de fans pudo decir algo así como: Ese Juan está pallá, si todo el mundo piensa que One Direction es el mejor grupo del mundo. ¿No se dará cuenta que es antinatural?

Pero esa misma persona, se quejará cuando escuche a alguien decir: “Un gay, que asco. Un pervertido. Si todo el mundo sabe que lo normal es ser heterosexual. Es antinatural”.

No hemos aprendido a escuchar, a tener contacto con otras opiniones, otras sensibilidades. A respetarlas, aunque sean minoritarias. Somos gays, somos minoritarios. Pero no respetamos a otras opiniones que pueden ser igual de minoritarias, o que lo son desde nuestra perspectiva.

Hablemos de los roles. Estamos encorsetados por los papeles que nos adjudican. Los gays somos de una forma, las lesbianas de otra, los hombres heteros de otra distinta… las mujeres son como son… Cuando alguna vez sale alguna encuesta hecha a hombres jóvenes y expresan su opinión sobre las mujeres, es sonrojante todavía la alta proporción que hay de chicos que piensan que las mujeres existen para satisfacer a los hombres. Y es sonrojante precisamente porque hay que pensar que muchos de los que dijeron que las mujeres era iguales a los hombres, en realidad estaban con la otra opinión, por lo de políticamente correcto, y no se atrevieron a decirlo.

Por eso, eso de que se acepta a los gays, vamos a dejarlo. ¿Qué estamos mucho mejor que antes? Sí, desde luego. Pero ojalá no ocurra nunca, si por un casual esos partidos de extrema derecha que afloran por Europa, ganan un día las elecciones, creo que podemos echarnos a temblar de la rapidez con que esa aprobación se convierte en denostación al estilo Rusia. Me imagino escenas como las de V de vendetta, la gente en sus casas avasallados por la policía, sin dar crédito a lo que ven: detenidos por ser gays, por ser distintos, por opinar distinto. Imágenes de la Alemania nazi, cuando mucha gente no se creía la deriva que tomaba el gobierno de Hitler y pensaba que todo eso pasaría. Cuando se dieron cuenta, estaban en un campo de concentración.

La televisión ayuda. Las series, ayudan, sí. Los personajes gays. Esos que se ganan el corazón de la gente. Ya hemos discutido muchas veces de ello, y willy inkrose lo saca a colación. Pero, en realidad, la mayoría, son un poco maquillaje. Algunos están para eso, para ir abriendo caminos. Pero muchos otros, están para satisfacer cuotas. Yo lo creo. Es que creo que tenemos un concepto de las series de televisión, un poco anticuados. Muchas series de televisión se planifican cuidadosamente. Tantos personajes hombres, tantos mujeres, tantos negros, tantos gays, los niños, los cachas, las buenorras, la abuela. Y es cierto que si aparece una trama gay en una serie, esa trama atrae a algunos espectadores gays. Por eso, por ejemplo, “Amar es para siempre” o su antecesora “Amar en tiempos revueltos”, suelen tener siempre algún personaje gay de vez en cuando.

Willy nos cuenta que ha cambiado la trama de su novela para enseñársela a su profesora. Es fácil decir: “Yo no lo hubiera cambiado”. Para mí sería muy fácil decirlo. Llevo muchos años en esto de los blogs, y he visto muchos comentarios así, cuando un gay expresaba sus miedos a contar lo que es, y la gente le animaba a quitarse la camiseta y tatuarse en el pecho “soy gay”. Pero… ¿sabemos las circunstancias de ese chico? ¿No le estaremos empujando a un abismo?

Tenía antes un lector que me escribía de vez en cuando por mail. Era un chico que amaba el cine y la literatura. Lleno de miedos. Yo me encendía a veces cuando me contaba cosas que decían sus profesores o sus allegados. Intenté animarlo pero fracasé. No era yo la persona de la que él esperaba ayuda, y yo tampoco supe hacerlo. Fue un fracaso. Su entorno podía más. Y quizás no supe mantener mi tono mesurado que exhibo normalmente. Lo asusté, porque entendió que debía enfrentarse a todo su mundo. Y no estaba preparado. Un día me dio con la puerta en las narices, e intuí que se había decidido por olvidarse de cómo es y dejarse llevar. Quizás ahora esté intentando enamorarse de una chica de su barrio. No supe calibrar sus dificultades ni el peso de su entorno. Esta experiencia me reafirmó en que no es conveniente decir a nadie lo que tiene que hacer con sus expresiones, sus armarios, o las obras que escribe, sin conocer todas sus circunstancias. Y más cuando hay escritores reconocidos que han cambiado el sexo de sus protagonistas, para que desapareciera cualquier atisbo de mariconeo en sus obras. ¿De verdad pensamos, por ejemplo, que alguien que aspira a vivir de escribir, lo puede hacer hoy escribiendo sobre gays? No me valen secundarios. Protagonistas. Por ejemplo, una novela policíaca. El protagonista gay. Y es un ligón. Y se tira a los que se encuentra por el camino. Con besos y escenas de cama, aunque sean solo marcadas, sin desarrollar. ¿Saldría en el top-ten de ventas?

Pero Willy, me gustaría que esa primera versión de tu novela, no la destruyeras. Que seguro que algunos la leerán con gusto.

Volvamos a los roles.

Un gay es un tío bueno. Bueno de macizo. Me hacía gracia el otro día, porque alguien llegó a este blog, buscando en google “¿Los gays pueden ser feos?”. Es un tío cachas, que le va el gimnasio. En general tiene pluma. Si tu ves a alguien con pluma, dices: “¡Maricón!” Yo tengo a algún amigo que es “suave de formas” y no tiene ni un ápice de gay. Pero a su paso, deja esa duda.

Si ves a un chico llorar, inmediatamente piensas: “¡Maricón!”.

