Diario de un hombre sin nada que contar. 5ª entrada.

No necesité las sábanas limpias. Guillermo vino, habló, me emborraché y se fue. Todo le va estupendo. ¿Por qué ha venido? A decirme lo bien que está. A hablar de él. Me ha preguntado cómo estaba. No me ha dejado contestar.

El hablaba. Yo le miraba y bebía.

Y al final, me lo ha dicho: se casa.

Se me ha revuelto el estómago.

A mí me dijo que no quería comprometerse. Que la vida hay que vivirla y él quería vivirla. Nada de compromisos. A mí me dijo que no. A él le ha dicho que sí.

Dice que nos tenemos que conocer, que seremos amigos. De su marido. Que tengo que ir a conocerlo. Que quiere que vaya a la boda.

Si no tuviera que trabajar, me quedaría en la cama. Apenas he dormido.

Sábanas limpias. Iluso de mí.

Vomité al llegar a casa.

He vomitado de nuevo esta mañana.

.

Néstor G.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s