Diario de un hombre sin nada que contar. 23ª entrada.

Hala Madrid.

Partizado el sábado. 0-3 en el Calderón.

En la taberna de debajo de casa. Una cerveza bien fría. Algo para picar. Todos del Madrid.

Hala Madrid.

Uno me recriminó mi asco por Cristiano. Le ignoré. No me gusta Cristiano, aunque meta 10 goles en un partido.

Me dicen de los gritos que le dicen de ser marica.

Que te digan marica, no es un insulto. Es verdad o mentira. No insultan los que quieren, si no a los que les dejamos.

Es una mierda todo.

Debería decir: Soy Marica. La peña alucinaría.

Yo quiero a Morata. Que lo diga también.

Tatojimmy no ha escrito la historia que le dije.

Luego del partido, tomamos allí algunas cervezas más y algo de picar. Estábamos eufóricos y no nos costaba soltar la pasta para unos calamares.

A los postres, vino Eduardo. No le gusta el fútbol, ni el ambiente futbolero. Le gusto yo.

Pobre.

Me tuvo que acompañar a casa. Me pasé con la cerveza.

Al día siguiente que si Zidane, que si la estrategia.

¿Qué os apostáis a que el partido siguiente, lo juega como siempre? Me recuerda cuando Ancelotti encontró la manera de jugar de puta madre sin Cristiano, una vez que estuvo lesionado. Cuando se recuperó, volvió a jugar como siempre y todo fue peor.

Hala Madrid.

Cuando no se tiene nada que contar, se habla de fútbol.

Así no hablamos de uno mismo.

Es una forma de hablar de hombres. Reprimidos, pero hombres.

.

Néstor G

Un pensamiento en “Diario de un hombre sin nada que contar. 23ª entrada.

Sería interesante que nos dijeras algo. ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s