Los gays somos la leche también. Algunos se piensan que, al igual que no hay gays feos, todos los gays son buenas personas. Mentira. Que los gays, como somos discriminados, no discriminamos: ¡Mentira! Unos, discriminan a los gays con pluma, porque no les gusta la pluma. Otros, en cambio, discriminan a los que no tienen pluma, porque piensan que son unos reprimidos. Y a un hombre hetero que sea sensible, porque piensan que es un “armarizado”. Si te gusta la película de los vaqueros… ¡hummmmm! “Que me da que te van los miembros viriles, aunque lo escondas”.

Me viene a la cabeza eso que apuntaba Dídac, de la cantidad de machos en el instituto, que luego se dedican a buscar en chats a hombres para partir piñas. Es recurrente, porque es que la defensa mejor para alguien que quiere ocultar su homosexualidad, es machacar a los homosexuales. El otro día escuché la opinión de un oyente de una radio, decir que al fin y al cabo, la persecución de los gays desde la Iglesia católica, la habían hecho los mismos gays, porque con mucha probabilidad, (sobre todo con os datos que sabemos ahora), los que la impulsaron, lo eran. O esos senadores de USA que después de denostar a los gays, resulta que los pillaron saliendo de clubs nocturnos gays.

El caso es que todos al final, discriminamos a quien no se comporta como nosotros pensamos que se deben comportar.

Paro.

Willy inkrose, mira la que has armado. Y puedes armarla cuando quieras. ¿eh?

Y vosotros también. Israel, Dídac, Lorién, Virginia, Sonia, Josep, Pucho.

Anuncios

18 pensamientos en “Sigo con el debate: cosas de willy inkrose.

  1. De todo hay en botica y cada cual es cada cual y sus circunstancias. Tiene que haber respeto. Yo he visto discusiones de esas que dices de si una cantante era mejor que otra, en este caso, madonna y lady gaga, y la falta de respeto a la que llegaban me parecía fea y rozaba la infantilidad…mas bien se metía de lleno…pero si hablamos de otros temas como la política, ahí me exaspero más, porque no es cuestión de gustos, sino de gente a la que mediante un voto, se le concede el derecho a gobernarnos como ellos quieran porque ya no hay más opción de elección, te la juegas todo a ese voto y no entiendo que la gente vote a partidos que no les aceptan como son, al igual que la iglesia, otra cosa que no entiendo, puedo entender que creas en un dios, pero ¿la iglesia?, que vayas a una iglesia que no te acepta tu forma de vivir….pero el tema iglesia me da más igual porque no me gobierna, aunque también tiene influencia dependiendo de quien gobierne…

    • Yo creo sonia, que todos somos muchas cosas. Y la vida está compuesta de muchas partes. La sexualidad es una de ellas, el pensamiento filosófico, como vemos la vida, como creemos que se debe organizar la sociedad. La religiosidad es otra de ellas. Y la cultura.
      Si todos pensáramos igual, no haría falta elecciones. Tú crees que con tu voto hay que tomar la elección correcta. Lo que pasa es que tu opinión sobre la opción correcta, no concuerda con la que tienen otros.
      Pocas personas creo que puedan estar de acuerdo con un partido en concreto al 100%. Cada elección debes pensar en quién crees que puede cumplir con tus expectativas en cada momento. No estarás de acuerdo con muchas de sus propuestas, pero sí con las que tú crees que son importantes en ese momento. Y cada uno tendremos una visión de la vida distinta, porque cada uno tenemos unas prioridades distintas. Respetables todas ellas. Y para algunos, cambiantes en cada elección.
      Y claro, tú puedes no tener ninguna querencia por determinados partidos. Pero eso creo que no debe influirte para respetar a quién vota a ese partido. Y charlar tranquilamente de las posiciones de cada uno.
      Lo mismo vale para la Iglesia. Tú a lo mejor no tienes un sentimiento religioso. Pero otras personas sí. Y eso forma parte de él. Pienso que la religiosidad se puede vivir de muchas formas, sin necesidad de estar de acuerdo con los dirigentes de la Iglesia. Y esa persona que aunque sea gay, se declara católica, merece, creo, todo nuestro respeto.
      Y eso no es un caso único. Creo recordar que hay algunas asociaciones de cristianos gays.
      Creo que lo bonito y enriquecedor es la variedad. Es intercambiar opiniones distintas. Y hacerlo con respeto, debatiendo.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  2. Creo que estoy de acuerdo con Sonia. Una cosa son los gustos y otra cosa los dogmatismos y las ideologías. Yo soy de los que piensan que no hay que respetar a todo el mundo, porque no todo el mundo me parece respetable. Seré muy radical, pero es lo que pienso.
    Como ejemplo voy a hablar de mi caso concreto. A mi me”educaron” en un colégio católico, en el que predicaban (entre otras cosas), que los homosexuales éramos básicamente una aberración humana. Personalmente todavía no he encontrado la manera de “vivir en armonía” o intercambiar ideas con gente que piensa de esta manera y que en lugar de razonar, se mueve por dogmas de fe y por verdades absolutas, que encima luego intentan por todos los medios de imporner al resto. Para mi, una cosa es respetar la fe personal de cada uno, que no tengo nada que objetar a que cada uno le rece a quien le de la gana, y otra muy distinta es la religión convertida en institución. Yo esto no lo respeto, a lo más que llego es a intentar ignorarlo y tratar de vivir como si no existiera.
    Otro hecho significativo en mi vida durante aquellos aňos , fue que debido a la crisis naval que se vivió en Ferrol por entonces, un gran número de militares con sus familias fueron reubicadas en otras ciudades, entre ellas, la mía. Como no podía ser de otra manera, los buenos de los curas que nunca tenían sitio para cualquiera que procediera de alguna minoría social o étnica les encontraron sitio enseguida. De la noche a la maňana pasé a tener cinco nuevos compaňeros que se distinguían, entre otras lindeces, por llevar fotos de Franco en la carpeta y en la correa del reloj ( alguno también en forma de medallita) y proclamar a los cuatro vientos que iban a limpiar Espaňa de rojos y maricones . Discurso que no abandonaron hasta que ya con 18 aňos por fin los perdí de vista. Esto de decir que hay que debatir y respetar todas las ideologías por muy diferentes que sean de la tuya queda muy bien, Pero que alguien me explique como se hace esto con gente que si pudiera te borraría del mapa. Y de esta gente, aunque la mayoría vaya por ahí convenientemente disfrazada de demócrata, sigue habiendo mucha.
    En cuanto a los personajes gay de series, cine, ect. Decir que entiendo que hay un error de concepto en tus afirmaciones, y si me lo permites te lo voy a explicar con otro ejemplo; Hace un tiempo estaba yo escuchando la radio mientras un locutor despotricaba con que, dada la situación de crisis que se vivía en Espaňa, era inadmisible que esto no tuviese un reflejo en la música, en forma de caciones y demás, y aludía por comparación a las canciones protesta de los 70. Entonces pasaron la llamada de un chico, que se pasó un buen rato enumerando grupos y cantantes espaňoles que hacián canciones con contenido social y reivindicativo en sus letras. Cuando acabó le dice el locutor ” es cierto, pero tus ejemplos no me valen, porque son todos cantantes de rap y hip hop, y eso la mayoría de la gente no lo escucha”, a lo que el chico contestó ” me parece estupendo, pero entonces quéjate de lo que escucha la gente, no de que no se hagan canciones protesta”. Esto es igual, existen por ahí una buena cantidad de personajes gay en series buenísimas que no responden a los estereótipos que tu dices. El problema es que a “la gente” le gusta más “El tiempo entre costuras”.

