Ha vuelto mi Príncipe.

¿Te acuerdas cuando te decía que había soñado contigo y que montabas un corcel blanco, con tu melena castaña al viento, tu mirada de ojos marrones penetrantes observándome fijamente, y que me sonreías de esa forma que sonríes en mis sueños?

Hoy he vuelto a soñarlo. Vestías una casaca de los Mosqueteros del Rey, esos de “Todos para uno, y uno para todos”. Es porque he estado escribiendo algo en lo que los “Los tres mosqueteros”, tiene algo que ver, no te pienses. Pero me mirabas y alargabas la mano hacia mí, y mira que solo con eso, parecía que estábamos haciendo el amor ahí, en plena plaza, con todo el pueblo mirando. Y era un pueblo grande, muy grande. Con mucha gente, vaya que sí.

Ha sido un sueño muy bonito, Mi Príncipe. El Príncipe de los Mosqueteros. Mi Príncipe, de todas formas. Me ha hecho sentirme dichoso, me ha producido como un terremoto de placer dentro de mí. Aunque solo era un sueño, el placer era real, lo juro.

Hoy, cuando he vuelto a casa y te he visto… bueno, no me has avisado que llegabas. Un mes fuera y no me avisas que vuelves. “¡Sorpresa!”, me has gritado. Y has alargado la mano, como en mi sueño. Te ha crecido el pelo, no hasta la melena con la que sales en mis vuelos imaginarios nocturnos. Pero sabes, joder, miras igual que en mis sueños. En realidad en mis sueños miras como miras en verdad. Un día de esos que tuve de depresión mientras estabas fuera, pensé que me habías dejado de amar. Pero esos ojos marrones tan… no sé como definirlos, tan… penetrantes, tan brillantes… me, me, me… me has… me he convencido de que fui tonto solo de pensar que no me querías. Joder, es que me he sentido tan amado… tan deseado, que te lo he notado… me deseabas, estabas… ardiente… “¡Bien!” he gritado para mis adentros apretando mucho los puños.

Y entonces yo he alargado la mano también, y nos hemos rozado los dedos y me he acercado despacio, y tú te has acercado también despacio… y ese primer beso después de un mes… esos labios finos, un poco secos, pero que me encantan porque me permiten humedecerlos con los míos, con mi lengua. Y otro beso, apasionado. Y un tercer beso, pausado, y un cuarto, delicado, y vuelta al beso pasional, urgente y bravo, y nuestras manos entrelazadas… y luego te has soltado y me has envuelto con tus brazos, y me has rozado la espalda, y me has quitado la chaqueta, y la camisa y has besado mi pecho… y yo he mirado al cielo, que no lo he visto, que estábamos en casa, pero te juro que he visto estrellas en el cielo, y la luna y he creído escuchar …

.

.

Y yo te he quitado la camisa, y no te he quitado los pantalones, porque no los tenías. Ni me había dado cuenta, que bobo, con lo que te gusta estar en casa en calzoncillos…, tus pies desnudos…

No sé cuando me has quitado los pantalones. No sé si ha sido en el beso 45 o en el 52. no sé si ha sido antes de que te besara el cuello, o que me perdiera por enésima vez en tus ojos. No sé si ha sido antes de que nos tumbáramos sobre la alfombra del salón y nos abrazáramos mientras nos besábamos y nos acariciábamos… que piel más suave, mi Príncipe. Que dedos tan maravillosos tienes, cuando recorren mi cuerpo… y cuando te he empujado al suelo y te he indicado que te tumbaras boca abajo… y me he puesto sobre tí y he buscado tu cuello, escondido entre los mechones de tu pelo, y lo he besado apartándolo suavemente. Y he besado tu columna, que te ha gustado, vaya que sí, que te estremecías con mis besos. Y cuando he llegado a tu culo, bueno, me he tenido que levantar un momento para ver su forma, para disfrutarla recorriendo sus curvas con las manos, tan suavemente como he podido, y te ha gustado, y me ha gustado… y he vuelto a acercarme para besarlo, para besarlo arriba, abajo, para besar sus lóbulos, sus hoyuelos.

Te has dado la vuelta y te has incorporado. Nos hemos quedado ahí, mirándonos, mientras rozabas con tus dedos mis mejillas, mientras recorrías con tus yemas mi frente, mientras me besabas la nariz, las orejas, mis labios, mi barbilla… “Rascas”, me has dicho sonriendo, “Me gusta”, con otra sonrisa.

Y hemos vuelto al suelo, abrazados, muy pegados. He sentido tu miembro palpitando. He sentido tu deseo. He sentido como tus piernas se tensaban, tus vellos se erizaban. No había prisa, la noche era joven. No había prisa, el amor es duradero. Nuestro amor es eterno, mi Príncipe.

Rodearé tu miembro con mis labios y lo recorreré suavemente. Y tú harás lo mismo con el mío. Y volveremos a besarnos un ciento de veces, hasta que tengamos irritados los labios. Y nos miraremos a los ojos, y nos diremos “Te amo” sin pronunciar palabras, y luego, te lo prometo, te lo diré susurrando en tu oído, haciéndote cosquillas, como siempre, como te gusta. Y tu me lo dirás también, que esas cosas a veces hay que decirlas en voz alta, o queda, o media, pero decirlo con voz y entonación.

Mi Príncipe. Que luego me dices que los sueños… pues los sueños se han hecho realidad. Esta noche pasada soñé contigo y hoy, has llegado por sorpresa. Hemos hecho el amor en el salón y ahora, te veo en la cama, mirándome mientras escribo. Sonríes, me miras. No hay corcel, pero si un poco de melena. No hay plaza del pueblo, pero sí tu mirada profunda, buscándome y encontrándome, porque no puedo por menos que dejarlo todo e ir a tu lado… y volver a amarte, volver a recorrer tu cuerpo, sentir tu miembro entre mis piernas y sentir tus entrañas rodeando el mío. Y al revés, y vuelta a empezar.

Te amo mi Príncipe.

Toca el piano sobre mi piel. Toca el violín en mis piernas. Haz que la música suene entre nuestros cuerpos mientras nos amamos, mientras gritamos de placer.

Voy que te impacientas.

Voy a decirte de nuevo, cuánto te amo. Voy a demostrártelo.

Te amo mi Príncipe.

Voy.

2 pensamientos en “Ha vuelto mi Príncipe.

  1. Leo ahora tu texto con unos días de retraso. Pero no hay dicha que no llegue a tiempo. Ayer estaba en el “Auditori” de Barcelona escuchando el Concierto No. 2 para trompa i orquestra en Mi bemol Mayor (1942) de Richard Strauss i la Sinfonía No. 7 en Do Mayor “Leningrado” Op. 60 (1941) de Dmitri Xostakóvitx. En el descanso me encontré con el director de una de las orquestras donde toco con su guapo amigo y pareja. Ante la sorpresa se me erizó el vello de emoción, con esas moscas que te vuelan por el estomago. La misma sensación que me ha producido la lectura de tu texto y el amor para tu príncipe. Gracias por este momentotant bello.

    • O sea que ese guapo amigo y pareja del director de orquesta es tan guapo y sensual como “Mi Príncipe”.
      Me has puesto los dientes largos… no sé si recrear como pudo ser tu encuentro con él…😉

      besos.
      muchos.
      envueltos.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s