Diario de un hombre sin nada que contar. 12ª entrada.

Estoy tranquilo: ha empezado Gran Hermano. Con Jorge Javier.

Una vez estuve a punto de presentarme. Pensé en el dinero, en la fama.

Luego pensé en que soy anodino. ¿Qué tengo que aportar?

Nada, me respondí.

¿A quién llevaría para que me defendiera en las galas?

No se me ocurrió nadie.

¿Para no estar solo?

Iba a estar solo igual.

Y luego, las estrategias, las peleas, los malos royos. Y tengo un desnudo muy feo para lo del baño. Es importante lo del baño. La gente mira tu cuerpo, lo admira y te vota.

Lo hablé ayer con López y no me hizo caso. No le gusta Gran Hermano. Eso dice.

Lo hablé por la noche con Didac. Me animó a presentarme el año que viene.

Luego pensé en el banco. Seguro que no les gustaba la idea. A lo mejor a la vuelta, vendía más seguros, por lo de la televisión. La señora Matilde, me vería con la toalla en la cintura, cuando se sentara frente a mí en el despacho. Vería su cara de decepción. Aunque un seguro, seguro que vendería. Redundante seguro.

Didac me dijo que seguía con su ligue poderoso. Le pone.

López no me dijo de hacer nada, ni por teléfono. No le debería haber contado lo de este diario. Le diré esta noche de que haga la carretilla. Su mujer y los chicos se van al pueblo.

Hay partido de fútbol. Y mañana. Y pasado. Y al otro.

Gran hermano y fútbol. No voy a hacer otra cosa el fin de semana.

Sigo pensando en lo de mi hijo.

Sigo necesitando un beso.

.

 

Néstor G

 

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s