    Un abrazo.

    • Bueno Pucho.
      Yo ahora te digo que me considero creyente. Católico. ¿Ya no me respetas? ¿Te he hecho yo algo para que no me respetes? ¿Tengo que pagar yo las consecuencias de que otras personas te hicieran daño?
      Tú has tenido experiencias traumáticas con ciertos miembros de la Iglesia. Y del ejército. No sabes lo que lamento que pasaras por esas situaciones. Las personas que te han infligido esos maltratos, son dignas de todo el oprobio que sea posible. Creo que si a estas alturas debo matizar, cada vez que hablo de respeto por las personas que tengan distintas opciones a las nuestras, de que el límite está en que esas personas respeten la forma de ser y la posición ante la vida de las demás, creo que debo dejar de escribir este blog, porque no logro transmitir bien las cosas que quiero.
      Tú has tenido unas experiencias en tu colegio religioso. Yo al contrario, he tenido otras experiencias muy distintas en el mío. Me educaron en que Dios era sinónimo de amor. Amor, con mayúsculas. Yo no he tenido ninguna experiencia traumática al respecto, ni me han tocado, ni he visto a ningún religioso babear por mi culo. Siguiendo tu razonamiento, podía pensar que todos en la Iglesia son estupendos y super guays, y que todos tienen un aura de santidad alrededor de ellos. Y no es cierto. Pero de mi colegio religioso y de sus miembros, guardo un gran recuerdo.
      El párroco de la iglesia de mi barrio, venía a visitar a mi padre de vez en cuando, desde que murió mi madre. Mi padre era lo más anti-Iglesia que se puede ser. Pero esas visitas del cura de la parroquia, le gustaban. Y el sacerdote, no dejó de visitarlo, aunque sabía que no era religioso y que estaban en las antípodas en casi todo. Es más, cuando mi padre murió, él se ofreció a oficiar el funeral y tuvo la verdad palabras muy cariñosas con él. Cosa que habiendo conocido a mi padre, me sorprendieron, la verdad.
      Tú me puedes contar otras situaciones contrarias. Y sus protagonistas, serán merecedores de todo mi desprecio. Pero creo que otras personas que hacen el bien, deben merecer el respeto que se ganan. Independientemente de su pensamiento religioso o político. Incluso los que no hacen el bien per se, pero no se meten con nadie.
      Respecto a las series, la verdad es que también estoy a punto de rendirme. No logro hacer entender mi mensaje.
      Mira, yo tengo un blog en el que escribo. Tengo ya unas cuantas historias escritas. Ya son casi 5 años. Tengo una novela publicada. Mi novela creo que la han comprado 16 personas, y mi blog creo que lo leen más o menos las mismas. Yo pienso que lo que escribo no interesa mucho. Pero según tu criterio, debería decir. “el mundo es gilipollas porque no me lee”. Bueno, es una forma de verlo.
      ¿Por qué insisto en un personaje gay en una serie de gran impacto? Claro que hay muchos personajes gays en infinidad de series. Y hay muchísimos libros, novelas, ensayos sobre gays. ¿Quién los lee? Los gays. ¿quién ve Queer as folk? los gays. ¿Puede ayudar eso a normalizar, a difundir una imagen de los gays que llegue a la gente que no nos conoce, a la que les damos miedo, porque no nos adaptamos a los modelos que ellos tienen en la cabeza? Pues no.
      Quién crees que tiene más impacto en la gente ¿Jesús Vázquez, Jorge Javier Vázquez, o mi blog?
      “A dos metros bajo tierra”. Volvamos a esa serie. ¿quién la hace? La HBO. ¿Qué es la HBO? Una cadena de cable que tiene un tipo de cliente muy estudiado y muy característico. Hacen lo que saben que va a gustar a su clientela. Es como si tú compras con la tarjeta de “el corte inglés”. Según vas comprando, vas marcando tus preferencias y necesidades. Y al final, recibes en casa la publicidad que se adecua a tus compras anteriores. Es hacer una serie para que la consuma la gente que sabes que lo va a hacer. Pero el mensaje “normalizador” al resto del mundo, no le va a llegar. Ese resto del mundo es al que debemos llegar para cambiar su percepción sobre los homosexuales.
      Y por cierto, no sé que tiene de malo “El Tiempo entre Costuras”. Ejem. A mí me gustó.

      Bueno, ya está bien por hoy.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

      • Francamente Tato, está claro que no vemos las mismas series, porque yo no hago más que ver desfilar personajes gay en las que yo veo, que no están de pegote, ni aparecen para contentar a nadie y que simplemente exponen su sexualidad sin ningún problema. Las últimas “justified” y “The bridge” ambas de la Fox, junto con la segunda temporada de “In the flesh”, que es una producción de la BBC, que tampoco tiene nada que ver con lo que tu dices. Cuando acabe me espera el telefilme “The normal heart” de HBO, en el que el colectivo gay es protagonista, y fue uno de sus grandes éxitos del aňo pasado ( próximamente la versión en cine)
        En cuanto a esa idea de que “un canal por cable” es algo de por si exclusivo y minoritario, simplemente no es así. Esto si ocurre en Espaňa, donde lo de pagar por ver la tele prácticamente no se entiende, pero no sucede igual en USA y contrariamente a lo que afirmas, tienen producciones muy variadas, que están dirigidas a todo tipo de público. De hecho, los seňores de HBO, seguidos de los de AMC, fabrican allí series a destajo (y podría darte una lista interminable con estupendos personajes gay) que ven millones de espectadores americanos y unos buenos millones más por el resto del mundo porque muchas las venden como rosquillas. Hasta en Espaňa nos cuelan alguna (que incluso triunfa). HBO lo hace con “Juego de tronos”, que por mucho que os empeňeis, acabó ahora la cuarta temporada con un personaje, con personalidad propia y de gran peso en la trama, que igual retozaba con hombres que con mujeres y llamaba idiotas a los que pudiendo disfrutarlo todo, se privaban de uno de los dos placeres ;-P. Los de AMC son los de “The walking dead” que al parecer también tienen un personaje gay en la trama ( lo leí por ahí, no sigo esta serie).
        El nivel, criterio, o lo que sea, del espectador medio en Espaňa es lo que es. La peli más taquillera de nuestra historia es ” 8 apellidos vascos”, a partir de ahí que cada cual le ponga la etiqueta que le apetezca. Cada uno tiene sus gustos y es libre de ver lo que le apetezca. Seňalar objetivamente, que aún estando el mundo de la comunicación cada día más globalizado, no recuerdo ningún ejemplo dentro de nuestras “famosas series” actuales que haya conseguido algún reconocimiento fuera de nuestras fronteras, le haya interesado a nadie o haya conseguido exportarse por algún medio. Lo cual no tiene precisamente nada de excepcional. Por ejemplo “The bridge” que cité antes es el remake de una serie sueca.
        En realidad, la gran mayoría de producciones que nos ponen aquí por la tele ( no necesariamente autóctonas) están confeccionadas a partir de tramas y personajes rebosantes de estereotipos, intereses comerciales varios y de una mediocridad creativa clamorosa, independientemente de que salgan gais o heteros. Quizás nos tendríamos que plantear que para ver buenos personajes hay que buscar por otro lado. Porque tal vez esos buenos personajes que tu dices no sean casi ni compatibles con esas series, primero porque falta talento y segundo porque faltan ganas, ya que la gran mayoría de gente que las sigue no tiene ningún interés en ver gais interesantes, en lugar de estereotipos rancios. Seguramente prefiere directamente no verlos de ninguna manera, y para ellos las hacen.
        Una vez más, el problema no está en que falten series, lo que falta es público que quiera verlas. No es que ” A dos metros bajo tierra” no la viera mucha gente porque la pasaron por la 2, es que la pasaron por la 2 porque ahí no tenían que justificar audiencia y sabían que no la iba a ver casi nadie. En la práctica, nada te obliga a poner TV 1, en lugar de La 2, ambos son canales públicos.
        Esto me lleva a mi última reflexión, sobre eso que llamas ” mensaje normalizador”, o por extensión ” la normalización” del colectivo gay, que personalmente me parece un concepto bastante polémico. No se si a ti te habrá pasado, pero yo me he encontrado a lo largo de mi vida con mucha gente que afirmaba no ser homófoboa, si no “plumófoba”, justificado como que no sentían rechazo porque dos personas del mismo sexo tuviesen relaciones entre ellos, si no que rechazaban a los amanerados, afeminados, con pluma o a cualquiera que según su personal criterio evidenciase su homosexualidad de alguna manera. Para mi esto también es homofobia, diría que es la versión hipócrita de la homofobia. Si un homosexual para ser aceptado debe acoplarse a un rol común “normalizador” que por fuerza ( o por mayoría) tendrá que ser afín al hetero, al final no habremos conseguido nada. La tolerancia, el respeto o la aceptación, sólo tienen sentido dentro de la diversidad. Esto no es sólo asignatura de verdad pendiente en las series, si no dentro del propio colectivo gay, que nos empeňamos en entender como “normal” el comportamiento hetero convencional y esperamos que nos lo muestren en la ficción de esa manera. De esta forma nos molestamos cuando nos ponen por la tele gais con pluma, enseguida lo asociamos con tópicos lamentables, aunque la intencionalidad que llevasen no fuera esa.
        La sexualidad y la afectividad se pueden sentir y mostrar de muchas maneras, no las hay mejores, ni peores. Ser tolerante es aceptarlo todo, incluso al más diferente, pero estamos tan obsesionados con “parecer normales” que se nos pierde esa idea. En realidad por encima de que nos acepten como somos realmente, queremos parecer la gente más común y corriente del mundo, incluido en en las series que ven todos, para que piensen que somos como ellos.
        Personalmente creo y valoro la diversidad, a todos los niveles. Y en cuanto al tema religioso, creo que ya expliqué que no tengo problema en aceptar la fe individual de cada uno. No voy por ahí huyendo de los cristianos como un vampiro. Tengo amigos creyentes en la fe cristiana, del mismo modo que tengo otros que siguen las tradiciones budistas y shintoistas. Otros como yo no creen en nada. Si nadie trata de imponer sus principios morales a los demás, no hay problema alguno. Pero esto aquí, en un plano general no sucede. Al margen de que tu experiencia fuera buena y la mía mala, vivimos en un país “aconfesional” en el que la religión cristiana está institucionalizada a todos los niveles, financiada con dinero público, que forma parte del sistema educativo y en que además se legisla sin complejos en base a los principios morales cristianos. Para hablar de respeto mutuo lo primero sería ubicar la religión en el ámbito de la vida privada, como hacen por ejemplo nuestros vecinos en Francia, o mis amigos budistas y shintoistas en Japón. Desde la imposición no tiene sentido hablar de respeto.

        Gracias por tu atención

        • Hacer llegar una imagen de los gays a la gente, no es convertir a los gays en heterosexuales. Es dar a conocer a la gente la riqueza de mundos, de personas distintas, con sensibilidades distintas que hay dentro del mundo gay. Gay no es al desfile del orgullo. Gay no es un chico con pluma, ni otro vestido de cuero. Gay no es alguien que viste de traje gris marengo y cuando dice eso de “soy gay” indefectiblemente provoca la respuesta: “Pues no lo pareces”. Gay, ser gay, es todo eso junto.
          Parece desprenderse de tus palabras que los gays deben tener pluma porque si no son unos reprimidos. ¿De verdad? ¿No es eso una forma de excluir a los demás, de uniformar eso de ser gay? ¿En algún sitio he dicho yo que haya que promocionar un tipo de gay en concreto? ¿He Explicado en algún momento que los gays deben ser de una forma u otra? Esos gays que yo propongo como “Super-Héroes”. He dicho que me gustaría que Superman fuera gay. O Batman, o Mortadelo, u otro parecido. Normalización lo entiendo como que todo el mundo vea que es “normal” ser gay. Que no pasa nada. No que haya que propiciar un tipo de gay que no sea amanerado. NI tampoco que haya que decir que los gays amanerados tienen más pedigri que los demás.
          Eso si que es un discurso falso. el que pretenden algunos. Los gays deben ser amanerados, muy sensibles, y de izquierdas. Y todos muy majos. Y esbeltos y maravillosos, y guapos. Y listos y la mar de cultos.
          No, no es verdad. Y en eso soy rotundo.
          HBO ¿He dicho que sea un canal minoritario? Los últimos datos que he visto es que rondaban los 26 millones de clientes. Lo que sí he dicho es que, al ser una clientela de pago, esos clientes y sus gustos están más estudiados.Sus perfiles de consumo televisivo, su nivel cultural, económico, etc.Y no creo que los de HBO, teniendo esos datos hagan series que saben que no encajan en sus clientes.
          Por otro lado, debo decir que me parece absolutamente injusto tu comentario sobre las series que se hacen en España. Injusto y falso. Creo que a nivel de premios y de ventas al exterior, muchas series no tiene que envidiar a las de otros países.
          Cada vez noto más en ti como una animadversión a todo lo de aquí, y una admiración a lo de fuera.Es muy español, eso, ver lo de fuera como mucho mejor. El cine y la televisión americana, sobre todo en cuestión de ficción, son indudablemente los líderes. Saben hace su trabajo. De hecho tienen una industria que da de comer a muchos cientos de miles de familias, muchos llegados de todo el mundo. Pero creo que aquí hay muy buenos profesionales que hacen cosas muy interesantes. Sin comparación posible, porque no se pueden comparar los medios de unos y otros. Pero de todas formas, te invitaría a echar un vistazo a las parrillas de las televisiones americanas generalistas. Te llevarías algunas sorpresas. No es oro todo o que reluce en las televisiones americanas, inglesas, francesas ni suecas. Una cosa es ir de visita 15 días y otra muy distinta es vivir todos los días. Una cosa es ver lo que nos llega aquí, y otra es ver todo lo que emiten allí, todos los días.
          Por otro lado, me sorprende un cierto toque “clasista” en tus afirmaciones sobre el público español y su nivel cultural. La verdad es que no creo que sea ni mejor ni peor que la de la mayor parte de los países de nuestro entorno. Y no creo que se sea más ni mejor, por ver determinadas películas, o series, o leer determinados libros. Sensibilidades hay muchas y distintas, y fines a la hora de buscar entretenimiento. Y tampoco me parece que sea mejor alguien que ve “Juego de tronos” que “El tiempo entre costuras”. Lo que pasa es que a algunos les repele que les guste lo mismo que a la mayoría y busca lo raro, lo diferente, lo minoritario. Será porque a lo mejor se siente mal, incomprendidos, y a lo mejor buscan en esas rarezas una reafirmación de sus sentimientos de incomprensión. No me parece nada malo que le guste a alguien “8 apellidos vascos”. Es un humor que tiene sus seguidores y que cuando se hacía en la ETB bajo el nombre de “Vaya Semanita”, era considerado como un aire fresco en el humor. Saber reírse de uno mismo. Y hacerlo de una forma que no moleste y con temas subyacentes muy sensibles. Tampoco me parece mal que a alguien le guste “humor amarillo”.
          En cuanto a la religión, no creo que Japon sea el mejor ejemplo de país en que la religión no tiene nada que decir en la vida de sus habitantes y en su organización. Lo que pasa es que sus religiones, muchas de ellas, están tan dentro de su forma de vida, que es difícil separarlas. Forman parte de su cultura.
          Tengo un amigo que ha cambiado ya 5 veces de ciudad de vivir. Siempre echaba la culpa a la ciudad de sus problemas. Le agobiaban, le coartaban, le deprimían. Unos meses le bastaban para pensar en irse a otro lado. Creo que ya está cerca de comprender que el problema lo tiene él, y dará igual en la ciudad que viva, el país, ni si está en pareja o soltero, mientras no se mire dentro y solucione sus cosas. Esas cosas las llevará siempre en su mochila, vaya donde vaya.

          Y por hoy, ya está bien, que me duele la vida.

          Besos.
          muchos.
          envueltos.

  3. Me pillas de vacaciones y con el móvil no me voy a extender mucho. Mi opinión es que todos tenemos ciertas líneas rojas con las que no tragamos. Y es normal, es difícil respetar por ejemplo opiniones racistas y de otro tipo similar, porque para empezar esa opiniones no son nada respetuosas.

    • Te apunto virginia, como he hecho a pucho. Debo mirar mi forma de comunicar a lo largo de este blog, porque si a estas alturas, debo matizar que el límite para respetar, es que esa misma persona te respete, o que debo matizar que las opiniones homófobas, racistas, excluyentes de personas o coletivos, no son dignas de entrar en el grupo de representables, lo estoy haciendo muy mal. Debo meditar al respecto.
      Espero que disfrutes de las vacaciones.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

      • Vaya, siento no haber entendido bien el mensaje. Creo que yo tampoco me he expresado muy bien. A mi me encanta hablar con personas que piensan diferente, porque me gusta intentar entender cómo se pueden ver las cosas desde otra óptica, entender otros puntos de vista. Y de verdad me gustan las personas que son capaces de decir lo que piensan y no lo políticamente correcto, siempre con respeto, por supuesto.
        Pero en mi comentario me refería a que hay ciertos puntos en los que no transiges, porque atenta a tus principios más básicos. Pero eso sería una excepción, casos muy muy concretos, no algo general.
        De todas formas hay tantos matices en todo lo que has escrito que es imposible, al menos para mí, explicar mi opinión en palabras, no se me da nada bien. Quizá con un café delante y cara a cara podríamos explicarnos mucho mejor y acabaríamos entendiendo nuestras posturas respectivas, que en el fondo no están tan lejanas. Y de todas formas yo creo que sí he entendido lo que quieres decir, aunque mis palabras te lleven a pensar que no.

        Un abrazo.

      • Ay madre, he vuelto a leer tu comentario y me acabo de dar cuenta que lo había entendido completamente al revés. Vamos, que no eres tú el que comunica mal. Soy yo, que tengo que leer más despacio y un par de veces porque está visto que no voy fina. Perdona. 😦

  4. Creo que el debate que se ha formado no lo esperabas, Jimmy, jajaja… Pero no puedo estar más de acuerdo, a pesar de ser algo joven, tengo mis ideas políticas propias, y en más de una pelea me podría haber metido por ellos (siempre me quedo al borde de la hostia, es uno de mis superpoderes). Pero de acuerdo con lo que dicen Sonia y Pucho en la primera parte de su correo.

    Sobre el resto del post, creo que lo de los personajes gays si que te do ñas la razón, aunque, una vez más, no me atrevo a decirle que no a Pucho, porque no tengo nada con lo cual sostenerlo, y en esos casos prefiero callar, no se puede tener una opinión de todo. Y mejor así, en cuantas peleas me metería si opinara de todo, sería tentar a mis superpoderes…

    Sobre lo de que hay gays malos, yo creo que eso es algo que mucha gente no entiende bien. Ese “temible y tirano” lobby gay no busca que los gays sean todos superiores ni nada así, buscan partir de la misma base que los heteros y los cisgénero, y luego cada uno, que sea juzgado y tratado en consecuencia a sus actos y a sus errores y crímenes.

    Ojalá los roles de género se fueran a la mierda, la de problemas que se acabarían… Se que es un imposible, pero joder, que bonito sería.

    No se me ocurre mucho más que decir, solo que el fanatismo de justin bieber y one direction da yuyu en muchas ocasiones… El fanatismo en general da yuyu, pero ese más que la mayoría de fanatismos.

    Sobre lo de mi libro, no vivo en un ambiente muy opresivo, tengo bastantes apoyos, y no creo realmente que esa profesora me hubiera dicho nada, pero soy una persona tímida y tensa, y creo que salir del armario no es obligatoriamente algo liberador, urgente y necesario que si no lo haces no eres un buen gay o lesbi o bi. Yo es algo que supongo que nunca haré con bastantes miembros de mi familia, y con muchos conocidos. no por que vaya a estar reprimida, sino porque no creo que vaya a necesitarlo para sentirme libre. Respeto a quienes necesitan gritarlo y escribírselo en la frente al igual que a quienes lo disfrutan medio en secreto. Cada persona vive el amor y la sexualidad un poquito diferente, aunque estén en la misma categoría o etiqueta, y no soy quien para separar lo bueno de lo malo en esos temas. Sobre la novela, guardo la original, y, aunque va a cambiar mucho en un futuro, el primer borrador versión lesbi está en internet, no dejo la página porque no es muy bueno, pero es´ta ahí, desde luego.

    Yo también me veo un futuro V de Vendetta, pero, por suerte también soy capaz de ver otros futuros y el camino hacia ellos.

    Muchos bss (siempre lo pongo, no es nada personal).

    • Vaya. O sea que eso de los besos, como no son personales, pues como que no me los das.
      Una decepción más en la vida.

      Creo que a casi todo te he respondido en los mensajes anteriores. Solo que me alegro que no tengas un ambiente opresivo y que no hubiera supuesto ningún problema el que esa profesora leyera tu novela tal cual. Quizás algún día, si es verdad que esa mujer te apoya para que sigas escribiendo, le puedes pasar la primera versión del libro. De eso siempre se está a tiempo.
      Aunque me imagino que esa mujer, si sabe leer entre líneas, lo habrá descubierto. Porque al hacer muchos de esos cambios, es muy difícil que no se te escapen detalles que lleven a la conclusión de que hay más de lo que se cuenta.

      Muchas gracias por todo.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

  5. Ya sabéis que este tema es de los que me mueven. Yo también coincido con @Sonia y @Pucho, sé que la humanidad es diversa, que no hay dos personas iguales, que les gusten las mismas cosas, que apoyen al mismo cantante… Soy de los que creen que debemos aprender a vivir esa diversidad, respetándola como algo sagrado.

    Un abrazo

  6. Bueno Jaime, te contesto aquí porque en el otro lado no puedo. Pero no temas, que no voy a seguir con el debate. Ya me ha cansado.
    Sólo decir que si te has tomado mis opiniones como algo personal, lo siento. No era esa mi intención en ningún momento. Por contra tu réplica me ha resultado muy interesante en ese sentido. Contemplar la propia imagen desde los ojos ajenos, o eso que ahora se ha dado en llamar ” dar el feed back” siempre es útil, aunque el tuyo me ha parecido un poco injusto porque partes de algunas afirmaciones que yo no he hecho, ni he pensado nunca. Supongo que esto pasa siempre. Es esa famosa distancia entre lo que cada uno piensa del mundo y de si mismo y lo que al final trasmites o ven los demás en ti. En cualquier caso la crítica siempre es buena, es una oportunidad para reflexionar y a veces hasta para aprender algo. De la autocomplacencia nunca se saca nada.

    Espero que hoy ya te duela menos la vida. Yo tampoco estoy pasando un buen momento, no te creas, pero estoy convencido de que vendrán tiempos mejores.

    Gracias por todo

    Un abrazo

    • Jaime, Pucho, siempre lo digo, pero es verdad, me encantan vuestras diferencias y debates particulares. Observo como en un partido de tenis, leyendo a uno y a otro. Sois estupendos ambos. Espero y deseo que esos “tiempos mejores” estén a la vuelta de la esquina y no tarden en llegar. ¡Ánimo!

      Muchos besos.

      P.D. Jaime, ya se acabaron mis mini-vacaciones, ¡una pena!, pero la parte buena es que aún me quedan un par de semanas que cogeré más adelante.

  7. Mira por donde me han vuelto las ganas de seguir con el debate. Igual es porque llevo un montón de horas encerrado sin poder salir por una tormenta del demonio 😦 . Pero esto no viene ahora al caso. Así que vayamos al tema.
    Si yo he dicho que hablar de tolerancia y respeto sólo tiene sentido desde la diversidad, no se por qué te empeňas en que haya afirmado lo contrario. Me parece estupendo tu discurso, pero no me elijas a mi como tu antagonista para pronunciarlo. Tampoco he sido yo el que en este caso se ha quejado de la imagen que se da de los gais aquí o allá, por no resultarme la apropiada . Pero si que afirmo que el colectivo gay en general no busca tener visibilidad mediática sin más, si no aparecer dando una cierta “imagen” que en realidad tampoco es muy tolerante con la auténtica diversidad del colectivo. Creo que si hubieras leído mis palabras con un poco más de atención te habrías dado cuenta de que en el fondo pensábamos lo mismo. Y yendo un poco más allá, también comentaba que quizás esa sea la auténtica asignatura pendiente en la ficción, porque incluso habiendo buenísimos personajes no heterosexuales, una parte de esa diversidad no está siendo formalmente abordada, seguramente por miedo al rechazo del propio colectivo gay, más que del hetero. A mi personalmente me la bufa que la gente tenga pluma o no la tenga. Ni me parece que sea un tema tema relevante, ni siquiera veo el tema pluma como una particularidad del colectivo gay en exclusiva. Tal y como yo lo veo, toda esta historia simplemente responde a un prejuicio hetero, que desgraciadamente han adoptado muchos homosexuales.
    Siguiente Tema; creo que la gran diferencia entre los canales de pago frente a los públicos y generalistas, no es como tu dices exactamente, si no que (seguramente por la forma en que se financian), pueden permitirse un mayor grado de libertad creativa, de arriesgar más en sus propuestas y también de contratar a buena parte de los mejores creativos. Esto no significa necesariamente que las series de unos sean buenas por decreto y las de los otros malas. Significa sin embargo, que unos pueden abarcar mejor un mayor rango de opciones y sensibilidades, hetetogeneas y diversas, frente a otros que si o si, deben adaptarse a los gustos de ese prototipo llamado “espectador medio”.
    Avanzando en este tema. Si te han parecido”clasistas” mis afirmaciones sobre el “espectador medio” o “común” o como quieras llamarlo, en Espaňa, ya lo siento. A ti te parece tipico espaňol lo de no reconocer “nuestra valía” y pensar que siempre es mejor lo de fuera y tal. A mi me parece que es mucho más espaňol eso de no saber reconocer nuestras miserias y llamar “antipatriotas” a los que critican dentro, y envidiosos a los que critican fuera. Yo nunca he dicho que todo lo espaňol sea malo. Muchas veces he hablado maravillas aquí de los trabajos de Jaime Rosales, o de Isaki Lacuesta, y algunas series como”Crematorio” que la echaron hace un par de aňos, me gustó mucho. Lo que ocurre es que me gusta lo que me gusta, independientemente de donde venga, y encuentro más cosas que me interesan fuera que dentro, muchas de ellas creadas desde el ámbito generalista; y tampoco mis elecciones están relacionadas con tu idea de que lo que llega aquí sean “las joyas de la corona” del extanjero ( ni estoy de acuerdo en que esto sea así necesariamente), ya que busco por mi cuenta, y una buena parte de lo que veo nunca se ha emitido en Espaňa.
    Y en cuanto a lo de apoyar la cultura propia, seguro que hay formas mejores que ver la tele. A los seňores que nombré antes, muchos reconocimientos y demás, Pero luego no van ni cuatro gatos a ver sus pelis.
    Y si por mis opiniones y preferencias me tienes que etiquetar de ir “de listo”, de incomprendido vocacional o de acomplejado, pues me parece estupendo. Las opiniones son libres. En cualquier caso, el objeto del debate no soy yo, creo, y entiendo que las opiniones se deben criticar en función de su contenido, y no intentando desacreditar la fuente. Que también es “muy espaňol” eso.
    Quisiera aclarar también, que estos conceptos de “público generalista”, o “espectador médio” ect, no los he inventado yo, que son términos que de una forma u otra existen en todas partes y que, curiosamente, en todas partes sigue parámetros comunes. Creo que fue David Simon ( productor y guionista de series tan emblemáticas como “The Wire” o “Generation Kill”) el que describió al “espectador medio” americano como alguien “intelectualmente perezoso, que demandaba explicaciones sencillas y al momento”
    Aunque su modelo era el americano, creo que se puede generalizar bastante y hacer extensible a otros, y nuevamente esto no significa que todo lo que se crea bajo o para este criterio sea una porquería, y lo alternativo la maravilla. Significa lo que significa. A parte de que se puede ver ficción de muchos tipos, en diferentes momentos y por diferentes motivos. No hay por que significarse con estos o aquellos por decreto y en exclusiva. Y en mi opinión,( generalizando), lo que caracteriza al prototipo de espectador medio espaňol no es el concepto en si, que como digo es básicamente común, si no el grado, y la proporción con la que se manifiesta. En esto, pienso, nos distinguimos un poco de británicos, franceses, suecos y tantos otros. Parece que el “público generalista” de otros paises se mueve en espectros sensiblemente más amplios. Esto, ( hechos culturales individuales a parte), es lo que nos lleva a percibir como ” especial”, o “alternativo” cosas que para otros son generalistas y comunes. Tu has puesto un ejemplo estupendo, hablas de “Juego de tronos” como muestra del ansia de algunos por parecer “raros”, “diferentes” y “minoritarios”, cuando precisamente es lo más “mainstream” que se puede echar uno a la cara, segiramente sea la serie más famosa y más vista ahora mismo en el mundo. ¿Por qué entonces loa percibes de esa manera?. Esto me lleva a pensar que cuando insinuas que yo me empeňo en parecer especial y no se cuantas cosas más, en realidad no estás viendo mis prejuicios, si no los tuyos. En cuanto al segundo punto, que es el de la proporción, creo que también es evidente, que frente a otros paises, en los que al margen del público generalista, existen otros públicos secundarios, más minoritarios, pero igualmente presentes y tenidos en cuenta. En Espaňa esto está tan diluido y tan bajo mínimos que es casi como si no existiera. Estoy harto de ver como estrenan en Francia cantidad de películas que a mi me encantaría ver y que aquí no llegan, o cuando lo hacen van cuatro gatos a verlas. Encima generan ciertos tópicos constantemente por parte del público mayoritario que los etiquetan de “cultureta” “snob” “friki”, o los que tu dices, de ” ir de guay”, o de estar acomplejado. Que francamente habría que ver quienes son los que están más acomplejados en esta historia.
    En cuanto al resto de tus afirmaciones. Ese paralelismo con tu amigo el que cambia de ciudad como de camisa no se a que viene. Cierto es que yo no resido en mi ciudad de origen, pero conoces de sobra las razones y no tienen nada que ver con las que expones de tu amigo, y en cualquier caso, para mi la importancia de los territorios es siempre secundario a las personas.
    Y por último, todas las religiones están interiorizadas y asimiladas al ámbito cultural, en todos los paises del mundo. Igual en Japón, que en Espaňa. No se a que te refieres con que los japoneses de la actualidad no son en la cuestión religiosa un ejemplo de nada. Japón es un país oficialmente laico, en el que la religión no está institucionalizada de forma impositiva alguna, y en el que la gente sigue (y mezcla) las tradiciones que considera libremente, aunque luego el 90% se declaran ateos en las encuestas. Son lo menos dogmático y lo más respetuoso en cuestiones religiosas que te puedes echar a la cara. Para mi en esto si son ejemplares.
    Y ya que estamos en Japón tampoco entiendo que tiene que ver “8 apellidos vascos” con “Humor amarillo”, porque no son formatos comparables. En tal caso cómparala con “Survive style 5+” que es una pieza de humor bizarro al más puro estilo “made in Japan”. En cualquier caso, la cuestión que yo planteaba no es la de la gracia o menos gracia de una película, si no el de la peli más taquillera de la historia de un país, que pienso es un hecho bastante significativo de cada uno. “Survive..” ni se acerca a las pelis nacionales más taquilleras de Japón, que es ( si no ha cambiado últimamente) “El viaje de Chihiro” del Sr Miyazaki.

    Y lo dejo ya que voy a echar aquí el día.

    Un abrazo

    • Vaya, parece que no he entendido nada…
      Lamento haberte ofendido.
      Espero que puedas disfrutar del resto de tu viaje.

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s